REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Contra la vigilancia masiva en los espacios públicos del "Sistema de televigilancia móvil"

Una foto de 360 grados de un hombre y su bicicleta en Santiago, Chile, el 9 de noviembre de 2018
Una foto de 360 grados de un hombre y su bicicleta en Santiago, Chile, el 9 de noviembre de 2018

MARTIN BERNETTI/AFP/Getty Images

Este artículo fue publicado originalmente en derechosdigitales.org el 2 de abril de 2019.

Las organizaciones e individuos firmantes expresamos nuestra preocupación y rechazo por las medidas de vigilancia pública anunciadas por el gobierno de Chile.

El martes 18 de marzo de 2019, el presidente Sebastián Piñera puso en marcha el "Sistema de televigilancia móvil" en la Región Metropolitana, enmarcado en el plan "Calle Segura" y que mediante aeronaves no tripuladas (también conocidas como drones) vigilará el espacio público con el fin de combatir la delincuencia. Se trata de ocho drones dotados de cámaras de alta definición, con tecnología de reconocimiento facial y capacidad de grabar y transmitir las imágenes en tiempo real. El monitoreo se hará desde las oficinas de la Intendencia y se planea su extensión a todo el país en 2020.

Esta nueva política nacional instaura una tecnología de vigilancia masiva en el espacio público, con un nivel de intrusión y movilidad nunca antes vista en Chile, y es la expresión de un Estado que busca un mayor control social, vulnerando el principio de inocencia de nuestro sistema penal al someter a la población a la constante mirada vigilante y omnipresente de la policía, facilitada por la tecnología. Este sistema viola derechos fundamentales en una sociedad libre y democrática, y representa un retroceso significativo del Estado chileno en materia de derechos humanos.

Al respecto, nos parece importante señalar que:

. El sistema es ilegal. No existe una habilitación legal expresa que autorice el reconocimiento de personas con fines de vigilancia[2] y tampoco existen anuncios de un proyecto de ley que lo habilite. Si para poner en funcionamiento los controles de identidad preventivos, el ejecutivo entiende que se requiere una habilitación legal expresa, por la limitación del ejercicio de garantías constitucionales que implican, del mismo modo debió prever que el desarrollo de una política basada en el despliegue de tecnologías de vigilancia altamente intrusiva necesita de un debate democrático previo en el Congreso, orientado a balancear la protección de los derechos fundamentales en juego. La falta de una legislación adecuada para la protección de datos personales y para la prevención de los abusos policiales -como los ocurridos en casos como Operación Huracán- agravan esta situación de ilegalidad y falta de mecanismos de control.

. El sistema es inconstitucional. Al mantener a la sociedad vigilada en el espacio público, sujeta al escrutinio y registro constante, el sistema amenaza los derechos a la vida privada y a la protección de datos personales (Art. 19 nº 4), a la inviolabilidad del hogar (Art. 19 nº 5), a la libertad de movimiento (Art. 19 nº 7), a la libertad de reunión pacífica (Art. 19 nº 13) y a la igual protección de la ley en el ejercicio de derechos (Art. 19 nº 3). Al no existir autorización constitucional ni legal expresa, ni control judicial alguno, se afecta inconstitucionalmente la esencia de tales derechos, contraviniendo lo prescrito en el Art. 19 nº 26.

. El sistema es ineficaz, ineficiente y propenso a errores. Incontables estudios, incluyendo la experiencia reciente en Chile,[4] dan cuenta de que el reconocimiento facial es altamente falible. Del mismo modo, no existe una correlación significativa entre el descenso de la criminalidad y la presencia de estos aparatos. Ni el sector oriente de Santiago ni la región de Antofagasta -donde, desde diciembre de 2018, ha operado el piloto de este programa- han mostrado cambios significativos en las tendencias de criminalidad.

. El sistema facilita abusos de la autoridad. Los sistemas de reconocimiento facial han facilitado la institucionalización de sesgos asociados a la clase social y el color de la piel[6], y refuerzan prejuicios sociales, manteniendo sistemas de persecución criminal discriminatorios y basados en la sospecha del otro. El plan inicial cubre comunas de nivel socioeconómico predominantemente medio y bajo, con lo que amenaza reforzar discriminaciones existentes sobre la población menos privilegiada y su estigmatización.

. El sistema carece de legitimidad. No existen estudios que avalen la necesidad ni la proporcionalidad de las medidas anunciadas. Tampoco existen estudios de impacto sobre derechos humanos que avalen las medidas, ni han existido mecanismos de participación pública en su formulación. La ausencia de autorización legal en la materia requiere de un debate democrático en el Congreso previo a la implementación de esta tecnología.

