REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Medios independientes atacados

Las amenazas, intimidación y la acción legal del Gobierno camboyano han "blanqueado" los medios independientes en el país, dice Reporteros sin Fronteras (RSF) en un nuevo informe. Las restricciones a la libre expresión en el nuevo Código Penal reducirán gravemente la capacidad de los periodistas de informar de la corrupción dentro de la elite gobernantes y los abusos del sector privado.

El informe, titulado "Prime Minister, you promised that no more journalists would go to prison" (Primer Ministro, usted prometió que ya no irían más periodistas a la cárcel) se basa en los hallazgos de un delegado de RSF que fue a Camboya en diciembre pasado para evaluar la situación de la libertad de prensa y tratar de influir en las autoridades para despenalizar los delitos de prensa. RSF habló con el ministro de información, diplomáticos, redactores de periódicos, periodistas, políticos de la oposición y representantes de organizaciones de derechos humanos.

El precio del reportaje independiente disuade a muchos periodistas de hacer su trabajo. "Los funcionarios de alto rango no dudan en acudir a los tribunales para buscar venganza por artículos abiertos, lo que expone a sus críticos al riesgo de cuantiosas multas o sentencias de cárcel", dice RSF. En mayo de 2009, las 10 estaciones de televisión en el país fueron vinculadas al partido gobernante y sólo hubo cuatro estaciones de radio independientes o de oposición. Los periódicos de oposición están desapareciendo a medida que son afectados por demandas judiciales. Los periodistas de oposición nunca publican un artículo firmado debido a los arrestos y asesinatos de periodistas que han ocurrido. El Gobierno no otorgará licencias de radio o televisión a figuras de oposición o independientes.

El informe menciona las recientes revisiones al Código Penal y la falta de transparencia que rodea a las enmiendas. Aunque la ley de prensa de 1995 protege en cierto grado la libertad de prensa, dice además "la prensa no publicará informes que pudieran afectar la seguridad nacional o la estabilidad política". Estas palabras se pueden usar fácilmente contra periodistas. Los abogados del Gobierno burlan las salvaguardas de prensa al interponer acciones jurídicas de conformidad con el Código Penal. La difamación sigue siendo un delito.

Para leer el informe completo (en inglés):

Prime Minister, you promised that no more journalists would go to prison

Último tweet:

Warm congratulations to former Chilean president @mbachelet on her appointment as the next UN High Commissioner for… https://t.co/Y30E0EqOaf