REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Medios atacados en medio de huelga de policía

La ola de disturbios laborales que han estado sacudiendo a Bolivia durante meses dio un giro perturbador cuando la policía se amotinó para exigir una paga mayor y los periodistas en varias ciudades se volvieron el blanco de su ira, informa Reporteros sin Fronteras (RSF). La Asociación Nacional de la Prensa (ANP), con sede en La Paz, registró varios ataques contra el personal de medios de comunicación.

Helen San Román, una periodista para Patria Nueva, fue golpeada el 26 de junio en La Paz, según la ANP. Irene Tórrez, de la Red PAT, fue atacada mientras informaba sobre el conflicto policíaco en Oruro.

Un equipo que trabajaba para Televisión Boliviana tuvo que huir el 23 de junio cuando una multitud de manifestantes en Santa Cruz los acusó de "minimizar las demandas de la policía", informa RSF. En otros casos, miembros de la prensa fueron atacados por la policía que no creía que fueran periodistas. Por ejemplo, Miguel Zambrana, un periodista que trabajaba para la oficina de prensa del vicepresidente, fue golpeado de gravedad por policías vestidos de civil el 25 de junio en La Paz y acusado de ser un "infiltrado"; dice RSF. De manera similar, 15 camarógrafos y periodistas del canal de TV estatal en las ciudades de La Paz, Cobija, Trinidad y Santa Cruz de la Sierra fueron atacados después de ser confundidos con "espías", dice la ANP.

Los informes de emisoras locales de radio y TV sugieren que personas que no están vinculadas con los medios en algunos casos han infiltrado la prensa para grabar en video algunas de las confrontaciones. Aunque no es claro con qué fin se usarán esas grabaciones, la ANP expresó inquietud por este fenómeno y sus posibles repercusiones negativas para la prensa local.

Los policías, que ganan en promedio entre US$150 y US$200 al mes, han estado exigiendo salarios a la par con los de los soldados del mismo rango, informa la BBC. La violencia hizo erupción el 21 de junio en La Paz, y se propagó a otras ciudades importantes como Santa Cruz, Cochabamba y Oruro al día siguiente.

En un incidente que posiblemente haya estado relacionado con la huelga de policía, un ataque con dinamita destruyó el 26 de junio la antena de la estación de radio comunitaria Radioemisoras Bolivia con sede en Oruro y la obligó temporalmente a salir del aire, dicen la ANP y RSF. El gerente de estación Félix Condori declaró que habían recibido antes llamadas telefónicas amenazadoras que criticaban sus informes.

Esta fue la tercera estación local en ser blanco de un ataque con dinamita el mes pasado, según RSF, pero los ataques a las otras estaciones parecen haber estado relacionados con disputas por minería. En medio de los enfrentamientos actuales por la administración de una mina de estaño y zinc en la ciudad de Colquiri, Radio Vanguardia y Radio Cumbre fueron obligadas a suspender transmisiones después de ser atacadas con explosivos el 14 de junio.

Buscando poner fin al conflicto minero de una semana, el 26 de junio, el Gobierno anunció que finalmente había llegado a un acuerdo que satisface tanto a la empresa de minería estatal Comibol como a las cooperativas mineras independientes, anunció Reuters.

La administración de Evo Morales parece estar al borde de resolver la huelga de policía pero se sigue enfrentando a sucesivos episodios de disturbios. Mientras tanto, la ANP hizo un llamado a favor del diálogo, la restauración de la calma en el país y un fin a los ataques contra la libre expresión.

En un avance positivo, RSF saludó una iniciativa que está analizando el Parlamento, dirigida a crear un esquema de seguro para periodistas a los que se pida cubrir conflictos y descontento social, o en general eventos de alto riesgo. El proyecto de ley fue iniciado por la Federación de Trabajadores de Prensa de La Paz tras el asesinato de dos hermanos periodistas el 25 de febrero en la ciudad de El Alto, informa el Knight Center.

ADDITIONAL INFORMATION
Noticias afines en ifex.org


Último tweet:

Nepal: @FORUMFREEDOM report recorded a total of 230 media persons were affected directly with 66 incidents of press… https://t.co/jXM881HDp3