REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodistas y manifestantes atacados y detenidos durante una maniobra policíaca masiva en el G20

Periodistas y manifestantes pacíficos fueron golpeados y arrestados en una ofensiva de seguridad durante las manifestaciones del G20.
Periodistas y manifestantes pacíficos fueron golpeados y arrestados en una ofensiva de seguridad durante las manifestaciones del G20.

André Paquin

Mientras miles de personas salían para manifestarse el fin de semana pasado en la cumbre del G20 celebrada en Toronto, Canadá, una importante ampliación de los poderes de la policía llevó a registros arbitrarios y arrestos masivos y numerosos periodistas golpeados y detenidos mientras intentaban hacer su trabajo. Según Periodistas Canadienses por la Libertad de Expresión (CJFE), la protesta pública legítima fue suprimida mediante el uso de la fuerza excesiva contra manifestantes pacíficos en zonas de libertad de palabra designadas.

Se erigieron enormes vallas de seguridad con antelación a la cumbre, que tuvo un costo de aproximadamente mil millones de dólares tan solo en seguridad. Pero las imágenes de video, fotografías e informes publicados trazaron un retrato de arrestos violentos y represión de la libre expresión en las calles de la ciudad alejadas de la valla de seguridad. Entre los muchos periodistas canadienses que fueron atacados, dos reporteros gráficos fueron arrestados y acusados, un productor de noticias de TV fue detenido, y otro periodista fue golpeado en la cara por un policía, mientras otros fueron golpeados con bastones. Un periodista de video fue derribado y golpeado por la policía. A muchos periodistas simplemente se les impidió cubrir las protestas.

El periodista independiente Jesse Rosenfeld, que trabaja para "The Guardian", fue golpeado en el estómago y derribado. Un policía le dijo que su pase del centro de medos alternativo no era "un pase de prensa legítimo". Rosenfeld contó a CBC News que dijo: "No me estoy resistiendo al arresto. Soy un periodista. ¿Por qué me golpea?"

"Todos los periodistas acreditados han sido sometidos a investigación por funcionarios de seguridad. No hay razón para hacer que los detengan o ataquen mientras hacen su trabajo", dijo CJFE. Limitarse a instar a las personas a poner quejas por el tratamiento de que son objetos es una respuesta inadecuada de las fuerzas de seguridad que son políticamente responsables. CJFE sigue reuniendo información sobre más periodistas detenidos y acosados mientras cubrían las protestas del G20.

De una cifra estimada de 10,000 manifestantes, unas cuantas docenas de manifestantes violentos causaron daños a tiendas y bancos del centro de la ciudad e incendiaron varias patrullas de policía; la mayor parte de los hechos ocurrió el 26 de junio. Los manifestantes quedaron consternados de que sus mensajes a los líderes del G20 se perdieron entre la cobertura de los actos de violencia de una pequeña minoría y por la ofensiva resultante de la policía que capturó en su red a muchos manifestantes legítimos y transeúntes inocentes.

El 27 de junio, transeúntes, periodistas y manifestantes pacíficos que participaban en una marcha en bicicleta fueron empujados rodeados por la policía antimotines, y luego arrestados, según un reportero del "Globe and Mail" atrapado en la detención. La policía también impidió que abandonaran la zona los ciudadanos que acertaban a pasar, que compraban víveres o que simplemente se detuvieron a mirar; la policía usó una táctica para atrapar gente en una importante intersección del centro de la ciudad durante horas un una violenta tormenta.

Amnistía Internacional Canadá dijo: "En las calles, los manifestantes se vieron frente a vallas altas, nuevas armas, vigilancia masiva y el impacto intimidante de la abrumadora presencia policiaca. Esto se combinó con la incertidumbre y la preocupación sobre las facultades poco claras de arresto, lo que creó una atmósfera en la cual incontables personas se sintieron incapaces o demasiado temerosas de ejercer sus derechos a la libertad de expresión y asamblea y participar en marchas y otras actividades". Para el final de la semana, cerca de 900 personas habían sido arrestadas; aunque casi todas han sido liberadas, dicen los informes noticiosos. Amnistía, la Asociación Canadiense de Libertades Civiles y varios políticos de la oposición estuvieron entre las muchas personas que pidieron una investigación de las detenciones y la ofensiva.

Entre los miles de manifestantes en Queen's Park el 26 de junio había personas de las comunidades etíope, somalí y vietnamita con un mensaje para los líderes de sus países de origen que asistían a la cumbre. Los etiopes y vietnamitas estaban protestando por el encarcelamiento de prisioneros políticos en sus países, entre otras infracciones a los derechos. Según la Red de Periodistas Libres de Vietnam (FJNV), más de 400 personas de la comunidad vietnamita-canadiense, algunas de las cuales habían viajado desde el otro extremo del país, llegaron para exponer la difícil situación de los periodistas, escritores, blogueros y promotores de la democracia vietnamitas arrestados.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Preventing journalists from doing their work, unlawful arrests and assaults condemned by HRNJ-Uganda. Full statemen… https://t.co/zGPxWXE6Tf