REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Yorm Bopha, activida del derecho a la tierra, Camboya

Yorm Bopha, quien se describe ella misma como una simple "ama de casa" convertida en activista, sigue impertérrita en su pasión para detener los desalojos del lago Boeung Kak y para que los residentes reclamen los derechos a sus tierras, a pesar de una temporada en la cárcel y amenazas constantes.

Yorm Bopha (L) le gesticula a sus seguidores durante una audiencia en la Corte Suprema en Phnom Penh, 27 de marzo 2013. REUTERS/Samrang Pring

En una entrevista para IFEX en el Día de la Mujer el 8 de marzo 2014, Yorm Bopha dijo:

... Quiero empujar a las mujeres camboyanas a decir la verdad. Porque si no hablamos, nadie sabrá sobre nuestros problemas y nadie podrá ayudarnos. El hecho de ser una persona que se expresa hace que me enfrente a una gran cantidad de riesgos, como ser asesinada o encarcelada, y otros riesgos también - pero estos no me desaniman.

El drenaje de un antiguo y pintoresco lago en Camboya y el desplazamiento forzoso de miles de residentes que viven a su orilla, ha llevado a la creación de un vigoroso movimiento de derechos a la tierra liderado principalmente por mujeres. Entre ellas se destaca Yorm Bopha, quien se describe ella misma como una simple "ama de casa" convertida en activista. Ella sigue impertérrita en su pasión para detener los desalojos y para que los residentes reclamen sus derechos a sus tierras, a pesar de una temporada en la cárcel y amenazas constantes.

El lago Boeung Kak era un gran humedal urbano en la capital de Camboya, Phnom Penh. Sus cafés y restaurantes ribereños que atraen turistas son una fuente de ingresos para los residentes locales. En 2007 llegó el anuncio de que el lago había sido vendido por US $80 millones a una empresa china que drenaría el mismo, llenándolo de arena, con planes de construir una zona residencial para la élite. Para el año 2010, el 90% del lago había sido llenado, y más de 3.000 residentes fueron desalojados y obligados a relocalizarse en las afueras de la ciudad. El impacto ambiental trajo riesgos de inundaciones, la desaparición de los peces y de las tierras agrícolas en los bancos del lago que habían sido una importante fuente de ingresos para la comunidad local.

Sin derecho a la tierra, los que vivían en el lago luchaban por mantenerse en sus casas y se vieron obligados a aceptar compensaciones inadecuadas. Inevitablemente, esto dio lugar a protestas y en mayo de 2012, 13 mujeres - de 25 a 72 años - fueron condenadas a 2 años y medio de prisión por su participación en las manifestaciones, después de un juicio que duró sólo tres horas. Al explicar por qué los manifestantes de Boeung Kak son principalmente mujeres, Yorm Bopha le dijo a la Women's News Network (Red de Noticias de la Mujer) en 2013: En primer lugar, los hombres pierden la cabeza demasiado rápido y como resultado pueden incitar a la violencia, y no queríamos violencia durante nuestras protestas. En segundo lugar, muchos hombres en nuestra comunidad trabajan para la policía o el ejército. Así que si participaban en las protestas, hubiesen muy posiblemente perdido sus empleos.

Indignados por lo que se conoció como los arrestos Boeung Kak 13, Yorm Bopha y su esposo, Lours Sakhorn, se convirtieron en el centro de la campaña para liberar a las mujeres. Fueron amenazados por la policía, los advirtieron de que estaban en una lista negra y que esperaran lo peor.

Las Boeung Kak 13 fueron liberadas un mes más tarde luego de una intensa campaña desde dentro y fuera de Camboya. Luego fue el turno de Yorm Bopha. Fue detenida en septiembre de 2012 y en diciembre, fue acusada de "violencia intencional con agravantes" contra dos taxistas que habían desafiado los manifestantes en una protesta. Fue condenada a tres años de prisión después de un juicio contencioso. Amnistía Internacional afirmó que no existían "pruebas en contra [de Yorm] y que los testimonios de los testigos eran inconsistentes", citándola como presa de conciencia. Sus partidarios señalaron que su visibilidad durante las protestas y su franqueza en los medios la convirtieron en un blanco. Una vez más, los activistas entraron en acción: realizaron protestas para su liberación y, como había ocurrido en otras manifestaciones, fueron recibidos con violencia. Lours Sakhorn estaba entre seis personas gravemente heridas fuera de la residencia del primer ministro en marzo de 2013. Perdió varios dientes y sufrió lesiones en las piernas. En noviembre de 2013, Yorm Bopha fue liberada bajo fianza.

La experiencia de Yorm Bopha no hizo nada para frenar su entusiasmo y se lanzó nuevamente en campaña. En enero de 2014, estaba entre cinco mujeres que fueron detenidas brevemente por protestar para la liberación de otro activista de derechos a la tierra de cara a una prohibición general contra todas las protestas.

En un video publicado en línea por la Federación Internacional de Derechos Humanos en diciembre de 2014, visualizado en el sitio Boeung Kak, Yorm Bopha le dice a los activistas de los derechos a la tierra de continuar la lucha de cara a las amenazas y a la vigilancia. Llama a los gobiernos y los donantes internacionales a exigir que Camboya respete los derechos humanos, y a la reparación para aquellos que perdieron sus tierras.

Última actualización: 2 noviembre 2015

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

10 university chancellors in Hong Kong are condemning abuse of free speech; they oppose HK independence from China… https://t.co/4jRDhu4k7j