REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Emisora quechua amenazada por opositores al gobierno nacional, suspende emisiones; diálogos gobierno-prensa aplaudidos

(RSF/IFEX) - RSF condena la violencia contra los medios de comunicación constatada en Sucre (Sur) y La Paz (Oeste), durante las revueltas que han seguido a la aprobación formal de la nueva Constitución, el 24 de noviembre de 2007. La organización aplaude los esfuerzos de diálogo del gobierno con la prensa, y las llamadas a la responsabilidad efectuadas por algunas organizaciones profesionales. Un diálogo que debe ampliarse al conjunto de la clase política, tanto cercana al poder como a la oposición. Todos tienen que respetar las garantías de seguridad, necesarias para el trabajo de los periodistas.

"El proceso constitucional en Bolivia es un buen momento para que se produzca un auténtico debate en la sociedad que toda la prensa, en su pluralidad, debe animar y reproducir. Una vez más los medios de comunicación, tanto los considerados próximos al gobierno como a la oposición, han sido el objetivo de la violencia partidaria. Nos felicitamos por el diálogo iniciado, el 27 de noviembre, entre algunos sectores de la prensa y el gobierno. Un diálogo que tiene que ampliarse al conjunto de la clase política, teniendo en cuenta que los grupos de la oposición se han aprovechado de la prensa, tanto como los militantes progubernamentales. Esperamos que la violencia sufrida por los periodistas, proceda de donde proceda, incluida la cometida por las fuerzas del orden, será objeto de investigaciones que darán lugar a la condenas penales que merezca. Sin esperar a la última aprobación de la nueva Constitución, la garantía del Estado de derecho pasa ya por la adopción de medidas concretas", ha declarado RSF.

El 27 de noviembre, el portavoz de la presidencia de la República, Alex Contreras, se reunió con algunos representantes de la prensa, entre los que se encontraba Marcelo Arce, dirigente de la Federación de Trabajadores de Prensa de La Paz, quien hizo valer que el gobierno había ratificado garantías "para que tanto los periodistas y los medios de comunicación continúen de manera segura ejercer su labor, que es informar". Por su parte, la Asociación Nacional de Prensa, que agrupa a los propietarios de los medios, el 28 de noviembre hizo un llamamiento a la "pacificación del país" y a la "aprobación consensuada de la nueva Constitución". Esos gestos positivos se han producido tras una semana de enfrentamientos entre partidarios y opositores de la nueva Constitución, impulsada por el presidente Evo Morales; 147 diputados del Movimiento hacia el Socialismo (MAS, en el poder), de los 255 miembros de la Asamblea Constituyente - la oposición se había negado a formar parte de ella - aprobaron la ley en la noche del 24 de noviembre. La prensa ha pagado un fuerte tributo en las revueltas subsiguientes.

En Sucre, sede de la Asamblea Constituyente, el 25 de noviembre fueron agredidos Pablo Ortiz y el fotógrafo Ricardo Montero, del diario "El Deber"; Adriana Gutiérrez y el camarógrafo Pablo Tudela, del canal privado de televisión PAT, así como el fotógrafo Aizar Raldes, de la Agencia France-Pesse (ver la alerta de IFEX del 28 de noviembre de 2007). La agresión se produjo durante los enfrentamientos entre la policía y militantes de organizaciones indígenas por un lado, y estudiantes y habitantes de Sucre, hostiles a la nueva Constitución, por otro."Me patearon (los policías) en el estómago, en las costillas y en la cabeza, pero nos salvaron las máscaras antigás", ha testimoniado Raldes, quien ha precisado que sus colegas, y él mismo, se vieron obligados a refugiase en una casa. El Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ha anunciado la apertura de una investigación. Por otra parte, un repentino corte de electricidad en La Paz ha alimentado las sospechas de que pudiera tratarse de un sabotaje de la radio pública Red Patria Nueva, que estaba transmitiendo los debates de la Constituyente desde Sucre.

El 25 de noviembre, y también en Sucre, la emisora católica educativa ACLO, cuyos programas se emiten en lengua quechua y están en parte producidos por las comunidades indígenas locales, se vio obligada a suspender la programación tras recibir amenazas de estudiantes radicales de la oposición, algunos de ellos miembros de la Unión Juvenil Cruceñista, autora de varias agresiones y saqueos en medios públicos de comunicación. Los periodistas de ACLO Grover Alejandro Pilco, Franz García y Johnnatan Condori decidieron marcharse de la ciudad. El vicepresidente del Comité Cívico de la región de Chuquisaca, José Luis Gantier, acusó públicamente a la emisora de apoyar a los campesinos y a las poblaciones indígenas consideradas partidarias del gobierno, el presidente Evo Morales siendo víctima de ataques racistas, a causa de su ascendencia quechua y aymará.

En la noche del 26 de noviembre, en La Paz, los canales privados de televisión ATB, propiedad del grupo de prensa español Prisa, PAT y Unitel, perteneciente a unos empresarios de Santa Cruz, y las emisoras Radio Fides y Radio Panamericana, fueron asaltados por manifestantes progubernamentales, tras un mitin del presidente Evo Morales a favor de la reforma constitucional (ver la alerta del 28 de noviembre de 2007). El Viceministro de Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, intentó disuadir a los amotinados. "Condenamos los ataques a los medios de comunicación y reafirmamos nuestro respeto a la libertad de prensa" declaró el viceministro, al tiempo que lamentaba que algunos medios adopten una línea editorial que intenta "debilitar el proceso puesto en marcha por el gobierno". El 24 de noviembre, el presidente Evo Morales acusó a los propietarios de los medios de presionar a sus periodistas, para desacreditar a la Asamblea Constituyente.

Decenas de periodistas se manifestaron el 27 de noviembre en las calles de Sucre, en señal de protesta por las agresiones de la policía, y de grupos de militantes. El mismo día, en Sucre, se produjeron disparos contra el Canal 13, perteneciente a la Universidad estatal San Francisco Javier. Finalmente, RSF se ha enterado con tristeza de la muerte accidental de Lola Almodóvar, de la BBC, en una colisión en la carretera que une La Paz con Sucre. En el accidente resultó herido su colega Eduardo García, de Reuters.

Los incidentes de toda la semana se han saldado con la muerte de cuatro personas, tres civiles y un policía, y cientos de heridos. Mayoría y oposición siguen enfrentadas por la modalidad - mayoría simple o dos tercios - con que debe aprobarse la Ley fundamental, que se va a examinar artículo por artículo antes de ser sometida a referéndum. El mandato de la Asamblea Constituyente expira oficialmente el 14 de diciembre.

Último tweet:

Tanzanian media orgs, bloggers and HR watchdogs taking legal action against govt requirement to register online pla… https://t.co/erfoH9QsCV