Para una conexión segura Por qué esto es importante

REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Junio completa un semestre complicado y violento en Las Américas

2017 viene siendo uno de los peores en cuanto al estado de la libertad de expresión en las Américas.

Un hombre participa en una protesta contra el gobierno venezolano durante el Día del Periodista, en Caracas, 27 de junio de 2017
Un hombre participa en una protesta contra el gobierno venezolano durante el Día del Periodista, en Caracas, 27 de junio de 2017

AP Photo/Fernando Llano

Pasamos la mitad del año. 2017 viene siendo uno de los peores en cuanto al estado de la libertad de Expresión en las Américas, donde se suceden los ataques a medios y periodistas que sólo pretenden informar. También se asesinan a activistas que defienden derechos humanos y la potestad de cada persona de ejercerlos libremente.

Junio también fue el mes elegido por IFEX para su reunión anual, en Montreal, Canada, en la que se reflexionó sobre varias de estas situaciones continentales.

"Los miembros de IFEX que asistieron a nuestra reunión en Trinidad, que deberían estar en esta sala con nosotros hoy, no están aquí, estamos presenciando aumentos en las prohibiciones de viajar, el bloqueo de la financiación extranjera, la criminalización de la disidencia, el hostigamiento en línea, los arrestos, y legislación draconiana con el objetivo de paralizar a los grupos de la sociedad civil ... y está funcionando. Algunos de nuestros colegas están en la cárcel ... algunos están a la espera de juicio o viven en el exilio y ... otros trabajan en organizaciones que están colgando de un hilo. Lo sabemos porque hacemos campaña en su nombre, impugnen las leyes que violan el derecho a la libertad de expresión e información y enfrentan a quienes violan estos derechos", dijo la directora ejecutiva de la organización, Annie Game.

En el continente no sólo aparecen estos sistemas, sino que la violencia más extrema es una herramienta comúnmente utilizada por aquellos que buscan acallar la libre expresión.

Honduras vuelve a teñirse de sangre en junio, con varios asesinatos y actos violentos contra los medios y activistas.

El 15 de junio de 2017, Victor Funes, periodista del canal de televisión 45TV de la ciudad de la Ceiba en el departamento de Atlántida, fue asesinado al momento que llegaba a su casa. Luego de participar en el acompañamiento de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) que están siendo criminalizados por protestar, Roberto Antonio Gómez fue asesinado por dos hombres desconocidos a la colonia Brisas del Valle de Tegucigalpa. El hecho criminal que terminó con la vida del defensor de derechos humanos y padre de uno de los estudiantes criminalizados, ocurrió cuando bajaba por unas gradas cerca de su casa de habitación, cuando este se dirigía a trabajar.

Los ataques se suman a la ola de violencia que azota al país centroamericano desde hace unos años.

En Venezuela se conmemoró el Día del Periodista en medio de protestas sociales que se mantienen activas desde marzo. Junto con la movilización popular, se registró un incremento de la represión del gobierno tanto a activistas como a medios y reporteros.

El hostigamiento no es solo físico: a principios de junio, un tribunal venezolano ordenó a un sitio web de noticias a pagar el equivalente a medio millón de dólares en concepto de daños por volver a publicar un artículo sobre un político. Además, el canal de la Universidad de Los Andes, ULA TV, salió del aire de manera abrupta el 15 de junio tras una inspección de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), quienes apagaron el transmisor del medio sin previo aviso y confiscaron los equipos.

Los niveles de violencia en el país no cesan. A lo largo de las manifestaciones públicas que se iniciaron en marzo, se han producido más de 160 violaciones del derecho a la libertad de expresión, la libertad de prensa y el derecho a buscar, recibir y difundir información.

México sigue inmerso en sus graves problemas para ejercer el periodismo libre. Ahora, a los ya continuos ataques y amenazas del narco, se suma el espionaje gubernamental.

Un escándalo que se reveló a mediados de junio donde destacados defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción de México ha sido espiados por el gobierno mexicano que, en teoría, solo debe ser utilizado para investigar a criminales y terroristas. El escándalo de proporciones internacionales tuvo agravantes: el presidente Enrique Peña Nieto amenazó con aplicar la ley a quien resultara responsable de los "falsos señalamientos" sobre el espionaje por parte de su gobierno a periodistas y defensores de derechos humanos.

Asimismo, durante la jornada electoral del 4 de junio de 2017, la red #RompeElMiedo documentó 19 agresiones contra periodistas; 12 en el Estado de México y 7 en Coahuila.

En Colombia, dos periodistas extranjeros fueron secuestrados por el ELN y luego puestos en libertad cuatro días después, dejando en evidencia el largo camino que aún le falta a ese país en pos de un ejercicio seguro del periodismo.

Además, varios miembros de IFEX se encuentran en una campaña de apoyo a Diego Gómez, quien fuera enjuiciado por compartir un paper académico en la web.

Último tweet:

#Defamation laws must be in line with #PECA -summary report from #CCPRPakistan https://t.co/KRfdDPSosQ @DigitalRightsPK @digitalasiahub