REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Defensores de derechos humanos atacados mientras autoridades estrechan restricciones sobre libertad de reunión

Un defensor de los derechos humanos y autor de un libro sobre desapariciones forzadas y crímenes cometidos en la década de 1990 en Relizane, el noroeste de Argelia, fue arrestado la semana pasada en lo que parece ser un amplio esfuerzo para tomar medidas drásticas contra activistas y defensores de los derechos en el país usando medios aparentemente legales.

Mohamed Smaïn fue arrestado el 19 de junio y se le ordenó cumplir una sentencia de dos meses que se le impuso en octubre pasado supuestamente por difamar al exalcalde de Relizane, informa la revista de noticias en línea Slate Afrique. Se le había impuesto originalmente una sentencia suspendida debido a un padecimiento de salud que requería tratamiento. Su reciente detención "es sintomática del clima de impunidad que prevalece en Argelia"; dijeron el Colectivo por las Familias de Desaparecidos y grupos internacionales de derechos en una declaración conjunta.

La Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) informa sobre muchos otros activistas y defensores de los derechos que se han enfrentado a un acoso judicial semejante recientemente, en lo que dicen es un intento por parte de las autoridades de "perturbar su trabajo dirigido a exponer y documentar infracciones y crímenes cometidos por el régimen de [el presidente Abdelaziz] Bouteflika".

Esta semana, cuatro defensores de los derechos humanos fueron llevados a juicio por cargos de "incitar a una reunión desarmada", informa la ANHRI. Estaban pidiendo la liberación de Abdelkader Kherba, un miembro del Comité Nacional por la Defensa de los Derechos de los Desempleados y la Liga Argelina por la Defensa de los derechos Humanos. Kherba fue arrestado el 18 de abril por participar en un plantón pacífico en solidaridad con los funcionarios de los tribunales que exigían mejores condiciones de trabajo, informa Front Line Defenders. Según la ANHRI, se le impuso una sentencia suspendida y una multa de aproximadamente 200 euros (US$250) el 3 de mayo.

"El juicio de los cuatro activistas es una flagrante violación a la libertad de reunión pacífica, libertad de asociación y la libertad de manifestarse. Su intención es aplastar la sociedad civil en Argelia", afirma la ANHRI.

Human Rights Watch observó un abuso de la ley similar en el periodo previo a las elecciones de mayo. En ese momento, se detuvo a manifestantes pacíficos y se impidió a otros llegar a la capital con el argumento de leyes represivas sobre asambleas públicas, incluyendo una prohibición a manifestaciones en la capital, Argel.

La ofensiva se produjo mientras el Gobierno ejercía un mayor control sobre las libertades de asamblea y asociación. Las enmiendas hechas a la ley de asociaciones en diciembre de 2011 impusieron nuevas restricciones a la la creación y el financiamiento de asociaciones, como requerir aprobación previa de las autoridades, según Maina Kiai, relator especial de derechos a la libertad de reunión pacífica y asociación. También se rechazarán las solicitudes sin derecho a recurrir a los tribunales.

Además, las metas de las actividades de una asociación no deben oponerse a los "valores nacionales", dice la ley, y cualquier "interferencia en los asuntos internos del país" llevará a la la suspensión o disolución del grupo.

Último tweet:

In May this year, a UAE court sentenced @Ahmed_Mansoor, an award-winning human rights defender, to 10 years in pri… https://t.co/Cd96HDRVG3