REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Autoridades celebran independencia con medidas enérgicas contra manifestantes

Manifestantes en Minsk, Bielorrusia, participan en una acción silenciosa el 22 de junio
Manifestantes en Minsk, Bielorrusia, participan en una acción silenciosa el 22 de junio

Belarusian.com

El Día de la Independencia de Bielorrusia se celebró el 3 de julio de este año así: las autoridades usaron gas lacrimógeno y arrestaron a más de more 300 periodistas y manifestantes antigubernamentales en Minsk y otras ciudades y bloquearon el acceso a Facebook, Twitter y otros sitios de redes sociales que san los organizadores, dicen Reporteros sin Fronteras (RSF), Human Rights Watch e Índice de la Censura. El día conmemora el aniversario de la liberación de Bielorrusia de la ocupación alemana en 1944.

Según RSF e informes noticiosos, las autoridades planearon conciertos para ocupar las plazas principales y negar el acceso a los manifestantes, y desplegó a miles de policías y agentes de los servicios secretos en ropas de civil como un disuasivo adicional.

Pero eso no impidió que al menos 800 personas se reunieran en el centro de Minsk. Usando una nueva táctica introducida por jóvenes activistas este año, no tenían pancartas ni cantaron, sino que batían palmas al unísono cada dos o tres minutos para mostrar su oposición al presidente Alexander Lukashenko.

"Bielorrusia sigue sin tener la mejor consideración pro los derechos humanos, pero esos arrestos masivos y el uso de gas lacrimógeno en contra de manifestantes pacíficos muestra que los ataques contra la libertad de expresión parecen estar intensificándose", dijo Amnistía Internacional.

"Estos bloqueos a la comunicación son un intento de aislar a los manifestantes unos de otras e infringen claramente el derecho a la libertad de expresión", agregó Amnistía.

Mientras tanto, el presidente Lukashenko, quién apareció en un desfile militar en Minsk para celebrar el Día de la Independencia, culpó del descontento a la intervención extranjera, informan Amnistía e informes noticiosos. Advirtió que "está en marcha una escalada de intervenciones en la información" en Bielorrusia como parte de planes preparados en "las capitales de países separados" supuestamente para suscitar una revolución popular.

"Comprendemos el objetivo de estos ataques. Es sembrar incertidumbre y alteraciones, destruir el consentimiento público, y [...] anular los esfuerzos hechos para obtener la independencia. Esto nunca ocurrirá", pronosticó.

Dispuesto a evitar las protestas durante la fiesta nacional, el Gobierno comenzó el sábado a bloquear el acceso a los sitios de medios sociales, entre ellos VKontakte, una versión rusa de Facebook. RSF dice que se informa que los usuarios que trataron de conectarse a VKontakte fueron redirigidos a sitios web que contenían software perjudicial o "malware".

Según RSF, entre los arrestados hubo 15 periodistas, entre ellos corresponsales de Radio Europa Libre/Radio Liberty y y el periódico independiente "Nasha Niva".

Un periodista de televisión local que fue detenido mientras filmaba la protesta dijo a Human Rights Watch que la policía lo atacó y destruyó su cámara.

Aunque algunas personas han sido liberadas, 340 personas siguen detenidas en Minsk y otras ciudades. Los juicios siguen en marcha y los detenidos están siendo acusados de vandalismo menor o participación en una asamblea no autorizada, delitos que comportan sentencias administrativas breves de 10 a 15 días.

Las visas de los periodistas extranjeros se cancelaron en el último momento, como en el caso de un equipo de BBC TV que había planeado cubrir las fiestas por el Día de la Independencia, dijo RSF.

El descontento público va en aumento mientras Bielorrusia sufre su peor crisis financiera desde la caída de la Unión Soviética.

En una protesta semejante el 29 de junio, la policía bielorrusa sujetó y atacó a más de una docena de reporteros, rompió su Equipo y detuvo a otros 150 manifestantes en una manifestación política en Minsk y Brest, informaron el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) y RSF. Según RSF, al menos nueve periodistas fueron arrestados durante una marcha silenciosa el 22 de junio.

Bajo la campaña "Revolución a través de las redes sociales", los activistas han estado usando redes sociales para organizar marchas en todo el país las tardes de los miércoles durante el mes pasado, que han atraído a miles de manifestantes, y las ofensivas correspondientes.

"Las medidas drásticas contra manifestantes pacíficos no hacen nada para enfrentar las causas raíces de sus quejas, que se relacionan principalmente con la situación económica", afirmó Amnistía.

Según informes noticiosos, Moscú ha estado impulsando a favor de un mayor control sobre la economía de Bielorrusia a cambio de préstamos para ayudar al Gobierno de Lukashenko a capotear la agitación financiera, mientras la Unión Europea amenazó con ampliar las sanciones impuestas a Lukashenko en castigo por su ofensiva.

En un incidente separado, se impuso a Andrzej Poczobut, el corresponsal del periódico polaco "Gazeta Wyborcza" en la ciudad occidental de Hrodna, Bielorrusia, una sentencia de cárcel suspendida de tres años, tras pasar tres meses en detención previa al juicio, por el cargo de difamar a Lukashenko en una serie de informes publicados en su blog y otros sitios web.

"Fue sólo por la presión de la Unión Europea y la comunidad internacional que las autoridades no me dejaron en la cárcel", declaró Poczobut a RSF tras el juicio.

Último tweet:

Joint statement from 10 international NGOs calling for judicial harassment of Singaporean activist Jolovan Wham to… https://t.co/O1G6tdxoDw