REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Más casos de agresiones contra periodistas y medios de comunicación en conflicto interno

(IPYS/IFEX) - En una semana de violentos enfrentamientos registrados en los departamentos de Santa Cruz, Cobija, Tarija, y, con menor intensidad, en La Paz, protagonizados por grupos simpatizantes y opositores al gobierno del presidente Evo Morales, diferentes medios de comunicación y periodistas se convirtieron en blanco de ataques y agresiones.

El 9 de septiembre de 2008, unos doscientos jóvenes opositores al gobierno tomaron por asalto la estación de televisión estatal Canal 7 Televisión Boliviana, ubicada en Santa Cruz. La turba irrumpió en el edificio, destruyó equipos y mobiliario, sustrajo cámaras y documentos y golpeó a Mario Mamani, camarógrafo que se encontraba de turno resguardando las instalaciones. La justificación de los manifestantes para el ataque fue que el canal es utilizado por el gobierno para fines políticos.

Tras el asalto, las emisiones de Canal 7 desde Santa Cruz hacia el resto del país se interrumpieron indefinidamente. El jefe de prensa, Édgar López, responsabilizó de los ataques a la Unión Juvenil Cruceñista y al Comité Cívico pro Santa Cruz, gremios opositores al gobierno.

Ese mismo día, las instalaciones de la red Patria Nueva fueron atacadas por presuntos piquetes de opositores al gobierno que lanzaron un artefacto explosivo que incendió la puerta de ingreso a la emisora.

En declaraciones a diferentes medios, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, negó que su organización y los grupos afines fueran responsables de los ataques y señaló que, por el contrario, éstos fueron protagonizados por grupos vandálicos ajenos a estos gremios.

El 10 de septiembre, en San Ignacio de Velasco, una ciudad al noreste de Santa Cruz, el periodista Fernando Kenning denunció a la Asociación Nacional de Periodistas (ANP) que recibió amenazas de muerte de parte de los cívicos locales por cubrir la toma de instalaciones gubernamentales, protagonizada por estos grupos opositores a Morales.

El 11 de septiembre, la emisora Tropical del distrito Plan Tres Mil en Santa Cruz fue atacada por grupos ligados al partido de gobierno. En el ataque, el operador y locutor Carlos Barbery saltó desde el segundo piso del edificio al intentar huir de las agresiones. Al caer se fracturó la pierna derecha y fue hospitalizado.

Horas más tarde, la periodista de la red privada de televisión PAT, Vivian Abastoflor, y su camarógrafo, Jorge Alvis, fueron agredidos en la población Yapacaní de Santa Cruz por campesinos afines al gobierno mientras cubrían el conflicto.

Periodistas de las redes televisivas UNO y ATB también fueron agredidos con piedras y palos por comerciantes afines a Morales mientras cubrían actos vandálicos en el mercado popular Abasto de Santa Cruz.

El jefe de prensa de Radio y Televisión Sudamericana, Fernando Suárez, denunció a la ANP haber recibido amenazas anónimas anunciándole la toma de las sedes de sus medios por parte de grupos opositores al gobierno.

En la población de Camiri, al sur de Santa Cruz, las radios Milenium, Ñandutí y El Chaco dieron a conocer la suspensión de sus emisiones diarias ante amenazas de toma de instalaciones de parte del movimiento cívico local y por falta de garantías para sus transmisiones.

En Montero, ciudad también de Santa Cruz, la ANP confirmó que el periódico local "Nuevo Norte", la emisora afiliada a la red estatal Patria Nueva y la televisora local miembro de la también estatal Canal 7 Televisión Boliviana fueron obligados a suspender sus emisiones ante amenazas de muerte contra los periodistas y la toma de sus medios.

El "Nuevo Norte" consignó las declaraciones de Florencio Porco, responsable de la radio estatal en Montero, que denunció que grupos de choque ligados a la gobernación de Santa Cruz estaban armándose para la toma del medio.

El 10 de septiembre en La Paz, un grupo de periodistas de medios privados fue acosado por miembros del Comité Cívico Popular, afín al gobierno, acusándolo de tergiversar las noticias en contra de Morales y amenazándolo con quemar la sede de sus medios.

Luego, los agresores se dirigieron al edificio de la red televisiva Unitel y después a las sedes de los canales PAT y ATB para hacer vigilias frente a los medios. Un resguardo policial evitó actos de violencia.

Finalmente, una unidad móvil de la red de televisión Bolivisión que cubría esos hechos sufrió el destrozo de sus parabrisas. Los periodistas escaparon de la zona y grabaron los incidentes desde un lugar escondido.

Actualiza alertas sobre ataques recientes contra medios estatales por parte de opositores del gobierno nacional: http://www.ifex.org/en/content/view/full/97013

Último tweet:

Reprieve and Release for two Ugandan journalists. In separate incidents: Top Radio journalist Richard Kasule aka Ka… https://t.co/Qaml6ONUgo