REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Ofensiva contra grupos críticos confirma temores de sociedad civil sobre próxima ley de ONG

Phnom Penh, 18 de agosto: Miembros de la red Prey Lang participaron en una celebración
Phnom Penh, 18 de agosto: Miembros de la red Prey Lang participaron en una celebración "oración larga para Prey Lang", que se ve aquí, antes de ser detenidos e interrogados por las autoridades por repartir volantes sobre la deforestación

Prey Lang Network

Las organizaciones que critican un proyecto gubernamental de reconstruir un enlace ferroviario que podría desplazar a miles de familias fueron suspendidas o se les dijo que acataran la línea gubernamental, informa el Centro Camboyano para los Derechos Humanos (CCHR). Los críticos dicen que es un signo de lo que está por venir si se aprueba una polémica ley que busca regular los grupos no gubernamentales del país.

Foro de ONG, un grupo general coordinador de 88 organizaciones no gubernamentales (ONG) entre cuyos donantes están Christian Aid y Oxfam, confirmó que había recibido una "carta de advertencia" del ministro de Relaciones Exteriores debido a sus inquietudes en relación con las comunidades afectadas por un proyecto de rehabilitación ferroviaria que enlazaría Phnom Penh con Tailandia, que está financiado por el Banco de Desarrollo Asiático y AusAID. El Gobierno dijo que el grupo había hecho afirmaciones "falsas" e "injustas" sobre las muertes de dos niños reubicados por el ferrocarril.

En una reunión celebrada la semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores acusó a Foro de ONG y la organización internacional Bridges Across Borders de incitar a las familias de oponerse al proyecto. Se dijo a los grupos que "reajustaran su labor para poder trabajar estrechamente con el Gobierno", informa CCHR.

Las afirmaciones llegan después de que el gobierno suspendió al grupos de derechos sobre la tierra Sahmakum Teang Tnaut (STT), que había criticado los desalojos respaldados por el Gobierno a consecuencia del proyecto ferroviario. Según STT, se desplazará un número de hogares más alto de lo que se informa oficialmente y probablemente con indemnizaciones injustas.

Este mes, 130 grupos camboyanos, entre ellos el CCHR, emitieron una declaración conjunta que condena la suspensión y la calificó de arbitraria e ilegal.

Los grupos afirman que la suspensión es "un vistazo del futuro del control gubernamental sobre las asociaciones y organizaciones de la sociedad civil" con el proyecto de ley sobre asociaciones y ONG, que está a punto de ser aprobado.

La ley ha sido muy criticada por imponer inscripción en los movimientos de base y organizaciones comunitarias y por la falta de transparencia en el proceso de evaluación. Se ha dicho a STT que puede buscar una rehabilitación cuando la ley entre en vigor.

"Esta ley será un desastre para la libertad de expresión en Camboya. Por desgracia, es claro que esa es precisamente la intención de los más altos niveles del Gobierno, que no quieren enfrentarse a ninguna clase de crítica de parte de nadie", declaró Human Rights Watch al "Phnom Penh Post".

Human Rights Watch advirtió además que las decisiones del Gobierno tendrán un efecto amedrentador en los medios. "Las fuentes de información para los medios entre las asociaciones locales probablemente se agoten debido a que los funcionarios de esas asociaciones se preocuparán con razón de que el Gobierno podría cerrarlas de la noche a la mañana", dijo Human Rights Watch.

En otra señal de la intolerancia gubernamental en aumento, más de 100 activistas que trabajan para proteger el enorme bosque de Prey Lang en el noreste de Camboya fueron detenidas la semana pasada en la capital, Phnom Penh, por entregar volantes con la leyenda "salvemos a los bosques", informa el Centro Camboyano para los Derechos Humanos (CCHR). Las autoridades dijeron que los volantes podrían "alterar el orden social". Algunos activistas fueron detenidos para ser interrogados y "reeducados", informó el CCHR.

Los aldeanos que viven cerca del bosque, que abarca cuatro provincias, dicen que su medio de vida está siendo amenazado por la deforestación y las constantes concesiones gubernamentales a empresas caucheras privadas y otras empresas. Mantienen que el bosque es crucial para la preservación de la fauna y la flora silvestres que son sagradas para las comunidades indígenas.

Uno de los aldeanos, Svay Phoeun, dijo que importantes préstamos para el desarrollo de la ayuda exterior y los bancos internacionales podría estar impulsando algo de la destrucción del bosque.

"Una vez más vemos que la frase 'alteración del orden social' se usa para justificar el aplastamiento a la libertad de expresión", dijo el CCHR. "La amenaza real aquí es la capacidad de la elite de explotar los recursos naturales de Camboya. Y la amenaza real al orden social es la falta de respeto a la patria y el medio de vida de cientos de ciudadanos comunes y corrientes".

Los aldeanos enviaron luego una petición con unas 300 firmas a embajadas, el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo Asiático para pedir su intervención.

Último tweet:

18 years after the abduction and sexual assault of @jbedoyalima, we're still waiting for @IACHumanRights to decide… https://t.co/6uXGtixQjA