. El sistema carece de mecanismos de transparencia y rendición de cuentas. La autoridad no ha informado qué tecnología se usa para el reconocimiento facial, cuáles pruebas de errores se han realizado y cuáles han sido sus resultados, ni cómo se hará esa evaluación en el futuro. Tampoco ha anunciado qué medidas técnicas y organizativas se adoptarán para resguardar la seguridad de la información recogida por las aeronaves, ni qué resguardos existen en caso de abuso por quienes operen la tecnología. Un ejercicio de función pública sin transparencia y rendición de cuentas es inaceptable.

En síntesis, el sistema de videovigilancia es contrario a los derechos humanos. Además de ser contrario a la ley y a la Constitución, el sistema desconoce las obligaciones adquiridas por el Estado chileno en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Ignora las recomendaciones de los Relatores Especiales para la Libertad de Expresión y para la Privacidad de la Organización de las Naciones Unidas, como también las de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y las del Grupo de Trabajo de Protección de Datos de la Unión Europea (G29, Dictamen 3/2012) [7]. Incumple con principios de alto nivel y omite la opinión especializada sobre la materia.[8]


Recomendaciones

Las organizaciones e individuos firmantes instamos al gobierno de Chile a:

1. Detener el proceso de implementación de videovigilancia aérea mediante drones y poner fin al programa "Calle Segura" mientras no existan evaluaciones transparentes y abiertas, como también discusión pública sobre la necesidad, conveniencia y licitud de las medidas propuestas.

2. Ordenar la realización de análisis previos de impacto en derechos humanos de las propuestas sobre tecnología de vigilancia y seguridad pública, y evaluación periódica de sus resultados, en procedimientos transparentes, visados por expertos independientes.

3. Impulsar con urgencia la reforma a la normativa sobre protección de datos personales, incluyendo la formación de una autoridad pública de control, autónoma y con facultades amplias de fiscalización, intervención, interpretación y sanción, desde una perspectiva de protección de los derechos fundamentales. Del mismo modo, impulsar una reforma profunda a las instituciones policiales, que permitan un control democrático y la prevención de los múltiples abusos en el uso de tecnologías de vigilancia, para ceñirlas a los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad.

Suscriben:

Derechos Digitales · América Latina
Fundación Datos Protegidos
Amnistía Internacional – Chile
Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales
Ciudadanía Inteligente
Observatorio Ciudadano
Corporación Fundamental
Centro de Investigación y Defensa Sur (CIDSUR)
Libertades Públicas
Fundación ProAcceso
Fundación Todo Mejora
Corporación Humanas
Acoso.Online
Fundación Multitudes
Presidencia FECh
Coordinadora Feminista 8M
Colectivo Disonancia
Observatorio de Género y Equidad
Frente Feminista Región Metropolitana de RD
Colectiva Hartas Mujeres
Mujeres en el Medio
Foro Ciudadano
Vaginas Ilustradas
Stgoverde
Brigada de Propaganda Feminista
Domingo Lovera, abogado y académico UDP
Patricia Peña, académica, Coordinadora Diplomado en Comunicación Digital ICEI Universidad de Chile
Paz Becerra, abogada
Pablo Ortega Manosalva, abogado
Sebastián Saavedra Cea, abogado
Karina Riquelme Viveros, abogada
Natividad LLanquileo Pilquiman, abogada
Pamela Nahuelcheo Queupucura, abogada
Marlenne Becker Marín, trabajadora social
Cristopher Corvalán Rivera, abogado
Eduardo Painevilo Maldonado, abogado
Carolina Contreras Rivera, abogada
Luis Cordero, abogado y profesor de derecho administrativo – Universidad de Chile
María Jaraquemada, abogada
Mauricio Duce, abogado y académico UDP
Pedro Anguita, abogado
Tomás Jordán Díaz, abogado y académico Universidad Alberto Hurtado
Verónica Encina, abogada

¿Quieres adherir a la declaración? Firma acá

[1] "Presidente Piñera lanzó sistema de vigilancia con drones en la Región Metropolitana"

[2] Cordero Vega, L. (2015). Videovigilancia e intervervención administrativa: las cuestiones de legitimidad. Revista de Derecho Público, (70), pp. 359-376.

[3] Ley Nº 19.628 sobre protección de la vida privada, Art. 10.

[4] «[A]demás la PDI informó que entre mayo y junio pasado se realizaron pruebas al sistema, que concluyeron que el 90% de las identificaciones de rostro fueron falsos positivos (identificación de persona errónea)». "¿Dónde quedan las imágenes de reconocimiento facial de los malls?", Las Últimas Noticias, 14 de marzo de 2019, p. 10.

[5] "Subsecretaría de Prevención del Delito e Intendencia de Antofagasta implementan drones de vigilancia en la región"

[6] Propublica (2016). Machine Bias

[7] Opinion 3/2012 on developments in biometric technologies, Article 29 Data Protection Working Party

[8] "Propuesta de estándares legales para la vigilancia en Chile"

Último tweet:

Burma: Will the new parliamentary committee tasked with reviewing constitution guarantee the democratic rights to f… https://t.co/QwKfjGNQZK