REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodistas acusados; continúan redadas policíacas en ofensiva postelectoral

Irina Bogdanova, hermana del candidato de oposición encarcelado Andrei Sannikov, protesta contra las elecciones bielorrusas frente a la embajada en Londres el 21 de diciembre
Irina Bogdanova, hermana del candidato de oposición encarcelado Andrei Sannikov, protesta contra las elecciones bielorrusas frente a la embajada en Londres el 21 de diciembre

Guy Corbishley/Grey Photography

Docenas de periodistas arrestados en una ofensiva policíaca contra las protestas que siguieron a la reelección del presidente Alexander Lukashenko el mes pasado siguen en la cárcel; algunos de ellos podrían enfrentarse a 15 años de cárcel por organizar desórdenes públicos, informan varios miembros de IFEX y la Asociación Bielorrusa de Periodistas (BAZh). Tras las elecciones, las fuerzas de seguridad han allanado las casas y oficinas de periodistas bielorrusos críticos y han confiscado equipo.

Según la BAZh, una organización afiliada a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), 24 periodistas fueron arrestados en la ofensiva, y 21 fueron atacados físicamente. Varios fueron sentenciados a hasta dos semanas de detención y otros siguieron "bajo investigación".

Irina Khalip, corresponsal para el periódico moscovita "Novaya Gazeta" y ganadora del Premio al Periodismo de Investigación de la Iniciativa para Europa Central (CEI), en cooperación con la South East Europe Media Organisation (Organización de Medios de Comunicación del Sureste Europeo, SEEMO) del año pasado, y Natalya Radina, redactora del sitio web de noticias simpatizante de la oposición Charter 97, han sido acusadas de organizar y participar en desordenes masivos, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Han estado en un centro de detención de la KGB desde el 20 de diciembre y se enfrentan hasta 15 años de cárcel de ser condenadas.

Radina sufrió lesiones en la cabeza y el oído cuando la policía dispersó violentamente una manifestación postelectoral que ella cubría, pero no ha recibido atención médica en custodia, afirma el CPJ. La BAZh confirmó que las autoridades bielorrusas están tratando de poner al hijo de tres años de Khalip en un hogar de acogida contra los deseos de sus abuelos.

El marido de Khalip, el candidato presidencial de oposición Andrei Sannikov, está también detenido por la KGB, informa el CPJ. Sannikov fue torturado mientras estaba en custodia; parece que tiene las piernas rotas, y su habla y conducta indican lesiones en la cabeza, informó su abogado a Amnistía Internacional.

Mientras tanto, los agentes de la KGB siguieron allanando las casas y oficinas de periodistas independientes y partidarios de la oposición y decomisaron equipo, aparentemente en busca de fotografías y tomas de video de las protestas electorales.

El 28 de diciembre los agentes de seguridad allanaron las oficinas compartidas por "Nasha Niva" y el Centro PEN bielorruso por la sospecha de organizar un desorden público y profanar los símbolos nacionales, informa la BAZh. Los agentes de la KGB confiscaron una docena de computadoras y numerosos dispositivos de almacenamiento digital. El mismo día, agentes de seguridad registraron la casa del redactor en jefe de "Nasha Niva", Andrei Skurko, lo obligaron a firmar una orden de silencio y se llevaron su computadora, afirma el CPJ.

De manera similar, los agentes gubernamentales confiscaron computadoras y otros equipos en un allanamiento el 25 de diciembre en las oficinas en Minsk de la Radio Europea para Bielorrusia (Evroradio), informa el CPJ, con lo que detuvieron las emisiones noticiosas desde Minsk. Evroradio siguió difundiendo desde su sede en Varsovia. Los informes de la prensa local opinaron que el allanamiento puede haber sido en represalia por las entrevistas de Evroradio con analistas políticos rusos que criticaron duramente a Lukashenko.

Los agentes además allanaron las instalaciones de Belsat pero no pudieron decomisar bienes; Aparentemente los periodistas estaban aprensivos y habían desmontado el equipo de la estación y se lo habían llevado a casa durante las fiestas, dice el CPJ.

Varios periodistas que trabajan para estas empresas de medios independientes siguen sufriendo investigaciones de sus casas y confiscación de equipo, informan BAZh, CPJ e Índice de la Censura.

En una rara declaración conjunta emitida el 23 de diciembre, la secretaria de Estado estadounidense Hillary Rodham Clinton y la Alta Representante para Relaciones Exteriores y Seguridad Política de la UE Catherine Ashton criticaron la violencia postelectoral y pidieron la liberación inmediata de los más de 600 detenidos políticos arrestados tras las elecciones. "El respeto para la democracia y los derechos humanos siguen siendo elementos centrales para mejorar las relaciones de Bielorrusia con Estados Unidos y la Unión Europea. Sin un avance sustancial en estas áreas, las relaciones no mejorarán", concluyó la declaración.

Freedom House (Casa de la Libertad) está pidiendo a la UE que renueve las sanciones plenas contra Bielorrusia si Lukashenko no emprende una acción de restauración. "La situación actual es mucho peor que en 2006, cuando la UE y EE. UU. impusieron en forma conjunta sanciones contra el régimen".

Según el CPJ, la Comisión Electoral Central informó que Lukashenko ganó un cuarto periodo en su cargo con poco menos del 80 por ciento de la votación. Los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) criticaron la falta de transparencia en el conteo de votos y la supresión de los medios noticiosos.

Un desafiante Lukashenko dijo en una conferencia de prensa el 20 de diciembre que los detenidos tras las elecciones eran "agitadores y bandidos". En una amenaza explícita contra la prensa, prometió hacer que los periodistas "respondan por cada palabra que escriban", informa el CPJ.

ADDITIONAL INFORMATION
Noticias afines en ifex.org
  • Periodistas y candidatos golpeados y arrestados en jornada electoral

    Decenas de miles de partidarios de la oposición se reunieron en el centro de Minsk el 19 de diciembre para protestar por el fraude en las elecciones bielorrusas y pedir que el autoritario presidente Alexander Lukashenko renunciara después de su reelección ese día. La demostración fue reprimida rápidamente por la policía, y cientos de activistas, periodistas y candidatos de oposición fueron golpeados con cachiporras y arrestados, informan varios miembros de IFEX y la Asociación Bielorrusa de Periodistas (BAZh).



Último tweet:

Serodio Towo, editor of weekly Mozambican newspaper Dossiers & Factos, receives calls and texts warning him to “wat… https://t.co/xg1SaomB3H