Para una conexión segura, haga clic aquí. Si se está preguntando por qué esto es importante, haga clic aquí.

REGIONES:

Cómo usar la redacción de cartas para fortalecer una campaña

El envío de cartas ha sido un rasgo típico de las campañas de derechos humanos desde hace decenios, y por buenas razones. Estas campañas son sencillas de organizar y brindan una manera fácil para que la gente actúe y sienta que participa. Los mensajes de campaña pueden dirigirse a diferentes públicos en el país de origen así como en el ámbito internacional. Asimismo, estas campañas aprovechan la manera en que las burocracias gubernamentales trabajan y, en muchas sociedades, tienen un bajo costo. Son flexibles y personales. Pueden levantar la moral, educar a otros y fortalecer su imagen como movimiento de masas.

¿Quiénes deben ser los destinatarios de sus cartas?

Típicamente, una carta de protesta va dirigida a un funcionario gubernamental de un país extranjero en particular; le planea inquietudes y le pide cortésmente que tome decisiones al respecto. Sin embargo, el envío de cartas puede tener otros muchos tipos de destinatarios, tales como:
  • Funcionarios locales, comandantes militares y otros con responsabilidad directa por violaciones a los derechos humanos, como una manera de aplicar presión directa sobre ellos, manifestar preocupación y estimularlos a efectuar un cambio de actitud respecto de los derechos humanos;
  • Los periódicos y otros medios para instarlos a informar más acerca de un país en particular y acerca de las relaciones exteriores y los derechos humanos en general;
  • Simpatizantes, como una manera eficaz de recaudar fondos;
  • Embajadas, como una buena manera de hacer llegar el mensaje al gobierno objeto de la campaña;
  • Funcionarios gubernamentales, para hacerles llegar testimonios que ellos pueden utilizar para presionar a favor de un cambio;
  • Organizaciones no gubernamentales (ONG) de derechos humanos en los países a los cuales van dirigidas las campañas, con el objeto de brindarles apoyo moral y aliento y con ello motivarlos a continuar con su trabajo;
  • Prisioneros y sus parientes, con el propósito de levantar su moral y ofrecerles una oportunidad de comunicarse con el mundo exterior.
Cómo organizar una acción de envío de cartas

Una modo usual de aumentar el volumen y velocidad de una campaña de envío de cartas es mediante los grupos y redes de escritura. Mensual o semanalmente, grupos de voluntarios se reúnen para escribir y firmar cartas y, a veces, montan puestos ambulantes para obtener un apoyo público más amplio. Por otra parte, mediante Internet, puede formarse una gran red de escritores de cartas que abarque muchas ciudades. Puede mandarse información sobre un caso en particular a través de un servidor de listas de correo electrónico y pedirse a los voluntarios que escriban cartas originales o enviárseles modelos de cartas para que solamente firmen.

Las siguientes preguntas ayudarán a planear una acción de envío de cartas:
  • ¿Cuántas cartas quisiera que sean enviadas y en qué lapso de tiempo?
  • ¿Serían más eficaces las cartas si se menciona que los firmantes pertenecen a la organización, o sería ello contraproducente?
  • ¿Tendrán más impacto las cartas de un sector en particular de la comunidad?
  • ¿Es necesario personalizar las cartas dirigidas a los distintos funcionarios?
  • ¿Qué sería más efectivo: enviar un gran número de cartas o mandar un número menor de cartas personalizadas? En el caso de que se precise individualizar las cartas, no proporcione a los voluntarios modelos de la misma.
¿Qué materiales se necesitan?

Para que comprendan qué se espera de ellos, los grupos suficiente información. Con este fin debe proporcionársele lo siguiente:
  • Material de contexto sobre el tema, país o el caso en especial y un resumen de su estrategia para enfrentar los problemas;
  • Distintos planteos de preocupaciones, presentados en forma de párrafos intercambiables;
  • Sus recomendaciones;
  • Direcciones a las cuales escribir, incluyendo títulos y salutación;
  • Indicaciones sobre el número de cartas que deberían enviarse; el orden de prelación de los destinatarios, la extensión del texto de las cartas, cuántos planteos debe contener cada carta, etc.
Resuma en no más de dos páginas el contexto, la orientación y los puntos a tratar en una única acción de envío de cartas. Probablemente, la información que provea a los voluntarios dependerá de si forma parte de un paquete de campaña. Si su grupo recibe información básica acerca del país al que se destina la campaña y sobre la estrategia para enfrentar los problemas, estará en buena posición para decidir qué temas destacar y la mejor manera de asegurarse de que sus cartas tengan un impacto.

Nota: Si incluye una carta de borrador, es probable que los miembros se limiten a copiarla y perderá las ventajas de la redacción de cartas individuales.


Tipos de cartas

Cartas de alto impacto

Una carta de un expresidente, una estrella deportiva, un corresponsal famoso, un líder empresarial, un académico, un magistrado o un general puede ejercer más influencia en el destinatario que una carta proveniente de un miembro de su organización o del público general. Una carta conjunta de todos o algunos de aquellos puede ser aun muy efectiva. Al determinar qué destinatario podría ejercer una mayor influencia, deberá tenerse en cuenta el problema abordado, la sociedad en el país de destino y los vínculos existentes entre dicho país y el suyo propio.

