REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Amenazan de nuevo al fotógrafo franco-colombiano

El fotógrafo independiente y defensor de los derechos de los pueblos indígenas, Juan Pablo Gutiérrez, es víctima de amenazas de muerte desde hace dos semanas. El periodista no puede regresar a su domicilio y aún espera una respuesta de las autoridades, a las que solicitó protección.

“En Colombia o donde sea le queda poco tiempo”, decía el mensaje que el grupo paramilitar las Águilas Negras le envió al fotógrafo independiente Juan Pablo Gutiérrez el 14 de agosto de 2014. Los autores de esta amenaza son probablemente los mismos que intimidaron al fotógrafo en septiembre de 2011 debido a los reportajes que había realizado con el fin de dar a conocer a la opinión pública la suerte de los Nukak, comunidad indígena del sudeste de la amazonía colombiana. Ahora el grupo paramilitar lo acusa de no haber respetado sus exigencias, en particular la de abandonar definitivamente el país y la de dejar de trabajar con los pueblos indígenas.

El fotógrafo, quien es delegado internacional de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), actualmente desarrolla en el país proyectos de documentación y campañas fotográficas sobre las comunidades étnicas amenazadas. Asimismo, colabora en las campañas fotográficas de Amnistía Internacional (en Colombia y en Francia).

Para el 2013, luego del atentado con arma de fuego del que fue víctima el fotógrafo, la Onic pidió su inclusión en el programa de protección a la Unidad Nacional de Protección (UNP), organismo gubernamental encargado de la seguridad de las personas amenazadas debido a su profesión (periodistas, defensores de los derechos humanos, abogados, y otros). Carmen Rosa Ariza, abogada Indígena de la Onic, cree que el caso fue remitido al comité de comunicadores pero nunca tuvo información oficial al respecto y desde entonces no se mencionó el caso en ninguno de los Comités de evaluación de riesgo y recomendaciones (Cerrem). Asimismo, dice la abogada, nunca fue notificado algún resultado del estudio de riesgo ni a ella ni al fotógrafo.

Tras las amenazas que recibió el 14 de agosto pasado, Juan Pablo Gutiérrez recurrió de nuevo a la UNP. La abogada sabe que en este momento el caso del fotógrafo fue remitido como "trámite de emergencia", es decir que no pasa por el Comité sino directamente por el director del Programa. El fotógrafo comenta que si la UNP le garantiza la seguridad, él continuará trabajando en Colombia como lo hacen la mayoría de los líderes consejeros de la ONIC, con esquemas protección.

“Reporteros sin Fronteras exhorta a las autoridades colombianas, en particular a la UNP, a tomar en serio las amenazas a la vida de Juan Pablo Gutiérrez y a actuar de forma urgente para garantizar su seguridad”, señaló Camille Soulier, responsable del Despacho Américas de la organización.

Los grupos paramilitares siguen siendo la principal fuente de peligro para los periodistas y los defensores de los derechos humanos en el país. El fracaso del proceso de desmovilización de estos grupos armados queda más que demostrado: estos aún emprenden fuertes campañas de represalia contra los periodistas. Las Águilas Negras fueron las responsables de verdaderas campañas de terror contra la prensa local en 2006 y 2007. Más recientemente, en marzo de 2011, el grupo paramilitar difundió una lista con los nombres de cinco periodistas a los que prometió asesinar.

Colombia se encuentra en el lugar 126, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras publicada el 12 de febrero pasado.

Último tweet:

When it comes to defending your right to free expression, these are some of the change-makers from around the world… https://t.co/DbRYKnwIXz