REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Existen irregularidades en el mecanismo de protección de los periodistas en Colombia

Periodista Javier Osuna
Periodista Javier Osuna

Wikimedia Commons

Este artículo fue publicado originalmente en rsf.org el 11 de mayo de 2016.

Reporteros sin Fronteras señala que se han registrado diversas anomalías en la Unidad Nacional de Protección (UNP), organismo que debería proteger a los periodistas, y ofrece su apoyo al periodista Javier Osuna, quien desde hace varios años padece escuchas telefónicas, así como incesantes actos de intimidación.

En los últimos cinco meses el periodista independiente Javier Osuna ha sido víctima de robo de información y de irrupción en su oficina, así como de amenazas proferidas por hombres que circulaban en motocicleta cuando él se desplazaba en su auto. Esto, pese a que desde agosto de 2014 cuenta con un dispositivo de protección de la UNP, que fue reforzado a inicios de 2015, después de que desconocidos ingresaron a su casa e incendiaron sus ordenadores.

Ante estos hechos, surgen dudas respecto a la eficacia y, sobre todo, la integridad de este mecanismo nacional de protección.

Tras los últimos acontecimientos, Osuna intentó cambiar de escolta y propuso a un reemplazante, pues sospechaba que había una relación directa entre las agresiones que había sufrido, su investigación sobre grupos paramilitares y el personal asignado por la UNP. Así, Osuna pidió a la UNP, con toda discreción, que le explicaran cómo funcionaba el proceso para nombrar al personal en la Unidad Nacional de Protección. De manera ilegal, su escolta tuvo conocimiento de la solicitud y de la respuesta negativa de la UNP, que consideró que la persona propuesta por Osuna "no cumplía con los requisitos". La UNP no dio más explicaciones sobre su proceso de designación de personal.

El 2 de mayo uno de los escoltas del periodista recibió llamadas intimidantes en su línea telefónica privada y casi simultáneamente recibió un correo electrónico citándolo a un juzgado inexistente y el documento anexo contenía un virus informático en un horario en el que tendría que dejar solo a Osuna en una diligencia con la UNP.

"Estas irregularidades observadas en el organismo que debería proteger a los periodistas en peligro son muy preocupantes", señaló Emmanuel Colombié, responsable del Despacho Américas Latina de Reporteros sin Fronteras. "El caso de Javier Osuna ilustra las enormes dificultades que enfrentan los periodistas colombianos para investigar temas delicados y muestra el grado de corrupción que padece el país. Las autoridades colombianas tienen la responsabilidad de proteger a Javier Osuna y deben, con urgencia, reformar los mecanismos de la UNP y reforzar su transparencia", añadió.

En 2015, con ocasión de los 15 años de existencia del programa de protección a periodistas, Reporteros sin Fronteras, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) y la Federación Colombiana de periodistas (FECOLPER) emprendieron la campaña Periodismo en Riesgo para señalar las fallas del mecanismo y proponer una reforma del programa.

No es la primera vez que Javier Osuna denuncia el encarnizamiento del que es víctima. En septiembre de 2014 publicó una carta, difundida por RSF, en la que denunciaba las condiciones de trabajo de los periodistas de investigación y la poca valoración de la profesión de periodista en su país.

Colombia ocupa el lugar 134 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF.

ADDITIONAL INFORMATION
Qué están diciendo otros miembros de IFEX


Último tweet:

"Protest is telling the truth in public" IFEX at 25 https://t.co/MLAyTr4kae @deray @AcEcologica @hrw @davidakaye… https://t.co/P5bASK91kD