REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Por qué importa: La decisión de la OEA sobre la Relatoría para la Libertad de Expresión

La exclusión por parte de la OEA de las recomendaciones propuestas por Ecuador para "fortalecer" el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, es una victoria para la libertad de expresión en América Latina

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño habla con los reporteros fuera de la asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Washington, DC, el 22 de marzo de 2013
El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño habla con los reporteros fuera de la asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Washington, DC, el 22 de marzo de 2013

Wesley Gibbings/IFEX-ALC

En lo que ha sido aclamado como un éxito de la libertad de expresión en las Américas, la Organización de los Estados Americanos (OEA) resolvió excluir las recomendaciones formuladas por Ecuador que contaban con el respaldo de países como Venezuela, Bolivia y Nicaragua, cuyos contenidos eran vistos como amenazas significativas a la fuerza y la autonomía de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Los 35 Estados miembros de la Asamblea General de la OEA se reunieron el 22 de marzo de 2013 en una sesión especial para concluir un proceso encaminado a fortalecer el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH). En una serie de reuniones de un grupo especial de trabajo y de la Asamblea General desde junio de 2011, Ecuador propuso tres recomendaciones, que incluyen: (1) consolidar los ocho informes de los Relatores en un solo capítulo del informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH ), (2) equilibrar los recursos financieros entre las ocho relatorías de la OEA / CIDH, y (3) implementar un código de conducta para gobernarlas. Según Mauricio Alarcón Salvador, Director de Proyectos de Fundamedios, estas recomendaciones fueron realizadas "claramente para socavar el sistema interamericano, bajo un supuesto [pretexto] de fortalecimiento."

A pesar de la exclusión de estas recomendaciones, una cláusula en la resolución permite los debates en curso sobre el proceso de reforma, lo que significa que Ecuador y otros países pueden seguir impulsando sus propuestas, obligando que la OEA/CIDH siga teniendo en cuenta las sugerencias en vez de invertir tiempo en cuestiones de derechos humanos.

A continuación explicamos por qué los miembros de IFEX están acogiendo con beneplácito la resolución de la OEA y luchando para preservar la función de la Relatoría Especial:


La Relatoría Especial ayuda a fortalecer el trabajo de las organizaciones locales

Para organizaciones como ARTÍCULO 19 Brasil, la importancia de la Relatoría Especial se encuentra tanto en la promoción de la libertad de expresión como en su protección. Parte del mandato de la oficina es llevar a cabo "actividades de promoción y educación" y "asesorar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la realización de visitas a los países miembros de la OEA". Los talleres y cursos de formación gestionados por la oficina fortalecen la comprensión de los temas por parte de los periodistas y las organizaciones.

Eleonora Rabinovich, de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) dice que una visita de la CIDH a la Argentina en 1979 "arrojó luz sobre las más terribles violaciones de los derechos humanos", y que la CIDH "ayudó a avanzar en principios innovadores que sientan las bases de la fuerte protección del discurso" que existe hoy en la Argentina.


La Oficina tiene el poder de proteger a los periodistas en peligro

Por recomendación de la Relatora Especial, la CIDH podrá solicitar a los Estados Miembros de la OEA de adoptar medidas cautelares para "evitar daños irreparables a las personas bajo la jurisdicción del Estado en cuestión". Una de las propuestas para el fortalecimiento de la CIDH era eliminar su capacidad de imponer medidas cautelares.

De acuerdo con un informe de la organización colombiana Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), en 15 años, se han emitido 11 medidas cautelares para la protección de 26 periodistas colombianos. Estas medidas pueden seguir vigentes durante años, como es el caso de la galardonada Lima Jineth Bedoya, quien consiguió por primera vez un edicto de la CIDH en el año 2000 después de haber sido sedada, amordazada y golpeada. Aunque Bedoya siga recibiendo amenazas, ella persevera con su trabajo como periodista con la seguridad proporcionada por sus empleadores, y un coche a prueba de balas del gobierno colombiano.


La labor de la Relatoría Especial es independiente de las agendas de los Estados miembros

La Relatoría Especial se financia con fondos donados específicamente para la oficina por los Estados Miembros, países observadores y fundaciones de cooperación internacional, y no a través de la propia OEA. "Sólo un Relator Especial con total independencia de los Estados y las empresas, puede avanzar el tipo de principios que ha hecho en los últimos años", dice el ADC.

Los partidarios de la propuesta para equilibrar la financiación entre las relatorías sugirieron que el presupuesto más elevado de la Relatoría Especial indica que la CIDH le da prioridad a la libertad de expresión sobre todos los demás derechos humanos. Sin embargo, según Alexandre Sampaio de ARTÍCULO 19 Brasil, ese presupuesto no es más que un indicador de la capacidad de la oficina de conseguir la financiación que considera necesaria para llevar a cabo su labor.


El papel de la Relatoría Especial sirve como modelo para otras organizaciones regionales

Además de destacar el importante papel de la Relatoría Especial en las Américas y las formas en que la relatora ha sido un líder en el movimiento por una mayor transparencia, IFEX-ALC, una alianza de los miembros de IFEX que trabajan en América Latina y el Caribe, afirmó que los logros de la oficina la tornan en un modelo para "otros organismos continentales de derechos humanos".

Los debates recientes sugieren que la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) está estudiando la posibilidad de crear su propio relator para la libertad de expresión. Si tiene éxito, se convertiría en el quinto mandato especial sobre la libertad de expresión en el mundo, uniéndose a los de la OEA, la ONU, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (ACHPR) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Erin Woycik es la editora de IFEX para Las Américas.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Bulgaria bans book that accuses George Soros & journos of being 'foreign mercenaries' https://t.co/m1CklY58KG… https://t.co/QknkU9lttt