REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Leyla y Arif Yunus

La activista de derechos humanos Leyla Yunus y su esposo historiador, Arif, están amenazados de ser extraditados a Azerbaiyán para ser juzgados por cargos falsos de traición, evasión y fraude. Ambos habían pasado tiempo en la cárcel, sufrieron graves problemas de salud y finalmente se les concedió asilo político en los Países Bajos, sin embargo, un tribunal de apelaciones de Bakú exige que vuelvan a ser interrogados en persona por el tribunal.

AP Photo/Aziz Karimov

En una carta desde la cárcel a su marido en marzo de 2015, Arif Yunus, quien también fue encarcelado, Leyla Yunus escribió:

No te he escrito desde hace mucho tiempo. Ellos me han cercado de una gran barrera. Temen mis palabras más que las balas.

El 13 de agosto de 2015, Leyla Yunus, una activista de derechos humanos, fue condenada a 8 años y medio de cárcel, y su marido, Arif, a 7 años, en un juicio amañado. Condenados por cargos falsos de traición, evasión de impuestos y fraude, sirvió como una advertencia a otros que se atreven a desafiar al gobierno. Ambos tienen 60 y pocos años y no gozan de buena salud, por lo que se teme por sus vidas en la cárcel.

Leyla Yunus es directora del Instituto para la Paz y la Democracia creado en 1995 para promover y defender los derechos de las mujeres, terminar las persecuciones por motivos políticos y los desalojos forzosos, y resolver el conflicto en la disputada región de Nagorno-Karabaj, tomada de Azerbaiyán por separatistas armenios con apoyo en la década de 1990. Arif Yunus es un historiador especializado en la región. Antes de su detención, Leyla Yunus también había estado trabajando en un proyecto de documentación de los presos políticos en Azerbaiyán. A Leyla le fue concedido el Caballero de la Legión de Honor en la embajada francesa en Bakú en 2013, en reconocimiento a su trabajo.

El 30 de julio de 2014, la pareja fue arrestada. Después de haber sufrido recientemente dos ataques de corazón y con una salud frágil, Arif fue liberado en espera de juicio, mientras que Leyla fue condenada a una orden de detención de tres meses. Haciendo caso omiso de las advertencias de no dar entrevistas o de lo contrario ser devuelto a la cárcel, Arif fue inmediatamente a los medios de comunicación para condenar sus detenciones. Le dijo a Human Rights Watch que fueron acusados de ser espías de Armenia, un cargo que él describió como "humillante y absurdo". También fueron acusados de espionaje, gestionar una ONG no registrada y de evasión de impuestos. El 5 de agosto, Arif fue detenido de nuevo en su camino a entregar un paquete de alimentos a Leyla que sufre diabetes severa. Ambos permanecieron detenidos hasta sus condenas un año más tarde.

El Instituto para la Libertad y Seguridad de los Periodistas informó en julio de 2014 cómo las campañas de desprestigio de los medios de comunicación estatales, las redadas policiales, la incautación de los equipos, el cierre de las cuentas bancarias y la intimidación de los trabajadores de las ONG son todos métodos utilizados por las autoridades para pisotear a la sociedad civil. El Instituto de Yunus para la Paz y la Democracia han sido castigados durante mucho tiempo por sus actividades, sobre todo en 2011, cuando sus oficinas - junto a las de otras dos ONG - fueron demolidas sin previo aviso, para dar paso a un proyecto de desmonte de tierras del gobierno. El Instituto había estado haciendo campaña contra la confiscación forzosa de terrenos para el desarrollo.

Los problemas de la pareja se fueron gestando durante varios meses. En abril de 2014, fueron detenidos en el aeropuerto de Bakú cuando intentaban salir del país. Sus pasaportes fueron requisados y fueron interrogados durante 24 horas antes de ser citado a comparecer como testigos en el caso de un periodista que había sido deportado de Turquía bajo la acusación de traición. En los meses siguientes, la pareja fue llamada en varias ocasiones para ser interrogada – lo que se negaron a hacer - exigiendo que primero sus pasaportes fueran devueltos. Apenas un día antes de su detención, Leyla Yunus había publicado una carta abierta al Presidente Aliyev, titulada "¿De quién tiene miedo, señor Presidente?", protestando por la detención de jóvenes activistas.

El juicio contra la pareja se abrió el 30 de julio de 2015, exactamente un año después de su arresto, un juicio descrito como un 'circo', donde se les dijo a familiares y amigos que no podían observar porque el espacio era “insuficiente”. Amnistía Internacional describe cómo Arif Yunus se desmayó durante las audiencias judiciales. Había sufrido dos ataques desde el acoso y posterior detención en 2014.

Los llamamientos internacionales para la liberación de Leyla Yunus fueron aparentemente escuchados, y, el 13 de agosto de 2015 fue liberada por razones médicas. El 9 de diciembre de ese año, su sentencia fue cambiada a una libertad condicional de cinco años. Arif Yunus también había pasado a un arresto domiciliario en noviembre de 2015 debido a su pésimo estado de salud, y su sentencia también se redujo más tarde a una condena suspendida de cinco años. En abril de 2016 se le permitió a la pareja salir de Azerbaiyán para reunirse con su hija en los Países Bajos donde ahora cuentan con asilo político.

Sin embargo, la situación de la pareja sigue siendo tenue. Cuando salieron de Azerbaiyán, su caso estaba bajo apelación. En diciembre de 2016, la Corte Suprema de Azerbaiyán la devolvió al Tribunal de Apelación de Bakú, que en mayo de 2017 rechazó la solicitud del abogado de Yunus de que se les permitiera dar testimonio a través de Internet y exigió que regresaran a Azerbaiyán para ser juzgados en persona. Se teme que las autoridades azerbaiyanas hayan presentado una solicitud a Interpol para la extradición de la pareja. En junio de 2017 se envió una petición a la agencia, firmada por 25 ONGs internacionales y azerbaiyanas que pedían que si se había realizado tal demanda, no se cumpliera. La carta señala que hacerlo sería romper las garantías constitucionales de Interpol de que no tomará medidas contra personas que son buscadas por los gobiernos por razones puramente políticas y donde sus derechos humanos están en peligro.

Última actualización: 11 agosto 2017

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Mozn Hassan: féministe et fière de l'être https://t.co/KLeJGyrC3L cc: @RSF_fr @hrw_fr https://t.co/ItPqkjkTuE