REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Relator Especial de la ONU preocupado por deterioro de la libertad de expresión

(PROBIDAD/IFEX) - Lo que sigue es un comunicado de prensa de PROBIDAD, con fecha del 3 de diciembre de 2007:

Relator Especial de la ONU preocupado por deterioro de la libertad de expresión

Tegucigalpa - El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho de Libertad de Opinión y Expresión, Ambeyi Ligabo, expresó hoy su "profunda preocupación" por el deterioro de la libertad de prensa en Honduras.

Ligabo rindió un informe preliminar en rueda de prensa sobre los principales obstáculos de la libertad de expresión que investigó durante su estadía de cinco días, del 26 al 30 de noviembre de 2007, en Honduras.

Indicó que "la paciencia del pueblo hondureño se ha puesto a prueba nuevamente en los últimos tres meses, bajo el gobierno actual", tras recordar que en los inicios de los años 80 Honduras fue testigo de un dramático deterioro del respeto a los derechos humanos.

El funcionario de las Naciones Unidas dijo que en sus consultas con periodistas, propietarios de medios, miembros de la sociedad civil y funcionarios del gobierno abordó "varios temas sumamente preocupantes".

Ligabo condenó "vehementemente" el asesinato del periodista Carlos Salgado y el exilio voluntario de los comunicadores Dagoberto Rodríguez y Geovanny García, quienes salieron del país para proteger sus vidas.

El Relator Especial, en sus conclusiones preliminares del estado actual de la libertad de expresión, señaló que encontró cuatro aparentes obstáculos al ejercicio de la libertad de opinión y de expresión en el país: inseguridad para los periodistas, temor generalizado entre diversos grupos de la sociedad, impunidad de los crímenes y el lento avance en la adaptación de la legislación nacional a la normativa internacional sobre estos derechos.

"Durante mi estadía en el país noté que el derecho a la libertad de opinión y de expresión no parece ser un tema prioritario en la agenda nacional", y si bien el gobierno tiene conocimiento de la magnitud del problema, "no se están realizando suficientes esfuerzos para encontrar soluciones", expresó.

Advirtió que la delincuencia organizada prolifera cada vez más en Honduras y "posiblemente esté vinculada a fuertes grupos económicos y muy probablemente funcione con varios sectores de la policía. Si esta tendencia no se limita el proceso democrático en este país podría correr un serio peligro".

El Estado de Honduras, según el Relator, es el responsable directo de la seguridad de los periodistas y de la ciudadanía, y considera que es urgente establecer vínculos entre miembros de la sociedad civil, del gobierno, del poder judicial, de la policía y de los medios de comunicación "a fin de procurar soluciones conjuntas para los graves problemas que afectan al país".

Ligabo señaló que "los delitos contra el honor, comprendidos en el Código Penal hondureño, deben ser destipificados. Si esta cláusula está destinada a proteger el honor, debe aplicarse imperativamente el Código Civil".

Además, mostró su preocupación por la censura directa e indirecta por parte de autoridades gubernamentales, a través de la publicidad estatal, contra los medios de comunicación que critican a la administración actual, y por los periodistas que paga el gobierno, lo cual consideró inaceptable
y contrario a la ética periodística.

El Relator refirió que ha enviado cinco comunicaciones al gobierno de Honduras sobre la intolerancia y marginación social de grupos indígenas, grupos minoritarios y otras pequeñas agrupaciones étnicas, causadas por la falta de medios propios de comunicación.

Por otra parte, expresó que la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública constituye un gran progreso, sin embargo no debe ser empleada como un instrumento político que contravenga su propósito original, y agregó que la sociedad civil debe seguir desempeñando el papel vital que cumplió al redactarse la Ley.

Ligabo dijo que presentará un informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, en el cual profundizará sobre sus observaciones y recomendaciones en relación a la situación de la libertad de opinión y de expresión en Honduras, así como un análisis sobre los puntos fuertes y débiles de la Ley de Transparencia.

Durante su visita al país el Relator se entrevistó con funcionarios del gobierno, periodistas, propietarios de medios y "con un gran número de integrantes de la sociedad civil que contribuyen al ejercicio del derecho a la libertad de opinión y de expresión", así como, con víctimas de violaciones recientes y comunicadores actualmente amenazados.

Esta es la primera visita del Relator Especial al país por invitación del gobierno de Honduras, sin embargo sectores de la prensa lamentaron que el presidente Manuel Zelaya Rosales no se reunió con él durante su estadía.

Esta alerta ha sido realizada por PROBIDAD con información proporcionada por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

Último tweet:

The @ifjasiapacific ,@RSF_AsiaPacific , & @CPJAsia reaffirm that amidst the ongoing political turmoil in the Maldi… https://t.co/ni3dqHLlCs