REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Sociedad silenciada por represiva estructura del Estado; medios independientes amordazados respecto a elecciones

El resultado electoral de las elecciones presidenciales etíopes de la semana pasada no fue una sorpresa; el partido gobernante del primer ministro Meles Zenawi ganó casi todos los escaños. El acoso y la intimidación de votantes y periodistas, y la ausencia de unos medios independientes y libres estuvieron detrás de esta victoria sin incidentes, informan Human Rights Watch y el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI).

En los meses previos a la votación del 23 de mayo, funcionarios y milicianos fueron casa por casa para decir a los ciudadanos que votaran por el partido gobernante o se enfrentarían a la pérdida de sus casas o trabajos. El Estado emitió después códigos de conducta para los medios, lo que impidió a los periodistas extranjeros y locales independientes hablar con cualquiera, incluyendo los votantes, sobre el proceso electoral. Pero los "periodistas del Gobierno estaban transmitiendo en vivo desde el interior de los centros de votación", dijo un periodista local. El presidente Zenawi ha creado un "insidioso aparato de control" para retener el poder, dice Human Rights Watch.

Tras las últimas elecciones parlamentarias en 2005, el Gobierno suprimió brutalmente las protestas postelectorales, casi 200 personas murieron y decenas de miles fueron arrestadas, entre ellas dirigentes de la oposición, periodistas y activistas de la sociedad civil.

Desde entonces, el Gobierno ha regido con puño de hierro, usando varias estrategias para silenciar el disenso, restringir a los medios y la sociedad independiente, dice Human Rights Watch en su informe de marzo de 2010: "One Hundred Ways of Putting Pressure: Violations of Free Expression and Association in Ethiopia" (Cien maneras de aplicar presión: Infracciones a la libre expresión y asociación en Etiopía). Los etiopes no pueden hablar libremente ni desafiar al Gobierno sin temor de represalias, dice el informe.

El hostigamiento para empujar a la gente a votar por el partido gobernante en las elecciones de este mes fue más intenso para la gente que vive en alojamiento que es propiedad del Gobierno, y para los que viven en vecindarios pobres. "La intimidación para empadronarse y para votar por el partido gobernante está en todas partes", dijo a Human Rights Watch un residente de Adis Abeba, la capital. "Si la administración local está en contra tuya, te perseguirán para siempre. Pueden venir y hacerte una redada cuando quieran".

Los informes noticiosos dicen que los miembros del partido gubernamental corearon consignas contra Human Rights Watch en una marcha celebrada la semana pasada en Adis Abeba.

Las autoridades se esfuerzan por eliminar las voces críticas. Según el IPI, dos miembros de la oposición fueron muertos a tiros por la policía después de las elecciones. Los medios de difusión son operados en su totalidad por el estado y la autocensura es la regla entre los periodistas. En diciembre de 2009, el periódico independiente más destacado fue cerrado. Recientemente, el Gobierno comenzó a interferir las emisiones en onda corta de la Voz de las Américas y muchas publicaciones clausuradas en 2005 siguen cerradas.

Mientras tanto, los periodistas locales siguen siendo arrestados, acosados e intimidados, y desde 2005, varios periodistas extranjeros han sido detenidos o expulsados del país por cubrir temas delicados. Además, se ha estado empleando una ley antiterrorismo con definiciones muy amplias para amenazar con procesos judiciales a activistas de derechos y periodistas. En 2009, varios periodistas etíopes huyeron del país; y más activistas de la sociedad civil y periodistas huyeron en los últimos meses.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

#إيران: أطلقوا سراح محامية حقوق الإنسان البارزة نسرين ستوده https://t.co/EgPpWCdINa @GulfCentre4HR