REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Hombre encarcelado por imitar "protesta con juguetes"

Un giro de Toy story: Un manifestante de juguete en rusia sostiene una pancarta en la que se lee
Un giro de Toy story: Un manifestante de juguete en rusia sostiene una pancarta en la que se lee "Estoy a favor de elecciones limpias".

Ivan Krupchik

Un hombre en Bielorrusia fue sentenciado a 10 días de cárcel en febrero por organizar una protesta con juguetes, que imitaba las recientes marchas con osos de peluche para desafiar a Vladimir Putin en la vecina Rusia, informa Índice de la Censura.

El activista de oposición y ex prisionero político Pavel Vinogradov puso juguetes de peluche en una acera con pequeñas pancartas frente a las oficinas centrales del Gobierno en Minsk el 10 de febrero para protestar contra la brutalidad policiaca en Bielorrusia, con frecuencia conocida como la "última dictadura de Europa". Vinogradov fue arrestado por la policía, que afirmó que había organizado una "protesta no autorizada".

Según informes noticiosos, los osos de peluche y los muñecos y conejos de juguete portaban pancartas en las que se leía "La policía me quitó el ojo", "¿Dónde está la libertad de medios?" y "Alejandro, deja que la gente se vaya", una referencia al presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko.

Se informó por primera vez de protestas con osos de peluche y figuras de Lego que portaban pancartas de protesta en la ciudad siberiana de Barnaul, en Rusia, donde ahora se organizan en forma ordinaria contra Putin.

Los activistas prepararon la primera exhibición en enero después de que las autoridades rechazaron repetidamente su petición de celebrar una demostración permitida de la clase celebrada en Moscú para protestar por los resultados de las disputadas elecciones parlamentarias y el esperado retorno a la presidencia de Putin el mes próximo.

La policía ha intentado presionarlos para que cancelen las protestas con juguetes, al calificarlas de "actos públicos no autorizados". Los activistas contraatacaron con planes de hacer de las futuras protestas una serie de piquetes individuales, lo cuales, según las leyes rusas, no necesitan ser autorizados.

El caso de los juguetes de Bielorrusia llega después de que Lukashenko prohibió aplaudir en público el año pasado para impedir las protestas sin palabras contra su régimen de línea dura y el manejo de su Gobierno de la crisis económica del país.

Apenas el mes pasado, se condenó al periodista independiente Aleksandr Borozenko a 11 días de cárcel por informar de una velada de una persona contra el encarcelamiento de activistas de la oposición en Bielorrusia, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ).

Lukashenko, quien ha gobernado la exrepública soviética de Bielorrusia desde 1994, se ha vuelto el blanco de sanciones por parte de EE. UU. y la UE por aplastar la protesta pública después de polémica reelección en diciembre de 2010.

Último tweet:

UN Women Ethiopian representative calls on African Journalists to Increase Focus on Women’s Issues at opening of 4… https://t.co/BUrxUtwXns