REGIONES:

Periodista demandado por robo con agravantes, un pretexto para que las autoridades le agredan por su periodismo

(RSF/IFEX) - El 8 de junio de 2010 - Interpelado el lunes 7 de junio de 2010 en Rabat (calle Patrice Lumumba) por seis policías vestidos de paisano cuando se dirigía a su coche junto con su hermano, Ali Amar fue llevado a la comisaría de Rabat, después de que una ex socia del periodista lo denunciase por robo. Se lo llevó por la tarde a las oficinas de la jefatura de policía de Casablanca. Después de presentarse ante el fiscal, el 8 de junio a última hora de la mañana, se le soltó sobre las 16h30, hora local. El fiscal ordenó que se le pusiera en libertad, pero abrió diligencias por robo calificado. El juicio tendrá lugar el 10 de junio de 2010.

"Es evidente que las autoridades van a usar esta denuncia para hacerle pagar al periodista sus escritos críticos con el rey. Pedimos que se abandonen inmediatamente las diligencias contra Ali Amar", declara Reporteros sin Fronteras.

Cronología de un supuesto asunto de robo contado por Ali Amar

Ali Amar y Sophie Goldring crean una agencia de diseño gráfico, Graphic Factory, especializada esencialmente en hacer maquetas de periódicos. Ali Amar es el único gerente, el administrador legal, aunque Sophie Goldring y él sean socios a partes iguales.

Después de la liquidación de la sociedad Trimedia (enero de 2010), el conjunto de los bienes personales del periodista o bien se confiscan, o se congelan. De la misma manera, sus acciones en la sociedad Graphic Factory también se congelan.

Mientras Ali Amar está en Francia, Sophie Goldring crea una segunda sociedad de diseño gráfico, Goldring Graphisme (sociedad de la que es la única gerente), en el mismo local que Graphic Factory, con el mismo material técnico, la misma documentación administrativa y un logotipo con una tipografía idéntica.

Ali Amar vuelve a Marruecos e intenta negociar una solución amigable con Sophie Goldring. Evoca la posibilidad de denunciarla por receptación, señalándole además que iba a recuperar sus efectos personales dejados en Graphic Factory, en particular un ordenador en el que ya trabajaba cuando aún existía Trimedia.

Entonces, Sophie Goldring lo denuncia por robo con allanamiento de morada.

El 4 de junio a las 5h45 (fuera de los horarios legales de registro), la policía judicial penetra de manera violenta y sin orden alguna en el domicilio de la periodista y militante Zineb Al-Ghazoui donde se encontraba Ali Amar, en busca del ordenador. Entonces, Ali Amar les enseña la nota de salida y la factura del ordenador, así como las llaves que utilizó para entrar al local de Graphic Factory.

Se interroga a Ali Amar y a Zineb Al-Ghazoui durante 12 horas el 4 de junio.

Ali Amar es interpelado el lunes 7 de junio de 2010 en Rabat (calle Patrice Lumumba) por seis policías vestidos de paisano cuando se dirigía a su coche junto con su hermano. Tras ser llevado a la comisaría de Rabat, se le lleva por la tarde a las oficinas de la jefatura de policía de Casablanca. Después de presentarse ante el fiscal, el martes 8 de junio a última hora de la mañana, se le suelta sobre las 16h30, hora local.

El fiscal decide ponerlo en libertad, pero abre diligencias contra el periodista por robo calificado (se mantiene el delito flagrante).

Por su parte, la periodista y militante de la asociación MALI, Zineb Al-Ghazoui, es convocada a la comisaría de Casablanca el martes 8 de junio por la mañana. Después de ser oída por el prefecto de Casablanca, se le suelta a primera hora de la tarde.

Contactado por Reporteros sin Fronteras, Ali Amar declara : "La manera con la procedieron a lo largo de los últimos días revela unas segundas intenciones políticas evidentes, ya sea por la tecnología moderna empleada en Rabat para detenerme, los interrogatorios indefinidos, o la falta total de consideración de las pruebas tangibles alegadas… Desde que publiqué el libro Mohamed VI, el gran malentendido, estoy en el punto de mira. Esta denuncia es una bendición para ellos. Por fin me pueden convertir en un criminal."

Por su parte, el letrado Hammadi Menni, abogado del periodista, considera: "No es ningún robo. El ordenador pertenecía a la sociedad Trimedia. Su socia lo sabía muy bien. Lo que está ocurriendo es un auténtico acto de ensañamiento contra Ali Amar. Está claro que quieren que pague por lo que escribió."

El periodista dará una conferencia de prensa el miércoles 9 de junio a las 16h en Rabat.

Último tweet:

Conditions increasingly restrictive for foreign correspondents in #China http://t.co/1stjYcPyi5 | @pressfreedom