REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Miembros de IFEX denuncian ataque sin paralelo de Mubarak contra libre expresión

Un policía en ropa de civil corre para atacar a un periodista extranjero durante una manifestación en El Cairo el 28 de enero de 2011
Un policía en ropa de civil corre para atacar a un periodista extranjero durante una manifestación en El Cairo el 28 de enero de 2011

REUTERS/Goran Tomasevic

Todo comenzó con que Egipto cerró Twitter, el sitio web para compartir videos Bambuser y algunos periódicos en línea independientes. Luego le tocó el turno a casi todas las redes de Internet y telefonía celular del país. Para el 30 de enero, Egipto había cerrado las operaciones del canal de TV vía satélite catarí Al Yazira, y lo había culpado de alentar las manifestaciones inspiradas en Túnez en todo el país que han escalado hasta un llamado para poner fin a las tres décadas de gobierno del presidente Hosni Mubarak.

Las agresiones contra periodistas y el apagón sin precedentes de los servicios de Internet y telefonía celular por el gobierno aplastaron los derechos de libre expresión, asamblea y asociación y se deberán revertir inmediatamente, afirman el El Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS), la Egyptian Organization for Human Rights (Organización Egipcia por los Derechos Humanos, EOHR), la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) y un coro creciente de miembros de IFEX.

"Estas medidas han tenido el efecto de silenciar y suprimir el discurso de los manifestantes legítimos e interpusieron importantes obstáculos a muchos otros, tanto dentro como fuera del país, que desean tener acceso o compartir información sobre las manifestaciones y los abusos contra los derechos humanos que han ocurrido en este periodo. La censura total de Internet y las comunicaciones celulares en Egipto además busca a alentar a otros Gobiernos en la región y más allá para que emprendan acciones semejantes", se lee en una declaración conjunta de IFEX encabezada por ARTICLE 19 y firmada por más de 35 miembros hasta el momento.

El Gobierno egipcio desenchufó la web durante una semana de protestas públicas en aumento, que comenzó el 25 de enero después de que una campaña en Internet pidió un "Día de ira" nacional mediante manifestaciones contra el Gobierno.

Los manifestantes desafiaron el gas lacrimógeno, los cañones de agua y los toques de queda impuestos por el Gobierno para participar en manifestaciones masivas diarias en muchas ciudades importantes, como El Cairo, Alejandría, Suez e Ismailiya. Las manifestaciones han sido en su mayor parte pacíficas, pero se informa que cientos de personas han sido muertas en enfrentamientos con la policía.

Según informes noticiosos, los manifestantes desean que Mubarak renuncie después de 30 años en el poder. Afirman que están hartos de décadas de leyes de emergencia, pobreza, represión, elecciones arregladas, corrupción, alto desempleo y abusos policíacos descarados.

El anuncio del 1 de febrero de Mubarak de que abandonará el poder en las próximas elecciones en septiembre hizo poco para calmar a los manifestantes que esperaban una salida más inmediata. Mientras tanto, en El Cairo estallaron enfrentamientos entre manifestantes en pro y a favor del Gobierno.

Tanto los periodistas extranjeros como locales que han intentado cubrir las manifestaciones han sido detenidos por la fuerza y golpeados, informan los miembros de IFEX.

Los informes iniciales indican que Anderson Cooper de CNN, Jerome Boehm de la BBC y Lara Setrakian de ABC News fueron algunos de los periodistas atacados por partidarios de Mubarak el 2 de febrero, informa Reporteros sin Fronteras (RSF). Los equipos que trabajan para CNN, la BBC y Al Yazira se quejaron de ataques de policías en ropa de civil, que destruyeron sus equipos. Seis periodistas del servicio en inglés de Al Yazira fueron detenidos brevemente el 31 de enero, y su equipo y cintas fueron confiscados, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). A otros reporteros se les impidió entrar a Egipto.

Hoy (2 de febrero), los partidarios de Mubarak intentaron atacar Dar el Shorouk, una casa editorial con sede en El Cairo de la International Press Association (Asociación Internacional de Prensa, IPA). Fueron repelidos por guardias de seguridad, periodistas y vecinos que "corrieron a defender la casa editorial", afirma la IPA. "El Gobierno está usando maleantes para dar marcha atrás a las concesiones hechas ayer, y para restaurar el orden bajo el viejo régimen. Este es un ataque contra los derechos humanos de los ciudadanos egipcios", dijo Ibrahim El Moallem de Dar el Shorouk.

La gerente editorial del diario en línea Al Masry al-Youm en inglés, Lina Attallah, se encontraba cubriendo la protesta el 25 de enero en el centro de El Cairo cuando corrió por una calle lateral para alejarse de los cañones de agua que la policía estaba usando contra los manifestantes. Informó a Human Rights Watch que tres oficiales de policía uniformados la maltrataron y le arrebataron su teléfono y su BlackBerry. No fue sino hasta que otro periodista dijo a la policía que Lina era periodista que la dejaron ir.

El reportero del "Guardian" en El Cairo, Jack Shenker, fue atacado por policías en topa de civil mientras cubría la protesta en el centro el 25 de enero y fue lanzado a una vagoneta con otros manifestantes. Pudo dar un relato vívido de la represión policial contra los detenidos, que pudieron escapar después de dominar al guardia de la vagoneta. Escúchelo aquí (en inglés).


Casi no había conexión a Internet en Egipto, con más de 90 por ciento de las conexiones a Internet cerradas durante cinco días. Actualmente los servicios de Internet se restauraron parcialmente, aunque los sitios de redes sociales siguen estando en su mayor parte inaccesibles.

A pesar de la suspensión, los corresponsales de Al Yazira han estado informando las 24 horas, con secuencias en árabe y en inglés desde El Cairo, Suez y Alexandria desde que iniciaron los disturbios. En respuesta a los persistentes intentos de censura por parte del régimen, al menos siete estaciones de televisión en idioma árabe en toda la región (Al-Hiwar, Al-Jadeed, Al-Karama, Suheil, NBN, Adan, Al-Aqsa, OTV, Falastin Al-Youm, y Al-Haqiqa) están difundiendo contenido de Al Yazira, informa el CPJ. Desde el 2 de febrero, Al Yazira está transmitiendo otra vez en las redes egipcias. Mientras tanto, los canales estatales transmitían programas musicales, de variedades y de cocina, e informaban poco de las manifestaciones en las calles, afirma el CPJ.

Según el periódico "Guardian", la suspensión de Al Yazira demostró que las "facultades represivas del Gobierno central siguen funcionando".

Para burlar a los censores, Google y Twitter unieron fuerzas para lanzar un nuevo servicio que permite a la gente en Egipto enviar mensajes por Twitter con la etiqueta "#egypt", al dejar un correo de voz en un número específico. Google indicó tres números telefónicos para que la gente llamara para usar el servicio. Son: +16504194196; +390662207294; y +97316199855. No se requiere conexión a Internet.

Si Internet sigue funcionando, se recomienda a los egipcios descargar el software Tor gratuito, que ayuda a los activistas a proteger su identidad de espionaje y llegar a sitios bloqueados. Descargue el software del proyecto Tor aquí.

Para las personas que están fuera de Egipto y se sientan cómodas con la tecnología, done su ancho de banda sin usar y su dirección IP con Tor aquí.

IFEX seguirá actualizando su sitio web a medida que sucedan más acontecimientos.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Eaten Fish cartoonist: "I didn't have any idea that drawings were going to give me freedom one day."… https://t.co/37uAQQyBr2