REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodista liberado; otro muerto en ataque

El periodista Sayed Perwiz Kambakhsh, encarcelado por descargar un artículo sobre los derechos de la mujer, fue indultado en secreto por presidente Hamid Karzai
El periodista Sayed Perwiz Kambakhsh, encarcelado por descargar un artículo sobre los derechos de la mujer, fue indultado en secreto por presidente Hamid Karzai

AP/Musadeq Sadeq via CPJ

De Afganistán llegaron buenas y malas noticias la semana pasada. Tras ser sentenciado a 20 años de cárcel, el periodista Sayed Perwiz Kambakhsh fue indultado en secreto por el presidente Hamid Karzai hace semanas, informan la Federación Internacional de Periodistas (FIP), Reporteros sin Fronteras (RSF) y el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI).

Los periodistas además rindieron tributo a un periodista e intérprete afgano que fue muerto durante una operación militar para rescatarlo a él y a un periodista del "New York Times" secuestrados por los talibanes el 9 de septiembre en Kunduz, informan los tres miembros de IFEX.

Kambakhsh, quién fue arrestado tras descargar un artículo que criticaba la posición del Islam sobre los derechos de la mujer, salió del país por temor a represalias. La FIP dice que su "liberación de prisión es una victoria poco común para periodistas, trabajadores de los medios y defensores de la libertad de prensa que siguen restringidos por la autoridad de los poderes del clero para anular los derechos constitucionalmente garantizados en Afganistán a la libertad de expresión y de prensa".

Kambakhsh fue detenido en octubre de 2007 en la ciudad de Mazar-i-Sharif, en el norte del país, por cargos de "blasfemia y distribución de textos que difaman al Islam". En el momento de su arresto era un periodista para el diario "Janan-e-Naw" y un estudiante de periodismo.

RSF había entregado una petición por la liberación de Kambakhsh con varios miles de firmas a un asesor presidencial en Kabul. La FIP hizo campaña por su liberación con los grupos afganos locales. Muchos gobiernos extranjeros han intercedido ante las autoridades afganas en su favor y el periódico londinense "Independent" reunió más de 100,000 firmas en una petición a favor de su liberación, dice RSF.

El Consejo de Mulás y funcionarios locales presionaron a un tribunal de Mazar-i-Sharif para sentenciar originalmente a Kambakhsh a muerte en un juicio sumario en enero de 2008, dice RSF. Las fuerzas de seguridad lo torturaron para obtener una confesión. La sentencia fue conmutada por 20 años de cárcel en octubre de 2008.

Según informes noticiosos, el caso se consideró como una carga política para Karzai. "Ahora su papel para rectificar algo que se vio en general como un fallo injusto será elogiado por Occidente, grupos de derechos humanos y la opinión progresista de Afganistán. Pero se enfrenta a la oposición de los conservadores religiosos, lo que puede ser electoralmente costoso si hay una segunda ronda electoral", informa "The Independent".

Mientras tanto, Stephen Farell, un reportero "New York Times" mantenido en cautiverio por militantes en el norte de Afganistán durante varios días fue liberado en una operación militar, pero su liberación está ensombrecida por la muerte de Sultan Munadi, un intérprete afgano.

"Munadi representaba lo mejor de Afganistán" dijo a RSF David Rohde, otro reportero del "New York Times" que fue secuestrado cerca de Kabul en noviembre pasado. "Fue un honor trabajar con él. Un extraordinario periodista, colega y ser humano".

Farell y Munadi fueron capturados por hombres armados el 5 de septiembre cuando informaban de una incursión de la OTAN contra dos petroleros que habían sido secuestrados por militantes talibanes, dice el IPI.

Según el IPI, durante la incursión estaba corriendo gritando "¡Periodista!" cuando fue baleado. No es claro si fue alcanzado por disparos aliados o talibanes. Farell se tiró a una zanja y gritó "¡rehén británico!". Luego las tropas británicas le dijeron que se acercara.

El "New York Times" había pedido que no se diera cobertura a la noticia para evitar poner en peligro a los periodistas y poner en riesgo los intentos de rescate, una petición que en general fue respetada por organizaciones noticiosas en todo el mundo, informa el IPI.

La FIP y RSF habían pedido a los líderes de la OTAN en Afganistán y las autoridades británicas que investigaran las circunstancias que llevaron a la muerte de Sultan y consultar con grupos de periodistas locales acerca de sus necesidades de seguridad. "Se deben considerar todas las opciones en un caso de secuestro, pero la tragedia que ocurrió esta mañana en el norte de Afganistán plantea muchas preguntas", dijo RSF.

"El asesinato de Sultan pone de relieve la cuestión de la seguridad del personal local empleado por organizaciones de medios extranjeras en Afganistán" dice la FIP. "Debemos asegurarnos de que, como todos los reporteros, estén adecuadamente capacitados para trabajar en situaciones peligrosas".

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

"South African newsrooms are under pressure to move away from thoughtful and in-depth reporting towards responding… https://t.co/7DgcyJT7qw