REGIONES:

Periodista muerto a machetazos en Sharsha

En el incidente más reciente en una serie agresiones contra periodistas especialmente violentas en Bangladesh, el reportero Jamal Uddin fue muerto a machetazos en Sharsha, Jessore, la semana pasada, posiblemente por informar de una banda local de tráfico de drogas, informan la organización Media Watch con sede en Bangladesh y otros miembros de IFEX

Uddin, de 33 años, corresponsal el diario de Jessore en idioma bangla "Gramer Kagoj", fue atacado el 15 de junio por un grupo de agresores no identificados armados con armas afiladas armados, informan Media Watch, el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ), la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI). Los residentes locales que acudieron en su ayuda lo llevaron rápidamente al hospital pero murió debido a las heridas que sufrió.

El redactor de Uddin, Mobinul Islam Mobin, dijo que Uddin había informado de contrabando y tráfico de droga a lo largo de la frontera con India, lo que había suscitado la ira de los grupos de delincuentes locales, según "The Financial Express".

Unos cuantos meses antes del asesinato, el periodista había presentado una queja con la policía de Sharsha tras recibir amenazas de muerte de Tota Miah, un magnate local de la droga, dice Media Watch citando fuentes noticiosas. Reporteros sin Fronteras (RSF) planteó la cuestión de por qué la policía no había suministrado protección a Uddin después de que le informó de las amenazas de muerte.

"Bangladesh News" informó luego que el padre del periodista había recibido llamadas de advertencia de los presuntos asesinos para informarle que los hijos de Uddin correrían la misma suerte que su padre si el caso que había sido presentado por el violento asesinato no se retiraba.

Aunque periodistas locales organizaron una marcha para protestar por el asesinato, la FIP instó a las autoridades a garantizar la seguridad de periodistas en Bangladesh, dada la reciente racha de agresiones. Según Media Watch, el 28 de mayo, hombres no identificados armados con machetes atacaron al personal del periódico bdnews24.com en su oficina en Dhaka, y lesionó de gravedad a tres de ellos. El 19 de mayo, Fazlur Rahman, reportero de planta del diario "Samakal", fue agredido por atacantes que le machetearon el brazo derecho supuestamente por informar de una danza obscena ejecutada en el campus.

"Por desgracia, los Gobiernos sucesivos de Bangladesh no han enfrentado el extendido clima de impunidad en agresiones contra periodistas. Esto ha avivado nuevos episodios de violencia y amenaza la capacidad de los periodistas de Bangladesh de ejercer el periodismo de investigación", afirmó el IPI, y señaló que al menos 24 periodistas han sido asesinados en Bangladesh desde 1998, y no se ha cerrado ni un solo caso.

El ambiente cada vez más deteriorado para la prensa es lo más inquietante, dijo el CPJ, puesto que 2012 es el primer año que Bangladesh no ha sido incluido en el Índice de impunidad del CPJ, que destaca países en los que los periodistas son asesinados en forma rutinaria y los asesinos quedan libres.

Al mismo tiempo, el CPJ se hizo eco de la inquietud del Grupo de Crisis Internacional acerca de más disturbios avivados por un "prolongado patrón de antagonismo" entre la Liga Awami de la primera ministra Sheikh Hasina y el opositor Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP). También perturbadora es una enmienda constitucional recientemente adoptada que estipula que cualquiera que critique a la Constitución será procesado por sedición, dice el CPJ.

Último tweet:

Sistema judicial de #Honduras impide a periodistas entrevistar al supuesto narcotraficante http://t.co/UUtAKlR29V | @clibre