REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Miembros de IFEX protestan por nuevas leyes de medios

El Parlamento de Hungría aprobó el 21 de diciembre una nueva y polémica ley de medios que concede al Gobierno una fuerte influencia sobre empresas de medios de comunicación, clave, con lo que devuelve al ex satélite soviético "a los días oscuros de la represión de medios libres", dice el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI). La IPI y su filial la South East Europe Media Organisation (Organización de Medios de Comunicación del Sureste Europeo, SEEMO) acaban de volver de una misión de libertad de prensa de dos días a Hungría.

Entre las medidas más polémicas está dar al recientemente creado Consejo de Medios facultades para imponer cuantiosas multas a empresas de medios de comunicación por, entre otras razones, no "ofrecer una cobertura equilibrada" o no "respetar la institución del matrimonio y la familia"; informa la Federación Europea de Periodistas (FEP), el brazo europeo de la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

Los periódicos pueden ser multados hasta con 25 millones de florines (US$118,500), los sitios web de noticias con US$47,400, y las estaciones de radio y TV con US$472,300, afirma la FEP.

Estos castigos se pueden imponer incluso sin un proceso en los tribunales, y se deben pagar antes de que se puedan apelar. En consecuencia, "algunas empresas de medios de comunicación podrían enfrentarse a amenazas financieras a su existencia"; dijeron el IPI y la SEEMO.

Según The Associated Press la ley, aprobada el 21 de diciembre y programada para entrar en vigor el 1 de enero, crea además una nueva institución bajo la supervisión del Consejo de Medios que formalmente absorberá a casi todos los empleados de los canales de televisión y estaciones de radio bajo operación del estado en Hungría, así como el servicio de noticias estatal MTI. La producción de noticias también se centralizará en los medios públicos.

La leyes además otorgan al Consejo de Medios el derecho de vigilar el cumplimiento de los medios de la recientemente aprobada Constitución de Medios, según la cual no pueden "injuriar" a diversas entidades, entre ellas "mayorías", "minorías", "naciones" y "la Iglesia". "No se aclara lo que 'injuriar' significa exactamente en este contexto", dice el IPI.

El partido de oposición La Política Puede Ser Diferente, cuyos miembros se amordazaron en un gesto simbólico durante la votación final, dijo que la ley simplemente consolidaría el "monopolio de medios" del partido gobernante.

Durante las elecciones parlamentarias en abril, el partido populista de centro-derecha Fidesz obtuvo el control de más de dos tercios de los escaños en el Parlamento. En este breve periodo, se envió apresuradamente un paquete de leyes de medios, descrito por Fidesz como una necesaria reforma de los medios, al Parlamento sin consultar con las partes interesadas clave y periodistas.

Por ejemplo, en agosto, el presidente Pál Schmitt aprobó leyes que reestructuran la supervisión sobre los medios públicos de Hungría y creó una nueva Autoridad Nacional de Medios y Comunicaciones (ANMC) que supervisa todas las formas de medios, informa Freedom House. La ANMC creó el polémico Consejo de Medios, que tiene un mandato de nueve años y está dominado por el partido Fidesz.

En noviembre, el parlamento de Hungría aprobó leyes que permiten que los periodistas sean obligados a descubrir sus fuentes confidenciales en casos que incluyen temas vagamente definidos de "seguridad nacional", informan el IPI y la SEEMO.

Los miembros de IFEX se unieron a activistas de la sociedad civil y miembros del Parlamento Europeo para oponerse a las leyes. Varios periódicos húngaros publicaron primeras planas en blanco este mes para protestar en contra del paquete de leyes. Una manifestación pacífica frente al parlamento el 20 de diciembre incluyó un acto en el que los oradores pusieron la mano en la boca de otros oradores a mitad de la frase. Los líderes del Intergrupo de Medios del Parlamento Europeo enviaron una carta al Presidente del Parlamento Europeo para expresar sus inquietudes por la situación de los medios de comunicación en Hungría.

Dunja Mijatovic, la representante de libertad de los medios de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), hizo un llamado al Gobierno húngaro para detener las leyes. En septiembre, entregó al Gobierno húngaro un análisis legal pericial de las leyes y reiteró que las leyes propuestas "se pueden usar fácilmente de manera equívoca para propósitos políticos", y que "los medios de servicio público están especialmente en riesgo de caer en el control político directo".

Está programado que Hungría asuma la presidencia de la Unión Europea el 1 de enero de 2011. El Secretario General de la SEEMO, Oliver Vujovic declaró que "El país debería ser un ejemplo positivo de avances en todas las áreas, incluyendo los medios. El hecho de que la nueva ley se haya aprobado a toda velocidad, sin un debate amplio y abierto entre profesionales de los medios, y que algunos elementos de las nuevas reglas hayan sido criticados por los profesionales de los medios, es motivo de inquietud".

La SEEMO y el IPI están planificando una misión de seguimiento a Hungría. Por ahora, están vigilando de cerca otros acontecimientos de medios y la forma en que los nuevos reglamentos funcionan en la práctica. "Las correcciones siempre son posibles, lo que significa que puede haber enmiendas a la nueva ley dentro de algunos meses", afirmó un esperanzado Vujovic.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Press freedom violations recounted in real time January 2018 https://t.co/1zydy5aoyg @RSF_inter https://t.co/Y5s0fs4g3n