REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodistas son retenidos durante dos horas en institución en Colombia

En horas de la tarde del miércoles, 28 de mayo de 2014, Diana Pérez, periodista de Caracol Televisión en Medellín, y el camarógrafo que la acompañaba, fueron detenidos durante más de dos horas por un numeroso grupo de estudiantes de la institución Politécnico Jaime Isaza Cadavid. El vocero de los estudiantes argumentó que la retención se realizó con la intención de verificar las imágenes que habían captado sus cámaras al interior de la institución. Estas funciones de “verificación” son ilegales y atentan contra la libertad de prensa.

Los periodistas se encontraban cubriendo las protestas que empezaron en la sede central del Politécnico, después de que los estudiantes se enteraran sobre el aumento de las matrículas. La FLIP conoció que el camarógrafo ingresó a la institución y posteriormente fue retenido por los estudiantes. Luego, Diana Pérez ingresó para identificarse como prensa y también fue retenida. Los manifestantes exigieron ver las imágenes y finalmente se quedaron con el disco que las contenía.

Las protestas o manifestaciones públicas son situaciones de interés noticioso. Las personas que participan de una protesta se exponen a que lo que suceda al interior de la misma pueda ser registrado. La posibilidad de que la prensa cubra estos escenarios permite que la sociedad pueda conocer las razones de la manifestación y los actores llamados a atenderla.

Después de haber sido agredidos verbalmente y bajo un clima de tensión, los periodistas fueron liberados gracias a la mediación de la Personería de Medellín, alertada por las directivas de la institución y de funcionarios de derechos humanos de la Secretaría de Gobierno que acompañaban las protestas desde el mediodía.

Lo sucedido es un capítulo más sobre las dificultades que afronta la prensa a la hora de cubrir manifestaciones sociales en Colombia. Durante 2013 la FLIP registró 11 violaciones a la libertad de prensa atribuibles a manifestantes. La detención a la que fueron sometidos los comunicadores tiene como consecuencia la censura, además de la pérdida de material periodístico.

Esta situación guarda elementos comunes con otra protesta registrada en enero de 2014 en el municipio de San Pedro, Sucre, donde también se perdió información registrada y en la cual “después de insistir reiteradamente que les devolvieran la cámara de video, (…) los agentes de la Policía les devolvieran los equipos, pero la información que habían grabado la habían eliminado”, sumándole el hecho de que en ésta oportunidad el disco que contenía la información no ha vuelto a manos de los periodistas.

En cuanto a la retención también se puede recordar lo sucedido en Medellín con el fotógrafo Esteban Vanegas, arrestado de manera irregular y arbitraria el pasado primero de mayo, cuando cubría manifestaciones en la capital antioqueña.

La institución educativa rechazó estos hechos y suspendió las actividades del día jueves en su sede central.

La FLIP rechaza la detención y hace un llamado a las autoridades para iniciar la investigación correspondiente y sancionar a los responsables, también invita a la comunidad estudiantil a reflexionar sobre estas actuaciones que atentan contra el derecho a la información. Es grave cuando es la misma sociedad civil la que limita las posibilidades de que sus problemáticas sean visibilizadas, además de constituir una grave violación a la libertad de prensa. Como producto de dicha reflexión, un gesto democrático es la devolución de material periodístico.

Último tweet:

#AsiaPacific Nov r/up: military abuses suppressed, women journos speak #Burma https://t.co/jHhB89G5zE @seapabkk @article19org @MizzimaNews