Puede ser un expediente fácil solicitar a personalidades involucradas en el tema de derechos humanos que envíen cartas de alto impacto. Sin embargo, a veces tiene mayor impacto que la carta provenga de una figura reconocida que no suele plantear inquietudes acerca de ese tema – lo que ilustra simbólicamente el alcance de la preocupación por un caso o tema en particular.

Cartas abiertas
  • Si se trata de una carta abierta, se puede enviar a los periódicos para su inclusión en la sección de "cartas al editor".
  • Publicarla puede ayudar a su organización a fortalecer la imagen de organización respetable y de ese modo aumentar su influencia en la sociedad.
  • Puede ayudar a atraer el apoyo de otros grupos afines.
  • La carta puede tener repercusión mediática adicional, especialmente si el firmante tiene la capacidad de aparecer en los medios y acepta exponer sobre el tema de la misma en ellos.
  • Se puede organizar una recolección de firmas para dar comienzo a un acto público al cual se invite a los medios.
  • Puede enviarse una copia de la carta a las embajadas del país en cuestión y a su propio ministerio de relaciones exteriores.
Cartas corporativas

Las cartas enviadas por miembros de corporaciones de su comunidad pueden tener una mayor influencia que las cartas enviadas por particulares. Los abogados, por ejemplo, gozan de respeto en la mayoría de las sociedades y sus cartas suelen ser muy influyentes. En el caso del envío de cartas a figuras militares, es posible que éstas estén más dispuestos a escuchar a sus propios colegas.

Cartas personales

Una carta escrita con originalidad probablemente reciba más atención de los funcionarios gubernamentales que un texto estandarizado y a su vez será más difícil para ellos enviar una respuesta estandarizada. Cuanto más personalizadas, informadas y precisas y directas sean las cartas, captarán mayor atención. Para ello, debe incluirse información personal, tal como la profesión u oficio del autor, si ha visitado el país objeto de preocupación, y detalles acerca de su comunidad, para poner de relieve el carácter personal de su inquietud.

Llamados masivos

1) Cartas estandarizadas

Una de las maneras más fáciles de mandar un gran número de cartas es preparar su texto por anticipado. Puede ser un texto sencillo y estandarizado, que sólo requiera poner la firma, la dirección de remitente, sobre y estampilla. Este modelo de carta se puede imprimir de manera económica y distribuir entre los miembros de su organización.

Es probable que las primeras cartas estandarizadas que lleguen al escritorio de un funcionario gubernamental tengan un mayor impacto, puesto que el funcionario se dará cuenta rápidamente de que todas ellas dicen lo mismo y son parte de una campaña. Por lo tanto, el impacto de esas cartas está fundamentalmente en su cantidad – el número total ilustra el nivel de preocupación. Distribuir cartas para su firma y envío también puede elevar la conciencia del público respecto a los problemas y ofrecer un primer paso en hacer que la gente participe en la defensa de los derechos humanos.

Algunas organizaciones establecen puestos ambulantes – con cartas ya escritas y sobres con el destinatario y estampilla – y piden a la gente que firme la carta, escriba un domicilio de remitente y haga un donativo para cubrir el costo del correo. Esto tiene la ventaja de garantizar que las cartas serán enviadas. Otros grupos distribuyen las cartas de manera más amplia y las reparten individualmente en reuniones públicas y sitios de trabajo y otros lugares. Esto permite una distribución más amplia, pero no permite saber fehacientemente cuántas cartas serán enviadas.

2) Tarjetas postales

La postal de campaña preimpresa puede ser otra manera de hacer llegar sus inquietudes sobre los derechos humanos y de asegurarse que su mensaje se hará notar mientras circula por los sistemas postales.

Se pueden enviar tarjetas postales a funcionarios gubernamentales y, también, a organizaciones de derechos humanos como gesto de solidaridad, para alentarlos en su trabajo y levantar su moral.

En el anverso, las postales pueden tener desde una imagen hasta un mensaje de campaña muy directo. En el reverso, pueden enunciar sus preocupaciones en los idiomas pertinentes y ya tener el nombre del destinatario para que solo necesiten una firma y una estampilla. Ésta es también una manera fácil de dar a cada miembro algo práctico que hacer en apoyo de la campaña. Se pueden agregar juegos de postales a boletines informativos e incluirlos en toda otra correspondencia a los miembros.


Casos en los que el envío de cartas puede ser inadecuado
  • Algunos destinatarios son esencialmente inmunes a la presión internacionales. Por ejemplo, se dice que un líder de un cierto país, al enterarse de cuántas cartas expresando preocupación habían llegado desde Alemania comentó “¿Cuándo fue la última vez que los alemanes votaron por mí?”
  • Los envíos masivos de cartas pueden ser ineficaces si el país de destino tiene un sistema postal deficiente.
  • En los casos de crisis políticas agudas y en situaciones de caos, el envío de cartas produce un efecto casi nulo.
  • En algunas sociedades, los bajos niveles de alfabetización o los elevados costos postales hacen que el envío de cartas no sea el medio adecuado.



REFERENCIAS

©Amnesty International Publications. Amnistía Internacional - Manual de organización de campañas, 2001. 1 Easton Street, Londres WC1X 0DW, Reino Unido.
http://www.amnesty.org

Último tweet:

Journalists attending meetings and workshops in #SriLanka subjected to death threats http://t.co/mkPY2Ea8mD | @IFJGlobal @FMMsrilanka