REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

El Estado colombiano es condenado por la muerte en 2002 del periodista Efraín Varela

Este artículo fue publicado originalmente en flip.org.co el 17 de diciembre de 2015.

El pasado 23 de noviembre quedó en firme un fallo del Consejo Estado, en el cual se responsabiliza y se condena al Estado colombiano por el asesinato del periodista Efraín Varela, ocurrido el 28 de junio de 2002, en la ciudad de Arauca. La Fundación para la Libertad de Prensa celebra esta decisión judicial que, de un lado, es ejemplar en la condena de actuaciones estatales que atentan contra la libertad de expresión y, del otro, repara a las víctimas directas.

El Consejo de Estado reconoció que existió complicidad de miembros de la Brigada XVIII del Ejército Nacional, en la medida en que facilitaron el accionar violento del Bloque Vencedores de las AUC en contra del periodista. El tribunal señaló lo siguiente: “en la época y lugar de los hechos se presentaron hechos de la más alta gravedad, en los que miembros de las fuerzas regulares del Estado se aliaron con grupos al margen de la ley, paramilitares, para permitir y coadyuvar la actividad de estos últimos. Así ocurrió en el crimen del periodista Varela Noriega, cuya ejecución fue facilitada y consentida por miembros del Ejército Nacional”.

La decisión se tomó después de que dentro del proceso se hubieran tenido en cuenta las declaraciones de Andrés Darío Cervantes Montoya, alias “El Chichi”, paramilitar que fue autor material del homicidio y que hoy se encuentra condenado penalmente por el hecho. Cervantes Montoya declaró que la orden del asesinato la dio Félix Bata, alias “Tolima”, con pleno consentimiento de Miguel Ángel Mejía Múnera, alias “El Mellizo”, jefe máximo del Bloque Vencedores.

Frente al Ejército, el autor material declaró que un coronel de apellido Ortiz fue quien ordenó el levantamiento del retén militar que se encontraba en la misma carretera donde minutos después el periodista fue bajado de su automóvil por Félix Bata y sus hombres. Esta versión fue corroborada por las versiones de otros miembros del Ejército que estaban en el retén y que recibieron la orden de retirarse de allí.

“(…) se probó con suficiencia que existió en este caso particular una verdadera y aberrante falla del servicio a cargo del Ejército Nacional, que permite imputarle responsabilidad a la administración en la muerte del mencionado ciudadano”, fue lo que interpretó el Consejo de Estado de la actuación de los militares.

El alto tribunal corroboró que la labor periodística de Varela en la emisora Meridiano 70, especialmente la información que publicaba en su programa, fue la causa determinante para que paramilitares y militares se unieran para buscar su muerte. “(…) esas denuncias públicas sirvieron de móvil a la animadversión de la fuerza pública hacia el comunicador y determinaron la acción que se les reprocha, tendiente a afectar su libertad de expresión y su derecho a la vida”.

Además de las condenas económicas, el Estado fue obligado, a manera de reparación, a publicar en diferentes medios de comunicación un reconocimiento público de su responsabilidad en los hechos. Por otra parte, para procurar la no repetición, se obligó al Ejército a que publique la sentencia en sus páginas web, por un mes, con una exhortación a sus miembros para impedir cualquier acto de tolerancia con grupos armados.

Tras la pista de los autores intelectuales.

Por la muerte de Efraín Varela solo ha sido condenado Andrés Darío Cervantes, alias “El Chichi”, como autor material. Como ha sido la generalidad frente a la muerte de otros periodistas, en este caso no se tienen condenas contra las personas que determinaron el homicidio. Únicamente Miguel Ángel Mejía Múnera reconoció su responsabilidad por línea de mando frente al asesinato. Lo hizo en el marco de sus versiones libres en Justicia y Paz.

En esta decisión del Consejo de Estado se tuvo en cuenta la versión de Andrés Darío Cervantes Montoya en la que enfatizó en la responsabilidad de Félix Bata, alias “Tolima”, quien para entonces, según información de policía judicial, se desempeñaba como guardaespaldas del ex-gobernador Julio Acosta Bernal. Cervantes Montoya incluso aseguró que había presenciado una conversación en la que Acosta Bernal le decía a “Tolima” que gestionaría el levantamiento de un retén ante el coronel Ortiz, llegado el momento del operativo contra Efraín Varela. En efecto, según el mismo Cervantes, el día del asesinato del periodista los retenes fueron levantados con la colaboración de Acosta Bernal y el coronel en mención, quien no ha sido plenamente identificado.

La Fundación para Libertad de Prensa considera que esta sentencia sienta unas bases probatorias que pueden ser retomadas por las autoridades judiciales encargadas de investigar penalmente a las personas que decidieron la muerte de Efraín Varela y aún no han sido vinculadas.

El periodista.

Efraín Alberto Varela Noriega era dueño de la emisora Meridiano 70 y director del noticiero Actualidad Informativa y del programa "Hablemos de política con Varela". Fue asesinado alrededor de las 5 p.m., el viernes 28 de junio de 2002 a las afueras de la ciudad de Arauca.

Salió en automóvil de un evento en la Universidad Nacional, sede de Arauca, en compañía de otras tres personas. En el km 5 de la carretera que comunica a Arauca con Caño Limón, un carro los interceptó y de este se bajaron paramilitares vestidos de civil y armados. Lo bajaron a la fuerza, lo montaron al vehículo en el que venían y más adelante lo asesinaron con disparos de fusil.

Los programas de Varela se caracterizaban por sus denuncias de corrupción y, sobre todo, por sus reclamos ante las violaciones de derechos que cometían los actores armados, entre ellos el Ejército Nacional.

Último tweet:

Poursuivi par des responsables politiques serbes, un journaliste écope de 27 mois de prison https://t.co/zQU9QqvbZ8… https://t.co/zGHnIEZEvc