REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Firme una petición a favor de la liberación de prisioneros políticos

Human Rights Watch le invita a firmar una petición que pide la liberación de más de 2,100 prisioneros políticos en Birmania. Entre ellos hay miembros de la oposición política, defensores de los derechos humanos, activistas laborales, artista, periodistas, blogueros en Internet, así como monjes y monjas budistas. Actualmente, hay 43 prisiones en que están detenidos activistas políticos y más de 50 campos de trabajo en se obliga a los prisioneros a realizar trabajos forzados. Uno de los principales prisioneros políticos es Zarganar, un famoso comediante encarcelado por 34 años por criticar la lenta respuesta de la junta al ciclón Nargis en 2008.

En junio pasado, Human Rights Watch trabajó con la agencia creativa JWT y lanzó "Tras las rejas en Birmania" en la terminal Gran Central de Nueva York, una instalación artística interactiva de un día que pedía la liberación de prisioneros políticos: "La instalación interactiva representa un complejo carcelario birmano en miniatura, y a medida que el espectador se acerca, se da cuenta de que la barras de la celda son bolígrafos. Los visitantes retiran los bolígrafos para firmar una petición que pide a los líderes de Birmania liberar a los prisioneros políticos del país". (Este año, JWT fue homenajeada con seis prestigiosos premios internacionales de publicidad por esta campaña de instalación artística.) La versión en línea de esta petición continúa.

Recientemente, el 16 de mayo, el presidente birmano Thein Sein declaró una "amnistía" para todos los prisioneros condenados, que conmuta las sentencias de muerte por cadena perpetua y reduce un año de las penas de cárcel. La decisión de la amnistía llegó poco después de que el enviado a Birmania del Secretario General de la ONU, Vijay Nambiar, visitó Birmania del 11 al 13 de mayo, e hizo hincapié en que los prisioneros políticos debían ser liberados. Pero la reducción de un año es un insulto a los prisioneros políticos como Zarganar, sentenciado a decenios de cárcel. De los 15,000 prisioneros liberados por que les faltaba menos de un año para terminar su pena, sólo 47 son prisioneros políticos. Algunas penas de cárcel superan los 100 años.

"El gesto del Gobierno será saldado por muchos prisioneros en Birmania, pero para los 2,100 prisioneros políticos que están purgando injustamente penas de hasta 65 años, la reducción de un año es una broma perversa", declaró Human Rights Watch. "Esta es una respuesta lastimosa a los llamados internacionales a favor de la liberación inmediata de todos los prisioneros políticos".

La semana pasada, informa la Campaña de EE.UU. para Birmania, siete prisioneras políticas comenzaron una huelga de hambre para protestar contra su detención ilegal y las y deplorables condiciones de prisión. Varias docenas más se unieron posteriormente a la protesta y se espera que más lo hagan también.

Firme la petición para liberar a los prisioneros políticos de Birmania.
ADDITIONAL INFORMATION

Último tweet:

#Indonesia Members of radical religious group attack journalist, bar media coverage via @AJI_JAKARTA @seapabkk https://t.co/Y5MA37HlGg