REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Deslegitimar y obstruir: Una embestida contra la sociedad civil en Hungría y Macedonia

Los políticos populistas y nacionalistas en Europa Central y del Este están lanzando ataques contra la sociedad civil; el objetivo es silenciar las críticas y socavar los grupos pro-democracia y anticorrupción que obligan a los gobiernos a rendir cuentas.

Los manifestantes llevan pancartas que dicen
Los manifestantes llevan pancartas que dicen "No para el gobierno de Soros" mientras marchan en Skopje, Macedonia, 20 de marzo de 2017

AP Photo/Boris Grdanoski

La sociedad civil está siendo atacada en varias partes de Europa central y del este. Las armas son retóricas y a veces reguladoras; El objetivo es socavar e impedir la capacidad operativa de las organizaciones de derechos humanos y de los grupos pro-democracia. Las primeras ofensivas se están llevando a cabo en países donde la política populista, a menudo nacionalista, está fuertemente arraigada.

El ataque es dirigido por los gobiernos, los funcionarios electos y sus partidarios. Arremeten contra organizaciones de la sociedad civil (OSC) que reciben financiación de fuentes extranjeras. En algunos casos, se ensañan particularmente con aquellas que reciben dinero de Open Society Foundations (OSF), cuyo fundador y presidente es George Soros, un individuo cuya filantropía se centra en promover ideales y causas democráticas. Las OSC que reciben financiamiento externo están siendo estigmatizadas como "agentes extranjeros" que trabajan en contra del interés nacional; Este proceso de deslegitimación deliberada puede sentar las bases para futuras represiones.

Nota del Editor: IFEX es una beneficiaria de Open Society Foundations.

Esto ocurre en diversos grados en Rumania, Polonia, Eslovaquia y Serbia. Pero Hungría y Macedonia son los que se encuentran en peor situación.


Hungría

En diciembre de 2016, Viktor Orbán, primer ministro de Hungría y líder del Fidesz, partido de derecha, anti-inmigrante y populista, dio una entrevista a una publicación en línea en la que advirtió que las OSC serían un blanco el próximo año. "De dónde vino el dinero", dijo, "cuáles son los servicios secretos a los que se conectan, y cuáles [OSC] sirven qué intereses, todos será descubierto". Orbán afirmó que estas OSC querían traer cientos de miles de inmigrantes a Europa.

El segundo líder de Fidesz, Szilard Németh, fue aún más directo que Orbán, criticando específicamente a George Soros. Dijo que "las organizaciones pseudo-civiles del Imperio Soros están financiadas para impulsar a los grandes negocios mundiales y al mundo de la corrección política, pasando por encima de los gobiernos nacionales” y afirmó que “estas organizaciones deben ser rechazadas por todos los medios posibles”. Németh también dijo que el miembro de IFEX, la Unión Húngara de Libertades Civiles (HCLU), el Comité de Helsinki y la organización anticorrupción Transparencia Internacional deberían ser "barridos" del país. Generaron aún más preocupación las declaraciones de portavoces del gobierno que describían a las OSC como un "riesgo de seguridad" o como entidades que "cooperan" con terroristas.

Estos ataques verbales no se limitan al Partido Fidesz. Un diputado del Partido Demócrata Cristiano Popular recientemente acusó a las OSC de servir objetivos políticos y pidió que fueran estrictamente reguladas. Se han tomado medidas preliminares para hacer precisamente eso.

En diciembre de 2016, la agenda legislativa presentada al Parlamento húngaro por el vice primer ministro esbozó una futura enmienda a la ley que, de ser aprobada, obligaría a todos los líderes de las OSC a registrar sus activos (como medida anticorrupción). A esto le siguió un anuncio en febrero de 2017 de que el grupo parlamentario Fidesz presentaría un proyecto de ley de "transparencia" dirigido a las OSC; El objetivo aparente de este proyecto de ley sería asegurar que los ciudadanos húngaros "sepan si estas organizaciones quieren ejercer influencia en Hungría mediante el uso de financiación extranjera". El incumplimiento por parte de una OSC resultaría en la revocación de su número fiscal, es decir, que ya no podría operar en Hungría.

