REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Imponen a disidentes que publicaron artículos "subversivos" en línea penas de hasta 10 años de cárcel

Los funcionarios chinos impusieron una sentencia de cárcel de 10 años a Chen Xi, el segundo disidente en tres días en ser condenado por incitar a la subversión mediante artículos que publicó en línea, afirma Reporteros sin Fronteras (RSF). Otro organizador de campañas por la democracia, Chen Wei, fue sentenciado a nueve años por cargos semejantes, informa RSF además del Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ), el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI) y el Writers in Prison Committee (Comité de Escritores en Prisión, WiPC) de PEN Internacional. Estas son algunas de las sentencias más duras por incitar a la subversión desde que el premio Nobel Liu Xiaobo fue encarcelado por 11 años en la Navidad del año 2009, dicen los grupos.

En Guiyang, capital de la provincia de Guizhou, en el sureste del país, Chen Xi fue condenado por incitar a la subversión en 36 ensayos de naturaleza política que publicó en diversos sitios web, y también fue sentenciado a tres años sin derechos civiles tras su liberación, informa RSF.

Según informes de noticias, fue detenido el 29 de noviembre tras hacer campaña a favor de candidatos independientes para obtener escaños en las próximas elecciones del Congreso Popular local.

"El juez dijo que fue un delito importante que tuvo un impacto maligno", dijo su esposa, Zhang Qunxuan, a Reuters después del juicio. El juez dijo que Chen era un reincidente que se merecía una larga sentencia, agregó.

Chen, quien ha insistido en que es inocente, no apelará porque le parecía "sin sentido", informa RSF.

Según el "Guardian", Chen es un importante miembro fundador del foro de Derechos Humanos de Guizhou, que fue declarada oficialmente una organización ilegal. El "Guardian" dice que el extrabajador fabril fue encarcelado por primera vez en 1989 por apoyar protestas estudiantiles en la plaza Tiananmen, y ya ha cumplido un total de 13 años de cárcel por su activismo.

"Las autoridades chinas usaron una vez más el periodo de vacaciones para imponer una serie de sentencias especialmente severas a activistas prodemocráticos", afirmó RSF. "El cargo de 'subversión' es sólo un pretexto para silenciar a disidentes como Chen Xi y Chen Wei y alentar la autocensura".

Tanto Chen Xi como Chen Wei firmaron el Estatuto 08, que pide reformas políticas, y apoyaron el movimiento estudiantil de 1989, dice el "Guardian". Chen Wei fue sentenciado en Suining, provincia de Sichuan el 23 de diciembre, por incitar a la subversión en relación con cuatro ensayos en línea.

Chen Wei desapareció después de responder a una invitación a "tomar el té" con la policía local el 20 de febrero, durante una ofensiva contra los disidentes suscitada por llamados en línea a una "Revolución de Jazmín" en China, informa RSF. Veintenas de personas fueron arrestadas y detenidas durante el año pasado. A diferencia de los levantamientos populares en el Medio Oriente y África del Norte, en China los llamados han tenido poca respuesta y no han ocurrido protestas a gran escala.

Otros dos escritores residentes en Sichuan, Ran Yunfei y Ding Mao, fueron arrestados aproximadamente al mismo tiempo que Chen Wei por el mismo cargo, dice RSF, pero fueron liberados y puestos bajo supervisión residencial durante seis meses, agrega RSF. Según RSF, con 27 personas en la cárcel el 1 de diciembre, China es el tercer peor país del mundo en términos del número de periodistas encarcelados.

"Mientras la atención del mundo está pendiente de los levantamientos en África del Norte y el Medio Oriente, el Gobierno chino puede creer que se le presentó una oportunidad dorada de golpear duro a los activistas de derechos humanos y prodemocráticos chinos. La comunidad internacional no debe dejar que esto continúe", dijo la organización Defensores de los Derechos Humanos de China, con sede en Hong Kong, en el momento de los primeros arrestos.

El nerviosismo de China ante la crítica llevó recientemente a controles en línea más estrechos, dicen los informes noticiosos. El 1 de enero, Shanghai se convirtió en la última gran ciudad en ordenar a los usuarios de Twiter que se registraran con sus nombres reales al abrir cuentas, informó la Agencia de Noticias del Estado Xinhua. Twitter está prohibido en China, pero hay servicios locales semejantes, como Weibo y Sina Corp. Las nuevas reglas de registro se introdujeron por primera vez en Beijing el 16 de diciembre.

Último tweet:

Secuestran y golpean a periodistas en #Perú. Una situación que empieza irse de las manos en el país andino.… https://t.co/W9cucvHG6M