REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Una ola de intimidación judicial y física contra periodistas en Brasil

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) mostró su preocupación por amenazas e intimidación contra reporteros del diario EXTRA, de Río de Janeiro, al tiempo que repudió la condena por delitos de difamación y calumnia contra dos periodistas, de Bahía y São Paulo, hechos que representan un serio atentado contra la libertad de prensa.

El 9 de mayo del 2014, la reportera Flávia Junqueira, el fotógrafo Fabio Guimarães y el chofer Bruno Guerra, de EXTRA, estaban cubriendo una operación de la Policía Federal contra fraudes en el plan de salud de la Empresa de Correos y Telégrafos, cuando un individuo conocido como Janjão, sospechoso de estar implicado en la irregularidad mencionada, chocó contra su vehículo.

Para demostrar que el periódico no se mantendría en silencio frente a tales amenazas, el 13 de mayo fue publicado en portada el reportaje de la denuncia que venía siendo investigada desde el 2013, junto con las firmas de todos los periodistas de EXTRA y la frase: “El reportaje de Flávia Junqueira, amenazada por Janjão, está firmado por todos los profesionales del diario para recordar que la lucha contra la corrupción no es trabajo solitario de un reportero sino deber de todo periodista”.

Por otra parte, en una de esas decisiones judiciales que la SIP considera que “producen un efecto paralizante en la prensa”, el 28 de abril del 2014, el reportero Aguirre Talento fue condenado por el Tribunal de Bahia a seis meses de cárcel en régimen abierto, convertidos en tiempo de servicio comunitario, y una multa. Talento fue acusado de difamar al empresario Humberto Sobrinho Riella en una nota sobre delitos ambientales publicada en el 2010 mientras trabajaba en el periódico A Tarde.

El 12 de mayo del 2014 el periodista Ricardo Boechat, de TV Bandeirantes, fue condenado por el Tribunal de São Paulo a seis meses y 16 días de prisión por difamación a causa de un comentario sobre el senador Roberto Requião. La condena fue convertida en trabajo social.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que las amenazas contra la vida de los periodistas, así como la intimidación judicial “buscan producir un efecto inhibitorio en la prensa, afectando directamente el derecho del público a ser informado”.

Paolillo, director del periódico Búsqueda de Uruguay, señaló que “lamentablemente en Brasil estos dos casos de difamación demuestran que sigue latente una industria creciente de acciones judiciales con el objetivo de silenciar e intimidar a la prensa”. Agregó que Brasil es uno de los pocos países reacios a despenalizar los delitos de difamación y calumnia, lo cual aleja al país sudamericano de las normas internacionales sobre libertad de prensa y de expresión.

Último tweet:

#Guatemala decree should protect disaster survivors, but will it be at the expense of free expression? https://t.co/ydGrN5DXkO @sip_oficial