REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

AUTORIDADES SUPRIMEN COBERTURA DE PROTESTAS INDÍGENAS

Al menos una persona fue muerta y más de 130 resultaron heridas durante protestas indígenas la semana pasada en varios departamentos de Colombia. Pero con numerosas infracciones a la libertad de prensa perpetradas, es difícil averiguar lo que está ocurriendo.

Los grupos de medios comunitarios indígenas del departamento del Cauca se quejaron recientemente de que varios de sus sitios web habían sido bloqueados y que una estación de radio comunitaria local había informado de sospechosas interrupciones de energía, en un momento en que las comunidades indígenas habían estado protestando para proteger sus derechos fundamentales, informa la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), miembro de IFEX en Colombia.

Miles de indígenas colombianos, principalmente del suroeste y del noroeste, se movilizaron la semana pasada con un plan de cinco puntos. Este plan pide el restablecimiento de sus derechos territoriales tal como lo estipula la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y protesta contra el acuerdo de libre comercio de Colombia con Estados Unidos, Canadá y la UE y la militarización creciente del país por parte del Gobierno y los paramilitares.

Como parte de las protestas, los grupos indígenas bloquearon varias carreteras la semana pasada, entre ellas la Carretera Panamericana, la principal ruta entre norte y sur del país, en al menos cuatro puntos entre la tercera ciudad más grande Colombia, Cali, y la ciudad de Popayán, 135 kilómetros al sur.

Pero encontraron una respuesta represiva. Se produjeron violentos enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad el 14 y 15 de octubre, cuando los oficiales intentaron reabrir la carretera y supuestamente dispararon contra la multitud y la atacaron con gases lacrimógenos y granadas de mano. Según la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), los enfrentamientos produjeron una muerte y más de 130 personas lesionadas, muchas de ellas de gravedad.

El mismo día, los sitios web de la Asociación de Consejos Indígenas del Norte de Cauca (ACIN) y el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), dos de las principales organizaciones que han estado movilizando mediante sus propios canales de medios, quedaron fuera de servicio, informa la FLIP.

El CRIC declaró a la FLIP que su sitio web estuvo fuera de servicio más de 12 horas hasta que el personal lo transfirió temporalmente a otro servidor. El CRIC dijo "Es una notable coincidencia que el sitio web dejó de funcionar exactamente al mismo tiempo que las manifestaciones". Los sitios web del CRIC y el ACIN habían estado fuera de servicio durante las manifestaciones.

Varias estaciones de radio sufrieron cortes de energía mientras difundían información sobre las protestas. La estación de radio La Libertad, con sede en el municipio de Totoró, dice que las interrupciones de energía son comunes en la zona. "Sin embargo, nos parece sospechoso porque esto ha ocurrido varias veces cuando estamos difundiendo este tipo de información", dijo La Libertad.

Las fuentes en el Cauca informaron la FLIP que creían que la obstrucción de empresas de medios independientes puede tener la intención de impedir la propagación de acusaciones de uso excesivo de la fuerza por parte de fuerzas de seguridad durante las protestas.

Mientras tanto, los periodistas que han estado cubriendo las protestas han expresado inquietud por su seguridad. "Estamos en la línea de fuego", dijo un periodista a la FLIP.

Según Reporteros sin Fronteras (RSF), se ha detenido, interrogado y hasta expulsado a periodistas extranjeros por "tomar parte en actividades políticas". Julien Dubois, un periodista francés que planeaba documentar las protestas en Valle del Cauca, fue detenido el 13 de octubre, expulsado al día siguiente y se le prohibió entrar a Colombia durante los próximos cinco años.

Colombia tiene una larga tradición de proyectos de medios comunitarios basados en ciudadanos que presentan de manera constante una narración alternativa de la de los medios corporativos. Están vinculados a una amplia red de medios nacionales alternativos (como Indymedia-Colombia y SICO, entre otros). Pero como concluyó el reciente Congreso Mundial de PEN Internacional en Bogotá, rara vez se escuchan sus perspectivas en los canales principales, que con frecuencia permiten a las autoridades oficiales expresarse sin filtro.

Los medios masivos de comunicación se han estado haciendo eco de la perspectiva del Gobierno: que las protestas están infiltradas por "fuerzas desestabilizadoras", las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los manifestantes negaron las acusaciones.

"El Gobierno de (Álvaro) Uribe sigue estableciendo un vínculo sin demostrar en un intento de evitar el diálogo con las comunidades. Este hecho no ha aparecido en la cobertura, lo que deja al público en un estado permanente de desinformación"; dijo Mario A. Murillo, un respetado profesor de la Universidad de Hofstra en Nueva York, quien ha estado documentando las protestas en su blog en Colombia.

"Las afirmaciones gubernamentales... casi se han vuelto cosa sabida en los últimos días debido a la capacidad de la administración de Uribe para establecer el orden del día, presentar sus argumentos a periodistas nacionales con indignación y autoridad, y presentarse como víctima una vez más", dijo.

En algunos aspectos, los grupos indígenas han desafiado las probabilidades y han tenido éxito para obtener apoyo en el ámbito internacional y hacer que otros grupos de derechos humanos se dieran cuenta. Una carta abierta que exige que una misión internacional visite Colombia, dirigida al primer ministro canadiense Stephen Harper, ya ha obtenido más de 150 firmas, entre ellas algunas de los grupos indígenas de Canadá.

Mientras tanto, al menos 12,000 pueblos indígenas iniciaron una marcha de La María, Cauca, a Cali el 21 de octubre para seguir presionando al presidente Uribe a que atienda sus inquietudes. Prometieron seguir marchando a Bogotá si no se presenta. A pesar de las conversaciones durante el fin de semana con tres ministros y la promesa de Uribe de comprar tierra para los pueblos indígenas, no se ha llegado a un trato entre ellos y el Gobierno.

La Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH) recuerda que las manifestaciones ocurren dentro de un contexto general de infracciones graves, sistemáticas y repetidas a los derechos de los pueblos indígenas en Colombia. Según la FIDH, durante el mes pasado, 29 indígenas murieron en el país y en los últimos seis años más de 1,240 indígenas han sido asesinados y al menos 53,885 desplazados.

Visite estos vínculos:
- FLIP: http://www.ifex.org/es/content/view/full/97746
- RSF: http://www.ifex.org/es/content/view/full/97758
- PEN Internacional: http://tinyurl.com/5ourg7
- Blog de Mario A. Murillo, con "Representaciones en los medios de las movilizaciones populares pasan por alto el mensaje del movimiento". http://mamaradio.blogspot.com
- Declaración del presidente Uribe (15 de octubre): http://tinyurl.com/6czykk
- FIDH: http://tinyurl.com/6ojjsd
- ACIN: http://nasaacin.org
- CRIC: http://www.cric-colombia.org/
- ONIC: http://www.onic.org.co/
- Indymedia-Colombia: http://colombia.indymedia.org/
(Foto: Manifestantes que bloqueaban la Carretera Panamericana la semana se enfrentaron con fuerzas de seguridad. Luz Edith Cometa/nasaacin.org)

(22 de octubre de 2008)

Último tweet:

Nepal: @FORUMFREEDOM is alarmed by "discriminatory state behavior towards Nepali journalists which was manifested w… https://t.co/k826qK59zS