REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Gamal Eid

En medio del caos y la represión que caracterizaron el Egipto post-revolución, el destacado abogado de derechos humanos Gamal Eid se ha mantenido firme en su defensa de los derechos humanos para todos. Por eso, ha sido perseguido constantemente por el régimen que parece determinado a amordazar las últimas voces independientes que quedan en el país.

Hossam el-Hamalawy/ Flickr

En una entrevista de mayo 2015 con Mada Masr, Gamal Eid dijo:

No hay compromisos cuando se trata de los derechos humanos. La tortura es un delito, independientemente de quién la lleva a cabo; la libertad de expresión está garantizada para aquellos con los que estamos de acuerdo y con aquellos con lo que no lo estamos. O llevamos a cabo nuestra misión en su totalidad, o dejamos de trabajar.

Gamal Eid era un joven idealista cuando se unió por primera vez a la lucha por los derechos humanos y la democracia en Egipto en 1989, poco después de graduarse de la Universidad de Ain Shams de El Cairo.

En ese momento, Hosni Mubarak sólo había cumplido una tercera parte de su mandato como Presidente de la República de Egipto. Como es el caso con la mayoría de los líderes autoritarios, centró gran parte de su atención en presionar y restringir las actividades de las organizaciones de la sociedad civil. A pesar del acoso dirigido y el medio ambiente represivo en el que se vieron obligados a operar, los defensores de los derechos civiles y humanos - hombres y mujeres dedicados y comprometidos como Eid - seguían manteniendo y desarrollando un vibrante sector de la sociedad civil.

En 2004, Eid fundó la destacada y muy respetada Red Árabe por la Información sobre los Derechos Humanos (ANHRI), una organización prominente y ampliamente respetada que ahora alberga uno de los sitios web más visitados en materia de derechos humanos en el mundo árabe. Gracias al trabajo de un pequeño pero dedicado grupo de empleados, ANHRI proporciona un apoyo legal esencial así como representación para las víctimas de violaciones de la libertad de expresión, organiza cursos de formación para periodistas, hace campaña en favor de los presos de conciencia en todo el Oriente Medio y el Norte de África, y educa al público egipcio acerca de sus derechos civiles y humanos.

Durante los 25 años en que Eid ha trabajado como defensor de los derechos humanos, ha tenido que soportar detenciones y acosos, pero la situación se ha deteriorado aún más durante el régimen de Abdel Fattah Elsisi. A medida que el público egipcio se resigna a vivir nuevamente en un Estado controlado militarmente que denigra y reprime mucho de lo que fue celebrado y elogiado durante la revolución de 2011, se ha convertido en aún más importante el apoyar y proteger a las pocas voces firmes que aún se mantienen frente a una opresión sin precedentes. Gamal Eid es una de estas voces que las autoridades parecen decididas a extinguir.

Desde el comienzo del año, Eid ha sido sometido a violaciones tras violaciones de sus derechos y libertades. El 4 de febrero de 2016, cuando estaba a punto de embarcarse en un vuelo a Atenas, las autoridades del aeropuerto le informaron que su nombre había sido puesto en la lista de personas que tienen una prohibición de viajar. No se le dio ninguna razón o explicación por dicha prohibición. El 19 de marzo, el tribunal de El Cairo congeló sus activos, junto con los de su esposa y su hija de 11 años de edad, y el 23 de mayo tuvo que presentarse frente a tres jueces, bajo cargos de aceptar financiación extranjera sin autorización - cargos que desde una enmienda al código penal de Egipto en 2014, pueden acarrear una pena de cadena perpetua. El juicio se ha pospuesto dos veces hasta ahora. Su próxima audiencia es el 17 de julio de 2016.

"Hemos sido atacados debido a que nuestros grupos proporcionan recursos críticos para aquellos que se enfrentan a violaciones de los derechos humanos en Egipto. Hemos representado a víctimas de la tortura de todas las facciones: miembros de los Hermanos Musulmanes, liberales, izquierdistas, víctimas de detención arbitraria e incluso partidarios del gobierno", escribió Eid en un reciente artículo de The New York Times. "Hemos defendido la idea de que los derechos humanos le pertenecen a todos, sin importar la ideología, y que los derechos civiles pertenecen a todos los ciudadanos, sin importar su riqueza o poder".

Es impresionante constatar que, a pesar de los niveles de corrupción que impregnan muchas facetas de la sociedad egipcia, Eid sigue siendo tan idealista como cuando se embarcó en su misión por primera vez.

En 2011 ANHRI fue galardonado con el Premio de la dignidad humana Ronald Berger por su trabajo de promoción de la libertad de expresión y de prensa en Egipto y el propio Eid fue galardonado por el Proyecto de Democracia Oriente Medio (POMED) con el Premio Líderes para la Democracia por su activismo inspirador.

Última actualización: 24 mayo 2016

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Journalist Deyda Hydara was killed on his way home from work in 2004 https://t.co/bvYwdDRdjY @CPJAfrica @RSF_Africa… https://t.co/xpfGVPun48