Para una conexión segura, haga clic aquí. Si se está preguntando por qué esto es importante, haga clic aquí.

REGIONES:

Se multiplican los ataques contra periodistas y radios

(RSF/IFEX) - Desde el 16 de diciembre de 2003, cerca de una decena de medios de comunicación han sido cerrados, o víctimas de violencia y actos de intimidación.

RSF está profundamente preocupada por la multiplicación de atentados a la libertad de prensa, constatada en las últimas semanas, mientras se extienden por todo el país las manifestaciones reclamando la renuncia del presidente Jean-Bertrand Aristide.

"Estamos extremadamente preocupados por el peligro de que el gobierno lleve a cabo una "política de lo peor", mientras algunos diputados de Fanmi Lavalas hacen llamamientos a tomar las armas a los partidarios del Presidente, cada vez más contestado", ha manifestado, alarmado, Robert Ménard, secretario general de RSF.

La organización apela a las autoridades a adoptar sanciones contra los autores de las llamadas a la violencia, y dar consignas muy claras a los partidarios del gobierno, para que no hagan uso de la violencia. También ha pedido que Radio Máxima, cerrada por la policía el 17 de diciembre, sea indemnizada, en el menor plazo posible, y autorizada a volver a emitir.

Ultimos incidentes

Según diferentes fuentes, el 17 de diciembre unos policías se presentaron en los locales de Radio Máxima, situada en Cap-Haïtien (Norte), la segunda más grande ciudad en el país, con una orden de registro, en búsqueda de armas. Los policías destruyeron una parte del material y cerraron la radio. Además detuvieron al guardia de la emisora. En la misma ciudad, hacía las ocho de la mañana (hora local), fue destruido el letrero de la antena local de Radio Vision 2000, cuya sede se encuentra en Puerto Príncipe. La radio suspendió entonces su programación hasta el final del día. El mismo día, varias radios de Cap-Haïtien suspendieron sus programas informativos.

La víspera por la noche, Radio Máxima ya fue blanco de los disparos de algunos individuos armados no identificados. Los ataques se produjeron como respuesta a las declaraciones, al inicio de la semana, de Nawoom Marcellus, diputado de Fanmi Lavalas (en el poder), que habría prometido ocuparse "manu militari" de Jean-Robert Lalanne, el director de la emisora. También unos desconocidos atacaron los locales de Radio Vision 2000, en Cap-Haïtien.

El 17 de diciembre, algunos individuos armados, que circulaban a bordo de un vehículo de una empresa pública de Puerto Príncipe, amenazaron a varios periodistas, entre los que se encontraban Josué Jean y Wendy Richard, de Radio Vision 2000. Ambos han hablado de intento de asesinato.

Según Radio Ibo, dos de sus periodistas, Hans Pierre-Louis y Patrick Chéry, también fueron perseguidos por las calles de Puerto Príncipe, por partidarios del gobierno. En la capital se tiraron panfletos anunciando que se pasaría la ciudad a sangre y fuego, en el caso de cese de Aristide.

El 16 de diciembre, Richard fue amenazada de agresión en el aire por Jean-Marie Perrier, apodado "Pa Pé Chay", jefe de una organización popular (un grupo de civiles armados) próxima a Fanmi Lavalas, que causa estragos en el sur del país. Perrier también amenazó a Marie-Lucie Bonhomme, directora de redacción de Radio Vision 2000; Valéry Numa, de la misma radio; y Lilianne Pierre-Paul y Sony Sebastien, de Radio Kiskeya.

El 16 de diciembre, en el transcurso de una intervención en Radio Guinen, Marcellus acusó a los mismos periodistas de ser partidarios del cese de Aristide. Les acusó de usar un lenguaje violento y pidió a la Asociación Nacional de los Medios de Comunicación Haitianos (Association nationale des médias haïtiens, ANMH) que tomara medidas disciplinarias contra ellos.

El 16 de diciembre, el comisario de policía Ricardo Etienne golpeó con un palo a Fegentz Calès Paul, de Radio Antilles, mientras cubría una manifestación reclamando el cese del Presidente, en el este de la capital. Según Jacques Sampeur, director de la radio, el 12 de diciembre asedió la radio, amenazando con prenderle fuego, un grupo de una cuarentena de "chimères" (golfos que actúan por cuenta del gobierno). Los periodistas permanecieron encerrados desde las 7 de la mañana hasta las 14 horas.

