REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Fuerzas de seguridad inician incursiones sin precedentes contra organizaciones de derechos humanos

Autoridades confiscan equipo y documentos de la oficina del Instituto Democrático Nacional el 28 de diciembre de 2011
Autoridades confiscan equipo y documentos de la oficina del Instituto Democrático Nacional el 28 de diciembre de 2011

Sarah Carr

Las fuerzas de seguridad egipcias lanzaron la semana pasada unas incursiones armadas sin precedentes contra una serie de notorias organizaciones por los derechos humanos y prodemocráticas, entre ellas la sucursal en El Cairo del miembro de IFEX Freedom House (Casa de la Libertad), informan el Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS), la Egyptian Organization for Human Rights (Organización Egipcia por los Derechos Humanos, EOHR), la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) y Freedom House.

Freedom House (Casa de la Libertad) condenó inmediatamente las incursiones del 28 de diciembre y afirmó que fueron peores que las que ocurrían bajo el exdictador de Egipto Hosni Mubarak.

"Las incursiones [...] representan una escalada de represión sin precedente incluso durante el régimen de Mubarak, afirmó David J. Kramer, presidente de Freedom House (Casa de la Libertad). "[Son] la indicación más clara de que el Consejo Supremo de las Fuerzas Amadas (SCAF) […] no tiene la intención de permitir el establecimiento de una democracia genuina y está intentando usar a la sociedad civil como chivo expiatorio por su propio y estrepitoso fracaso para manejar eficazmente la transición de Egipto", agregó Kramer.

Entre los grupos egipcios que fueron allanados están el Centro Árabe por la Independencia de la Justicia y las Profesiones Jurídicas (ACIJP) y el Observatorio Presupuestal y de Derechos Humanos, informan la ANHRI, el CIHRS y la EOHR.

Los tres miembros de IFEX en Egipto temen que también puedan ser atacados por los gobernantes militares del país en los próximos días, debido a que están entre los grupos de derechos que hablan más abiertamente.

Según la Agencia de Noticias de Medio Oriente, las fuerzas de seguridad han atacado a 17 grupos internacionales y egipcios hasta el momento, como parte de una intensa investigación de la financiación extranjera de las organizaciones de la sociedad civil y los grupos de derechos humanos de Egipto. Otros blancos son el Instituto Democrático Nacional financiado por el Gobierno estadounidense, fundado por la ex secretaria de Estado Madeleine Albright, y el Instituto Republicano Internacional, cuyo presidente es el senador republicano John McCain, informa el "Guardian". Ambas organizaciones están afiliadas a los dos principales partidos políticos de EE. UU.

Durante las incursiones la policía antimotines mantuvo al personal incomunicado y confiscó teléfonos celulares, computadoras portátiles, documentos y fondos. Freedom House (Casa de la Libertad) dijo que la incursión en sus oficinas se produjo apenas tres días después de que intentó registrarse formalmente.

Estas acciones ocurren en el contexto de "una intensa campaña por parte del Gobierno egipcio para desmantelar la sociedad civil mediante una campaña jurídica con motivación política dirigida a impedir la 'financiación extranjera ilegal' de las entidades de la sociedad civil en Egipto", dijo Kramer.

En los últimos meses, el SCAF acusó a organizaciones no gubernamentales locales de recibir dinero del extranjero, y argumentó que los recientes disturbios en el país son por "manos extranjeras". Pero el propio SCAF recibe de EE. UU. US$1.300 millones al año, dice Freedom House.

Según los miembros de IFEX, la ley que se está usando para perseguir a los grupos proviene de la era de Mubarak, y el Gobierno había dicho que tenía intención de derogarla. Durante años, los miembros de IFEX con sede en Egipto han estado luchando a favor de la abolición de la ley, e incluso redactaron una nueva ley para regular las organizaciones no gubernamentales. Lea sus componentes principales aquí.

La ley actual regula con toda meticulosidad las actividades, la administración y las finanzas de las organizaciones de la sociedad civil, lo que facilita acosarlas o cerrarlas debido a un detalle técnico si las autoridades empiezan a sentir aversión por ellas.

Como los grupos de la sociedad civil reciben poca financiación de las fuentes locales para sobrevivir, con frecuencia recurren a los donantes extranjeros o la ONU, afirma el "Guardian". Esto da a las autoridades otro medio para controlarlas, al bloquear las transferencias de dinero del extranjero, o una excusa para tomar medidas contra ellas, al afirmar que son parte de un plan extranjero para desestabilizar el país, agregó el periódico.

Las incursiones por parte de los generales de Egipto, aparentemente dispuestos a halagar a los sentimientos antiestadounidenses y nacionalistas del país, se considerarán sumamente provocativos en Washington. Freedom House está pidiendo a la administración Obama que revise su compromiso de ayuda. "En el actual entorno fiscal, Estados Unidos no debe subsidiar el autoritarismo en Egipto mientras el Gobierno egipcio impide que las ONG pongan en práctica proyectos de democracia y derechos humanos subsidiados por el contribuyente estadounidense", afirmó Charles Dunne, director de programas de Medio Oriente y África del Norte para Freedom House.

Último tweet:

Belarussian Association of Journalists calls on authorities to find and punish attackers of writer Siarhei Chaly. C… https://t.co/3SCb9KEQsu