REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Miembros de IFEX condenan elecciones fraudulentas

Las urnas electorales de las casillas de Shubra se llevan a la estación de conteo
Las urnas electorales de las casillas de Shubra se llevan a la estación de conteo

Sarah Carr

Las elecciones parlamentarias de Egipto la semana no fueron libres, dicen la Egyptian Organization for Human Rights (Organización Egipcia por los Derechos Humanos, EOHR), la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) y Human Rights Watch; en ellas se proscribió o golpeó a oponentes pacíficos y periodistas, se robaron votos y se excluyó a monitores. Además el Gobierno no creó condiciones para unas elecciones libres y justas, dicen el Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS) y otros miembros de IFEX, y señalan los extendidos ataques contra los medios antes del día de las elecciones, el 28 de noviembre.

Según Human Rights Watch, que visitó 30 casillas de votación el día de las elecciones, a los representantes de candidatos de oposición y monitores independientes que se suponía que vigilarían la votación se les excluyó de casi todas las casillas de votación en el país, lo que permitió que los funcionarios rellenaran las urnas de boletas.

Por ejemplo, en la ciudad de Samanoud, en el delta, los policías impidieron que los votantes y representantes entrar a una casilla de votación sólo para mujeres. Cuando el abogado Mustafa Nashar explicó que era un representante para un candidato independiente, un funcionario lo golpeo en el hombro y dijo que no había elecciones ese día.

Los votantes que esperaban para ingresar en la casilla de votación entraron por la fuerza y Nashar afirma que vio algunas urnas transparentes que ya contenían varios cientos de boletas: una indicación de que la operación de rellenar urnas había comenzado temprano.

Mientras tanto, un abogado del proscrito grupo islámico Hermandad Musulmana informó a Human Rights Watch que las fuerzas de seguridad arrestaron a 186 miembros frente a las casillas de votación en Port Said, Ismailiya, Damietta, Beheira y Dakahliya.

La principal meta del Gobierno en las elecciones pareció ser derrotar a la Hermandad Musulmana. El grupo es el movimiento de oposición más grande de Egipto. En las elecciones de 2005 sacudió al gobierno al ganar un quinto de los escaños en el parlamento, lo que fue el mejor resultado de su historia.

La Coalición Egipcia para Monitorear Elecciones, una alianza de 123 organizaciones de derechos en todo Egipto, en la que participa la EOHR, fue testigo además de una multitud de infracciones el día de las elecciones. Por ejemplo, en Gharbiya las fuerzas de seguridad dispararon bombas de gas lacrimógeno para impedir a los votantes el acceso a la casilla de votación. Los detalles completos de las infracciones se darán a conocer en el sitio web de la EOHR en los próximos días.

Tampoco se perdonó a los periodistas. Policías de seguridad arrestaron y detuvieron brevemente a al menos 10 periodistas y acosaron y restringieron a docenes más. Adam Makary, de Al Yazira English, dijo a Human Rights Watch que los funcionarios de las casillas de votación le negaron el acceso a seis casillas que había visitado a pesar de que tenía los permisos requeridos.

"La evidencia sugiere que los funcionarios egipcios hicieron un esfuerzo concertado para impedir a los candidatos de oposición ejercer sus derechos durante la votación", especuló Human Rights Watch.

En el periodo previo a la votación, los miembros de IFEX señalaron que más de 1,000 activistas rodeados por fuerzas de seguridad y muchos se quejaron de haber sido maltratados. Los comentaristas de los medios de oposición fueron obligados a salir del aire, los canales de televisión fueron cerrados y se impusieron restricciones a los mensajes de texto. Mientras tanto, el Gobierno emitió declaraciones estridentes que rechazaban los llamados a observadores internacionales y limitó gravemente el acceso a los grupos de monitoreo nacionales.

ANHRI afirmó, "En un país privado de elecciones libres, donde siempre gobierna el mismo partido, donde ha prevalecido un estado de excepción más de 25 años, y donde se imponen las mismas políticas y procedimientos fracasados, no contribuiremos a engañar al público y malograr sus derechos a elegir, decidir, elegir y votar. Consideramos que los actuales eventos son una charada que no tiene nada que ver con las elecciones".

Según los informes noticiosos, la oposición de Egipto dice que el Gobierno trató de usar las elecciones para obtener un monopolio completo sobre el Parlamento e impedir el disenso antes de las más importantes elecciones presidenciales el próximo año. No se sabe de cierto si el actual presidente Hosni Mubarak, que ha gobernado Egipto casi tres decenios, obtendrá otro periodo. Tiene 82 años y tiene graves problemas de salud.

En una declaración, la Suprema Comisión Electoral descartó los informes de violencia o irregularidades durante la votación y dijo que los pocos incidentes que cubrió "no socavan el proceso electoral como un todo".

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Philippines: Speak truth to power, keep power in check https://t.co/3JnxMnJ4WY "... the paramount duty of a free pr… https://t.co/hXI00qT2Bs