El ataque del 17 de diciembre contra Radio Máxima es el tercero que sufre la emisora, en menos de dos meses. El 25 de noviembre, dos desconocidos que entraron en el recinto de su casa balearon y hirieron a Lalanne, en su domicilio de Cap-Haïtien. El 27 de octubre, la emisora suspendió temporalmente la programación informativa tras haber recibido amenazas, según ella procedentes de personas cercanas al poder (ver la alerta de IFEX del 31 de octubre de 2003). Lalanne también es secretario general del Frente de Oposición del Norte, una coalición que agrupa a varios partidos de la oposición.

Llamamientos a la violencia

Según Radio Métropole, el 14 de diciembre, Marcellus y Wilnet Content, diputados de Fanmi Lavalas, pidieron a los partidarios de Aristide, en las ondas de las radios Africa y Négritude, que prepararan sus armas. Siempre según Radio Métropole, esas declaraciones fueron condenadas por Mario Dupuy, Secretario de Estado de Comunicación quien, sin embargo, no anunció ninguna sanción contra los dos diputados.

El 12 de diciembre, Lilas Desquiron, Ministra de Comunicación, hizo un llamamiento a los medios de comunicación, para que adopten una "actitud responsable". Denunció "una campaña de desinformación" por parte de varios medios, y negó las amenazas que denunciaban.

El 11 de diciembre, Radio Vision 2000, Radio Métropole, Radio Caraïbes y Radio Kiskeya interrumpieron sus programaciones, tras haber recibido amenazas de partidarios del presidente Aristide. La suspensión se produjo tras unas declaraciones de Marcellus que, el mismo día, acusó a algunos medios de comunicación de estar financiados por Estados Unidos, y difundir propaganda antigubernamental. El diputado prometió dar "la respuesta apropiada", e hizo un llamamiento a tomar las armas a los partidarios del Presidente. Las cuatro emisoras reanudaron su programación el 12 de diciembre. Para Pierre-Paul, directora de Radio Kiskeya, lo que el gobierno reprocha a los medios es simplemente informar sobre los acontecimientos que vive el país.

El 6 de diciembre se vieron unos individuos armados, a bordo de un jeep marca Suzuki, en frente del domicilio de Nancy Roc, de Radio Métropole. Según algunos testigos citados por la periodista, los individuos no se escondían y permanecieron aparcados delante de su casa toda la mañana del 7 de diciembre. Para Roc, ese acto de intimidación está relacionado con el tono independiente del programa "Métropolis", que presenta en Radio Métropole. El pasado 16 de febrero, la residencia de su madre fu alcanzada por disparos y botellazos de unos desconocidos, que también profirieron insultos contra la periodista (ver la alerta del 20 de febrero de 2003).

El 5 de diciembre, Rodson Josselin, periodista de la agencia digital Haití Press Network, fue atacado por unos partidarios de Aristide, cuando cubría una manifestación de estudiantes, que pedían la dimisión del Presidente. El periodista recibió bastonazos en los brazos; también le amenazaron. Al menos otros dos periodistas, resultaron ligeramente heridos de pedradas; uno de ellos es Vénèl Casséus, reportero de Radio Kiskeya. En total, veinticinco personas fueron importunadas violentamente; entre ellas el rector de la universidad, que resultó con las dos piernas rotas.

El 25 de noviembre apareció una cabeza yaciendo sobre un montón de basura en el centro de Puerto Príncipe, rodeada de panfletos en los que se amenazaba con represalias a algunos miembros de la oposición, de la sociedad civil y de la prensa. Entre los periodistas citados figuraban los nombres de Pierre-Paul, Bonhomme, Numa, Lalanne y François Rotchild Junior, de Radio Métropole.

El 28 de octubre, unos individuos armados con metralletas abrieron fuego sobre los locales de la emisora privada Radio Caraïbes, en Puerto Príncipe (ver las alertas del 31 y 30 de octubre de 2003). El ataque no causó víctimas pero afectó gravemente a la fachada del inmueble, así como al coche de Harold Domond, un cronista deportivo de la radio. Según algunos testigos, el vehículo de los asaltantes llevaba matrícula oficial. Según Jean-Elie Moléus, director de la redacción, entonces la emisora recibía frecuentes amenazas. Radio Caraïbes tuvo que suspender momentáneamente la programación.

Último tweet:

#AmpatuanMassacre : ٥٨ شخصا قتلوا، لم يُدان أحد. غردوا من أجل العدالة الآن : http://t.co/zdIyMMRifG