REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodista asesinado en zona asolada por violencia

El periodista independiente Luis Eduardo Gómez, quien era además un testigo para una investigación de vínculos entre políticos y paramilitares, fue baleado la semana pasada en Arboletes, Antioquia, en el noroeste de Colombia, informan la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y otros miembros de IFEX. Es el primer periodista muerto en Colombia este año, señala el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI).

Gómez, de 70 años, quien recientemente escribía noticias sobre turismo y medio ambiente para los periódicos "El Heraldo de Urabá" y "Urabá al Día", fue asesinado el 30 de junio por dos pistoleros que le dispararon desde una motocicleta mientras se dirigía a su casa con su esposa, informa el IPI. Según la FLIP, no había informado de haber recibido amenazas.

El hijo de Gómez, con quien había trabajado en el campo del periodismo, fue muerto hace dos años en circunstancias que las autoridades no han aclarado, pero puede haber sido a manos de los paramilitares, dice el IPI. El periodista había estado investigando el asesinato de su hijo y el manejo de recursos locales, fijo a la FLIP un periodista local que desea permanecer en el anonimato.

Fue el segundo testigo en el caso de "parapolítica" muerto en 72 horas, y el cuarto desde noviembre de 2010, afirma el IPI. Tres días antes, el líder comunista José Vicente Botero, quien además participó en la investigación y había recibido amenazas de miembros de un grupo paramilitar, fue asesinado.

Según el IPI, en el funeral de Botero, Gómez declaró que su muerte fue el resultado de una alianza para delinquir entre políticos y paramilitares en la región. Los habitantes de Arboletes creen que esas palabras fueron la sentencia de muerte de Gómez.

Los grupos paramilitares de la región que se niegan a desmovilizarse han formado bandas de delincuentes que siguen operando, dice la FLIP.

Debido a ellos, la autocensura es omnipresente en la región. "Esas bandas no acatan las órdenes de nadie; hacen lo que les place. Matarán si se hace pública información que no les gusta. Es difícil algo tan sencillo como grabar una entrevista. Nadie quiere hablar porque todos tienen miedo. Tenemos que vigilar lo que decimos", dijo a la FLIP un periodista que solicitó el anonimato.

Según la FLIP, 55 periodistas colombianos han sido víctimas de amenazas en la primera mitad de 2011, mientras 57 ocurrieron en todo 2010.

El último Índice de Impunidad del Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) muestra que en los últimos cuatro años, Colombia está mejorando sus antecedentes, a medida que la violencia contra la prensa ha disminuido y las autoridades han tenido algo de éxito en perseguir ea los asesinos de periodistas.

Colombia "no debe permitir que este nuevo asesinato haga retroceder su avance", dijo el CPJ.

ADDITIONAL INFORMATION
Noticias afines en ifex.org


Último tweet:

Facebook new fact-checking programme now has Africa Check to help stop the flow of fake and damaging content:… https://t.co/DXMkR7EXI0