REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

NUEVOS INFORMES AHONDAN EN RECIENTES INFRACCIONES A LA LIBERTAD DE PRENSA

En las últimas semanas, las autoridades colombianas han estado usando medidas legales para acallar a periodistas y medios noticiosos - o sus fuentes - que han estado hablando en su contra, dice un nuevo informe de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP). Éste es sólo uno de varios informes que destacan las recientes infracciones a la libertad de prensa en Colombia.

En el último mes, se ha citado a periodistas a comparecer en los tribunales para testificar acerca de los eventos que han cubierto, como el escándalo de la "parapolítica" que surgió tras acusaciones de que políticos cercanos al presidente Álvaro Uribe tienen vínculos estrechos con los paramilitares, dice la FLIP.

"Esta práctica no sólo inhibe la cobertura noticiosa de los periodistas; también infringe su derecho a proteger sus fuentes", dice la FLIP. En algunos casos, los periodistas fueron acusados de tener vínculos con grupos armados ilegales; la FLIP dice que es inquietante si se concretaron a usar a esos grupos como fuentes de información. Lea los ejemplos de casos específicos aquí: http://www.ifex.org/es/content/view/full/96531

Si los periodistas no están compareciendo como testigos, lo hacen como acusados: hubo un reciente aumento súbito de cargos penales contra periodistas por injuria. La semana pasada, el diputado Roy Barreras presentó un proyecto de ley que eliminaría las penas de cárcel en casos de difamación y calumnia. Pero ¿tiene algún caso usar sanciones penales para vigilar los abusos contra la libertad de información y proteger la reputación y privacidad de los ciudadanos? La FLIP y el Grupo Jurídico de Interés Público de la Universidad de los Andes (G-DIP) convocaron a un foro para analizar los pros y contras. Lea los argumentos que surgieron durante el debate en "Difamación y calumnia en Colombia: democracia, libertad de información y derecho penal", aquí: http://www.flip.org.co/veralerta.php?idAlerta=312 (sólo en español).

Las agresiones contra periodistas en los últimos meses se extienden a un grupo aún más marginalizado: los reporteros en las comunidades indígenas de Colombia, con frecuencia a manos de grupos armados ilegales y el Gobierno, dice la Asociación de Medios de Comunicación Indígenas de Colombia (AMCIC). Lo que es peor, estos ataques con frecuencia se pasan por alto debido a que no afectan a la prensa del grupo dominante. Lea más acerca de esos ataques aquí: http://www.onic.org.co/actualidad.shtml?x=34831 (sólo en español).

Finalmente, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la Asociación de Diarios Colombianos (ANDIARIOS) encargaron un estudio de las irregularidades en el caso del periodista Oscar Sierra, quien fue muerto en 2002. "Injusticia premiada" señala que el asesino de Sierra fue sentenciado a 19 años de cárcel y liberado después de sólo cinco.

"¿Qué está haciendo apenas 67 meses después, en la calle? ¿Cometiendo crímenes y asesinando otra vez?" preguntó la SIP a un grupo de funcionarios de los poderes judicial y legislativo en un debate el mes pasado. "Es un hecho perturbador... que nos obliga a preguntarnos cómo puede pasar esto y qué efectos tiene el sistema actual de premios legales y reducciones de sentencias".

Algunos de los jueces y legisladores acordaron trabajar en pos de reformas para combatir la impunidad después de revisar el estudio. Lea las recomendaciones de la SIP aquí: http://www.impunidad.com

(10 de septiembre de 2008)

Último tweet:

In India, Kashmiri photojournalist Masrat Zahra faces harassment, threats https://t.co/NYHsFlXRnR A photograph of h… https://t.co/iomPmkUGS6