REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Brutal represión de defensores de los derechos humanos en represión histórica

Presidente del BCHR Nabeel Rajab habla vía Skype a una asamblea del Consejo de Derechos Humanos en Bahrein, organizada por el CIHRS.
Presidente del BCHR Nabeel Rajab habla vía Skype a una asamblea del Consejo de Derechos Humanos en Bahrein, organizada por el CIHRS.

CIHRS

Cientos de activistas políticos, defensores de los derechos humanos y figuras religiosas chií de Bahrein han sido arrestados en los últimos meses, y muchos de ellos torturados en detención, en la peor ofensiva contra la libre expresión que ha ocurrido en el país, informan el Centro de Bahrein por los Derechos Humanos (BCHR), el Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS), la Red Árabe para la Información de Derechos Humanos (ANHRI) y Human Rights Watch. Las autoridades han bloqueado numerosos sitios web, cerrado grupos independientes de derechos humanos y amenazado a los defensores de los derechos que han criticado la tortura de prominentes activistas.

El silencio de la comunidad internacional sobre las medidas represivas en Bahrein sólo da el apoyo tácito a las autoridades para continuar amordazando las voces disidentes que son monitores potenciales de las parlamentarias del 23 de octubre, dicen 26 grupos de derechos, entre ellos BCHR, CIHRS, ANHRI y la Egyptian Organization for Human Rights (Organización Egipcia por los Derechos Humanos, EOHR). Se espera en general que haya abusos electorales como parte de un prolongado patrón de marginación política de las comunidades chií y de oposición.

Para evitar que la información independiente y crítica se publique, la Autoridad de Asuntos de Información de Bahrein censuró el sitio Web de la Sociedad Al-Wefaq, la más grande sociedad política en el país. La Sociedad había anunciado recientemente que tenía planes de iniciar un servicio audiovisual en su sitio web, así como planes para participar en las elecciones.

Ha habido una campaña sistemática para crear un apagón informativo completo, dice el BCHR. Entre los sitios web bloqueados está BahraniNet.net, conocido por su rápida cobertura de los medios y fotos de las protestas. La mayor parte de los sitios web bloqueados son foros de debate que pertenecen a las aldeas chiíes que siguen enfrentándose con disturbios y arrestos de manifestantes.

La Autoridad de Asuntos de Información prohibió además la publicación de información sobre los activistas detenidos y ordenó que todas las organizaciones de la sociedad civil apoyen el régimen o se enfrenten a acoso. A consecuencia de esta intensa represión, el BCHR y la Sociedad Juvenil de Bahrein por los Derechos Humanos (BYSHR) han sido obligados a reubicarse temporalmente en Europa. Se impidió viajar a algunos activistas de derechos humanos, entre ellos a Nabeel Rajab del BCHR, y Laila Dashti de BYSHR, quien se suponía asistiría a la 15ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas la semana pasada, para el cual el CIHRS estaba organizando eventos en Bahrein, entre ellos una intervención oral ante el consejo.

El ministro de Desarrollo y Solidaridad Social emitió un decreto para disolver la junta directiva de la Asociación de Bahrein por los Derechos Humanos y reemplazó al presidente elegido con un funcionario gubernamental, lo que garantiza el control de la organización por parte del Gobierno. Esta decisión se produjo después de que la organización expresó solidaridad con las víctimas de la ofensiva. La sociedad he hecho varias declaraciones que afirman los derechos básicos de los detenidos, entre ellos el acceso a abogados y familiares y su derecho a un juicio justo.

El BCHR y otros grupos de derechos humanos locales criticaron además fuertemente el tratamiento por parte del Gobierno a los detenidos y publicaron informes que afirman que las fuerzas de seguridad han practicado la tortura.

Human Rights Watch pidió al rey Hamad bin Isa Al Khalifa que practique una investigación independiente de las recientes acusaciones de tortura y maltrato de prominentes dirigentes de la oposición y manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad. Los recientes arrestos de notorios dirigentes de la oposición y activistas están vinculados con su crítica a las políticas gubernamentales.

En respuesta a la ofensiva, la organización de derechos Front Line fue en una misión a Bahrein que terminó el 29 de septiembre. La misión se concentró en el caso del bloguero y activista de derechos humanos encarcelado Ali Abdulemam, que ha estado detenido incomunicado durante las últimas tres semanas y se le ha negado incluso una llamada telefónica.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Drawn from 8 successful initiatives #mediadev handbook provides key insights on how to run successful public awaren… https://t.co/KfuoeEdArv