REGIONES:

Otra ronda de violencia contra los medios tras el golpe de estado

Los hondureños siguen protestando contra el golpe de estado del 28 de junio
Los hondureños siguen protestando contra el golpe de estado del 28 de junio

Indymedia Honduras

Casi dos meses después de que el presidente de tendencia izquierdista de Honduras Manuel Zelaya fue secuestrado del palacio presidencial y expulsado del país, los periodistas y activistas sigue pagando el precio, dicen el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y otros miembros de IFEX.

La policía y oficiales de las fuerzas armadas volvieron a atacar a periodistas y camarógrafos el 12 de agosto mientras cubrían una protesta en Tegucigalpa en contra del golpe de estado, informa C-Libre.

Richard Esmith Cazula, un camarógrafo para Canal 36, fue golpeado y su cámara quedó arruinada. "Estaba filmando la protesta de partidarios de la resistencia cuando una unidad de comandos y oficiales del ejército me golpearon en la pierna derecha con un bastón y luego golpearon mi videocámara", informó a C-Libre.

La periodista de Telesur Madelin García informó a C-Libre que un policía de alto rango la amenazó y le dijo que no publicara ni fotografiara nada. "Dijo que era por culpa de los periodistas que el país estaba en su actual estado", informó.

En un incidente separado, Gustavo Cardoza, reportero para la estación de radio jesuita Radio Progreso, fue atacado por media docena de policías mientras cubría el desalojo de partidarios de Zelaya de su alojamiento en Choloma en el noroeste el 14 de agosto, dice Reporteros sin Fronteras (RSF).

Otros periodistas se han quejado de que sufrieron de violencia física, fueron arrestados sin causa, se confiscó su equipo y se les negó el acceso a funcionarios tras el golpe de estado del 28 de junio.

Los oponentes del golpe de estado además han estado detrás de algunos de los ataques. El 15 de agosto agresores no identificados, supuestamente activistas de la oposición, lanzaron cinco bombas molotov al edificio del periódico "El Heraldo", un partidario conocido del presidente de facto Roberto Micheletti, y causaron daños a la estructura. Según C-Libre, otras cuatro empresas de medios de comunicación han sufrido ataques con bombas.

Mientras tanto, el día anterior, hombres enmascarados fuertemente armados incendiaron un vehículo de "La Tribuna" que distribuía ejemplares del periódico partidario de Micheletti, dice la SIP.

"El Gobierno de facto está cosechando lo que sembró cuando lanzó una guerra contra los medios en el momento del golpe de estado", dijo RSF. RSF también está pidiendo a los grupos de oposición que se abstenga de cometer "actos de violencia física contra los medios que respaldan al Gobierno de facto o los empleados de esos medios".

Este mes, los miembros de la oficina de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias - América Latina y el Caribe (AMARC-ALC) salieron en una misión internacional junto con el Relator especial de libre expresión de la ONU, Frank La Rue, para evaluar de primera mano la situación de los medios comunitarios y otros movimientos sociales tras el golpe de estado.

"Pensamos que es urgente hacer que el mundo sepa que las autoridades están siendo despojando a los hondureños de sus derechos a la comunicación y libertad de expresión", dijo la presidenta de AMARC-ALC María Pía Matta a Zelaya al presentar sus hallazgos.

"Esta situación es está agravando más por la complicidad de las grandes empresas de medios de comunicación que están trabajando para los intereses del Gobierno ilegítimo", agregó.

Zelaya dijo que se aseguraría de que el informe de AMARC-ALC se presentara a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Según un artículo de opinión editorial en el periódico "Guardian", aunque el repudio internacional oficial ha sido casi universal, apenas se ha movido un dedo fuera de América Latina para restaurar al dirigente hondureño elegido.

Gran parte de esto tiene que ver con la negativa estadounidense a suspender la ayuda militar e imponer sanciones, aduce el editorial, debido a los estrechos vínculos entre Honduras y las fuerzas armadas, el estado y los intereses corporativos estadounidenses.

Los periodistas y representantes de la sociedad civil de Honduras fueron invitados a una asamblea en julio en Guatemala, donde ARTICLE 19 y otros grupos de derechos humanos con sede en Centroamérica presentaron la primera plataforma de acción para reforzar la libertad de expresión en la región. La plataforma pide una acción coordinada alrededor de las iniciativas locales, la promoción de la reforma jurídica, y mecanismos para reportar y repudiar las infracciones a la libre expresión.

Último tweet:

We must urge gov’ts to protect #journalists and decrease #impunity, says IFEX’s @AnnieGame: http://t.co/rO65mtFlnu #EndImpunity