REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Policía aplasta a críticos antigubernamentales

 Un grupo de derechos angoleño, Omunga, inició una campaña por el derecho a protestar en medio de una ofensiva estatal contra manifestaciones antigubernamentales
Un grupo de derechos angoleño, Omunga, inició una campaña por el derecho a protestar en medio de una ofensiva estatal contra manifestaciones antigubernamentales

SpyGhana.com

En el periodo previo al décimo aniversario desde el final de la guerra civil angoleña, el 4 de abril, las autoridades han estado en una ofensiva contra los críticos antigubernamentales y arrestando a manifestantes. Tan solo este año, las autoridades suprimieron cinco marchas contra el Gobierno y arrestaron a al menos 46 manifestantes, dice un nuevo informe de Human Rights Watch.

La policía uniformada, en aparente coordinación con policías armados vestidos de civiles y otros agentes de seguridad, atacaron violentamente a los manifestantes antigubernamentales por "crear inestabilidad". Human Rights Watch dice que es el intento del Gobierno para restringir un floreciente movimiento de protesta promovido por grupos juveniles desde marzo de 2011.

Las protestas del 10 de marzo resultaron especialmente mal.

Los grupos que protestaban en Cazenga contra el reciente nombramiento de Suzana Inglês como presidenta de la Comisión Electoral Nacional se encontraron con una docena de policías vestidos de civil y armados con bastones de metal y madera, cuchillos y pistolas. Al menos tres manifestantes fueron lesionados. Algunos manifestantes y periodistas buscaron refugio en residencias cercanas para escapar de la violencia.

Los testigos declararon a Human Rights Watch que los policías que estaban en el sitio se retiraron cuando llegaron los policías armados vestidos de civiles, y no intervinieron contra los ataques, a pesar de los llamados de auxilio.

Los partidos de oposición afirman que Inglês carece de imparcialidad por ser un miembro de alto nivel de la organización femenina del partido gobernante.

En una manifestación semejante en Benguela tres hombres fueron arrestados y sentenciado a 45 días de cárcel por cargos de desobediencia y agresión contra la policía. Fueron liberados bajo fianza más tarde.

Muchos manifestantes dijeron a Human Rights Watch que han recibido llamadas telefónicas anónimas que los amenazan a ellos y a sus familias, y que han sido seguidos por personas en automóviles. Algunos dijeron que presentaron quejas, pero la policía no les había dicho si se había llevado a cabo una investigación.

Según Human Rights Watch, las investigaciones oficiales no han redundado en procesos contra atacantes: incluso los identificados por manifestantes y testigos. El ministro del Interior Sebastião Martins recientemente negó cualquier participación de la policía en la violencia.

Mientras tanto, la televisión estatal difundió amenazas de grupos anónimos que afirmaron que estaban defendiendo la paz contra manifestantes contra el Gobierno, afirmó Human Rights Watch.

Durante el año pasado, los miembros de IFEX informaron extensamente del uso innecesario o excesivo de la fuerza por parte de la policía en protestas contra el Gobierno como el evento del 10 de marzo, y amenazas, intimidación y arrestos arbitrarios de periodistas y activistas políticos a manos de la policía y otros agentes de seguridad en Angola.

En un incidente apuntado directamente a los medios independientes, el 12 de marzo, más de una docena de policías irrumpieron en el semanario "Folha 8", una de las dos publicaciones independientes que quedan en el país, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Todas las computadoras del semanario fueron confiscadas, lo que de hecho impidió sus operaciones.

El allanamiento fue efectuado en relación con una investigación de la publicación de un fotomontaje satírico que ridiculizaba al Presidente y otros miembros del poder ejecutivo.

"Folha 8" ha informado de la corrupción gubernamental y también ha cubierto las recientes manifestaciones antigubernamentales que disputan los 32 años en el poder del presidente José Eduardo dos Santos, según el CPJ.

"El Gobierno angoleño debería respetar los derechos fundamentales del pueblo a la asamblea pacífica y a la libertad de palabra en lugar de castigar a los críticos y la oposición política", afirmó Human Rights Watch. "Las acciones represivas del Gobierno no son un buen augurio para unas elecciones parlamentarias pacíficas". Las elecciones están programadas para el 5 de septiembre, apenas las terceras desde que el país obtuvo la independencia de Portugal en 1975.

Último tweet:

Disturbing reports on the removal of children of detained Turkic Muslims in China from their extended families and… https://t.co/Op6D0VUxwU