REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Emisoras en Arauca transmiten comunicado de las FARC tras amenazas, Vicepresidente Santos condena a periodistas

(FIP/IFEX) - Lo que sigue es un comunicado de la FIP, con fecha del 13 de agosto de 2007:

FIP hace llamado al gobierno colombiano a proteger a los periodistas amenazados por la guerrilla

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, condenó la nueva campaña de intimidación de la guerrilla de extrema izquierda en Colombia que amenaza con violencia a estaciones radiales que no transmitan su propaganda. La FIP reitera que el gobierno debe hacer más para proteger a los periodistas convertidos en objetivo por el grupo armado ilegal.

"Los periodistas enfrentan una violencia aterradora en Colombia, por lo tanto el gobierno debe concretar promesas sólidas para protegerlos", dijo el Secretario General de la FIP, Aidan White. "Mientras los medios de comunicación son intimidados por grupos armados para que transmitan mensajes políticos con amenazas a la seguridad de los empleados, la libertad de prensa no podrá existir. El gobierno debe intervenir urgentemente".
La semana pasada, tres emisoras en Arauca recibieron la orden de leer un panfleto del Frente X de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, organización armada ilegal, o de lo contrario, serían declarados objetivo militar.

La FIP, organización que representa a más de 600.000 periodistas en 115 países en el mundo, respalda a la Corporación de Periodistas de Arauca, COPAR, organización regional de periodistas, y a la organización nacional, la Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER, en su lucha contra esta intimidación.
"Hacemos un llamado al gobierno a ofrecer una verdadera protección a los periodistas que encaran esta amenaza armada", afirmó White. "A menudo, los periodistas quedan bajo presión de un bando u otro, pero jamás deben ser declarados objetivos militares".

La ley internacional reconoce el estatus de civil de los periodistas en zonas de conflicto armado, y la Resolución 1738 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, señala que los responsables de asesinar a periodistas en conflicto armado pueden ser juzgados por crímenes de guerra.

Las estaciones de radio araucanas que transmitieron el panfleto, advirtieron a su audiencia, de ante mano, la amenaza hecha por el grupo armado. Pero el director de la emisora Meridiano 70 dio a conocer su decisión de no reproducir el texto del panfleto y criticó su contenido. Dos colegas de Meridiano 70 han sido asesinados en los últimos cuatro años por su labor periodística. Otra estación, Sararé Estéreo, recibió llamadas telefónicas de un hombre que se identificó como vocero de las FARC y exigió la lectura completa del panfleto o la estación tendría que "atenerse a las consecuencias".
"De manera vehemente condenamos esta arremetida autoritaria de la guerrilla contra el libre ejercicio del periodismo", comentó Eduardo Márquez, Presidente de la Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER y Director del Centro de Solidaridad de la FIP en Colombia. "A los colegas de Arauca les decimos que no están solos: cuentan con el apoyo de nuestros más de 1.000 afiliados en todo el país y de los 600.000 colegas miembros de la Federación Internacional de Periodistas en el mundo", afirmó Márquez.

(La postura gubernamental ante los hechos ha decepcionado a la FECOPER y a la FIP.)

En declaraciones dadas al programa La Noche de RCN TV, el Vicepresidente de la República, Francisco Santos, aseguró que los periodistas que habían emitido el panfleto de las FARC habían incurrido en apología al delito. Y ante la replica del periodista de Sarare Esteréo, Emiro Goyeneche, sobre lo fácil que resulta hacer sindicaciones desde Bogotá, el alto funcionario le respondió que si no estaba dispuesto a enfrentar la amenaza terrorista, lo mejor era que dejara el periodismo.

Al respecto, se pronunció Eduardo Márquez, Presidente de la Federación Colombiana de Periodistas (FECOPER): "Al Vicepresidente quiero repetirle lo que dije en el mismo programa y no salió al aire: la razón de ser del Estado, en una sociedad democrática, es la de garantizar la vida, honra y bienes de los ciudadanos. Cuando el gobierno incumple con este mandato, deja a los periodistas expuestos a las presiones de los grupos armados ilegales. Ahora bien, con sus declaraciones, lo que hizo fue dejar a los colegas de Arauca entre la espada y la pared: de un lado los fusiles de las FARC y del otro, la justicia por una supuesta apología al delito. Señalar a colegas amenazados, es caer en la trampa de cortarle la cabeza al mensajero".

Finalmente, el dirigente de FECOLPER, comentó: "En la entrevista, el Vicepresidente también aseguró que enviaría funcionarios con poder de decisión. La promesa quedó convertida en una misión de segundo orden, encabezada por una funcionaria del Ministerio del Interior que no dudamos dará una respuesta positiva, pero una vez sean cumplidos los largos y desidiosos procedimientos extendidos en el particular tiempo de la burocracia. Como la situación es de emergencia, lo que pedimos es su presencia en Arauca, por la dignidad de su cargo y por su condición de periodista víctima de intolerantes, para que se tomen decisiones estructurales que permitan no solamente el ejercicio de la libertad de prensa, sino el ejercicio de los derechos ciudadanos amenazados por la proximidad de las elecciones".

FECOLPER representa a más de 1.000 periodistas en 18 departamentos.

La FIP representa a más de 600,000 periodistas in 115 países.

Último tweet:

Grandes plataformas de Internet son nuevos “gatekeepers” que amenazan la libertad de expresión con regulación priva… https://t.co/cVA9XQaWqz