REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Como anfitrión del Festival de la Canción de Eurovisión 2012, Bakú debería dejar que todas las voces se oigan

En mayo pasado, Azerbaiyán obtuvo la sede del Festival de la Canción de Eurovisión gracias a su canción ganadora
En mayo pasado, Azerbaiyán obtuvo la sede del Festival de la Canción de Eurovisión gracias a su canción ganadora "Running Scared" de Ell y Nikki (centro)

Wolfgang Rattay/REUTERS

El 26 de mayo, Azerbaiyán actuará como anfitrión de uno de los eventos no deportivos con más espectadores del mundo: el Festival de la Canción de Eurovisión. El popular concurso, en el que el grupo ABBA surgió a la fama, presenta a artistas de 56 países de Europa y sus alrededores compitiendo para lanzar el siguiente éxito frente a un público esperado de 100 millones de televidentes.

Pero los miembros de IFEX, otros grupos de derechos y activistas locales están usando el evento para señalar la historia tras las voces que Eurovisión llevará a la capital, Bakú: las voces críticas en casa que no son toleradas. Quieren que usted sepa que en Azerbaiyán, las protestas están prohibidas, y que cantar, escribir o hablar en voz alta podría hacer que uno acabara en la cárcel. Y para dejar libre la arena en que se celebrará el evento, docenas de familias fueron evacuadas.

Avaz Zeynalli, redactor en jefe del periódico "Khural", es un periodista que sabe de primera mano qué tan lejos irá Azerbaiyán para encubrir la noticia. Según el Grupo de Asociación Internacional para Azerbaiyán (IPGA), una coalición de 20 grupos internacionales que trabajan para promover y proteger la libertad expresión en Azerbaiyán, Zeynalli está cumpliendo una detención previa al juicio por cargos inventados de extorsión y soborno, basados únicamente en las afirmaciones sin fundamento de un diputado. Se enfrenta hasta a 12 años de cárcel de ser condenado.

Además está Bakhtiyar Hajiyev, el bloguero y activista cívico que fue sentenciado a dos años de cárcel por cargos de evadir el servicio militar después de haber participado en la organización de una protesta a favor de la democracia en marzo de 2011. Se impusieron largas sentencias a al menos otros 15 activistas políticos por organizar protestas inspiradas por los levantamientos de la Primavera Árabe el año pasado, dice IPGA, que incluye a varios de los miembros de IFEX.

Apenas la semana pasada, miles de manifestantes que pedían la renuncia de un gobernador local se enfrentaron con la policía antimotines en la ciudad de Quba, en el noreste del país, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Al menos dos periodistas fueron lesionados y otros cinco sufrieron los efectos del gas lacrimógeno mientras cubrían la lucha.

La asociación internacional también señala que este mes se conmemora el séptimo aniversario del asesinato del notorio redactor Elmar Huseynov, y todavía no se ha acusado del delito a una sola persona.

El miembro de IFEX en Azerbaiyán, el Instituto para la Libertad y Seguridad de los Reporteros (IRFS), dice que ha sido blanco de una campaña de difamación en los medios estatales, principalmente impulsados por la participación del IRFS en la campaña Canto por la Democracia para apoyar los derechos humanos en Azerbaiyán antes del concurso de canciones.

Diversos periódicos publicaron artículos que acusaban a IRFS de actuar en "oposición radical" a los intereses del Estado, incluyendo malversaciones de fondos para financiar la oposición política, e incitar y organizar protestas.

Mientras tanto, al tiempo que el Gobierno trata de transformar su capital, Bakú, en una "ciudad resplandeciente, al estilo de Dubai" a tiempo para la final del concurso, está desalojando ilegalmente y demoliendo casas que obstruyen su camino, dice Human Rights Watch.

En un vecindario, docenas de familias fueron desalojadas a la fuerza, a veces sin advertencia o en medio de la noche, para dejar espacio para una arena moderna envuelta en vidrio que se inaugurará con el Festival de la Canción de Eurovisión, encontró una investigación de Human Rights Watch.

Las casas fueron demolidas mientras las posesiones de los propietarios seguían en su sitio. Y cuando los residentes se negaron a salir, las autoridades los obligaron al cortar la electricidad y el agua o a desmontar las vetanas del edificio, dice Human Rights Watch. Algunos residentes desalojados declararon a Human Rights Watch que el gobierno les ofreció pagos nominales, pero las ofertas ni siquiera comenzaban a cubrir el valor de sus casas.

"Eurovisión da al Gobierno una oportunidad de exhibir a Bakú ante miles de visitantes y millones de televidentes", afirmó Human Rights Watch. "Pero en lugar de eso, el Gobierno de Azerbaiyán está exhibiendo su desdén por los derechos humanos al sacar a la gente a la fuerza de sus casas a unos pasos de la sede del concurso. Con la mayor visibilidad habrá más escrutinio, así que le conviene al Gobierno cambiar de curso".

Los Demócratas Liberales Europeos, que han estado monitoreando este y otros abusos contra los derechos humanos a lo largo de los años en Azerbaiyán, están pidiendo la liberación de todos los prisioneros políticos antes de que Europa llegue a Bakú. "¿Cómo podemos cantar con alegría y buen humor sobre el amor y la libertad mientras a unos cuantos kilómetros la gente está sentada en prisión porque ejercieron su derecho a manifestarse y a hablar en público?" preguntó el eurodiputado Graham Watson.

Puede instar al Gobierno a liberar a los prisioneros políticos antes de Eurovisión al firmar la petición de Liberales Europeos aquí.

Último tweet:

Media sector in Liberia grappling with tragedy and uncertainty. Murdered journalist, another on the run, paper sued… https://t.co/w2XjZJhril