La HCLU, que ha sido repetidamente apuntada en las declaraciones públicas de los políticos, emitió una respuesta desafiante en febrero de 2017:

"El gobierno quiere crear nuevos obstáculos para entorpecer el trabajo de las organizaciones que critican sus actividades. Bajo el pretexto de la transparencia, el gobierno de hecho cuestiona la legitimidad de las organizaciones críticas ... Trabajamos para todos los ciudadanos húngaros que necesitan apoyo contra las violaciones [de los derechos] y la negligencia por parte del gobierno. HCLU protege los derechos de aquellos, por ejemplo, que hablan del deterioro de las condiciones de la atención en la salud, o cuyos niños discapacitados no reciben una educación adecuada. Hacemos cosas de las que el gobierno húngaro debería encargarse en vez de cuestionar la legitimidad de las organizaciones independientes que desempeñan el rol de perro de guardia. Tenemos experiencias diarias relacionadas con la violación de derechos; Nuestro servicio de asistencia legal recibe alrededor de 2.300 solicitudes en un año. Nuestro deber es ampliar la voz de estas personas instando a que se realicen cambios estructurales o representarlos frente a las autoridades o el acoso por parte del Estado. Al tratar de eliminarnos y estigmatizarnos, el gobierno también les envía un mensaje a estas personas, diciéndoles que no son importantes. Con la reiterada campaña difamatoria en contra de las organizaciones civiles, el gobierno trata de ocultar las cuestiones abordadas por HCLU y otras organizaciones."

... la intimidación de las OSC en Macedonia y Hungría encuentra un eco evidente en la persecución sufrida por sus contrapartes en Rusia, tanto en términos del lenguaje utilizado para estigmatizarlos como en las tácticas adoptadas para silenciarlos.


Macedonia

En Macedonia, las autoridades ya están aumentando la carga administrativa que pesan sobre las OSC en un intento bastante obvio de paralizar su trabajo. Esto viene de la mano del tipo de acoso verbal observado en Hungría. El ex primer ministro y actual jefe del partido nacionalista VMRO-DPMNE [Organización Revolucionaria Macedónica Interna - Partido Democrático por la Unidad Nacional de Macedonia], el autoritario Nikola Gruevski, ha pedido abiertamente una "des-sorosización" de la sociedad, diciendo que "los intereses extranjeros" no deben dominar la esfera pública. Gruevski culpa a las OSC financiadas por el OSF de tratar de socavar su gobierno y por la actual crisis que ha dejado a Macedonia en un limbo político. En realidad, la crisis se produjo porque el presidente, Gjorge Ivanov (un miembro de VMRO-DPMNE) no quiso invitar a los partidos de la oposición para formar un gobierno de coalición después de las elecciones 2016; Sus críticos dicen que esto se debe a que su partido teme ser investigado y procesado por su papel en un escándalo de escuchas telefónicas y corrupción en 2015.

Los puntos de vista de Gruevski son compartidos por un movimiento explícitamente anti-Soros con estrechos vínculos con VMRO-DPMNE. La Operación Pare a Soros (SOS por su sigla en inglés), lanzada en enero de 2017, también llama a una "des-sororización" de la sociedad y acusa a organizaciones financiadas por Soros de trabajar con políticos de centro izquierda para fomentar protestas violentas y desestabilizar el país. Este lenguaje de caza de brujas ha ido de la mano del uso de tácticas de difamación y acoso. En febrero de 2017, SOS afirmó falsamente que la CSO no partidista, Metamorphosis, también miembro de IFEX, recibía "millones" de Soros y tenía una agenda política. En enero de 2017, un presentador de un programa de entrevistas y destacado partidario de VMRO DPMNE publicó (en Facebook) las direcciones de críticos conocidos del gobierno, incluyendo al ex jefe de OSF Macedonia; Junto a la lista se incluía una imagen de una figura histórica conocida por asesinar a los "traidores" de Macedonia y las palabras "esta imagen no es casual". A finales de 2016, un grupo con conexiones a VMRO-DPMNE organizó una campaña pública de intimidación, nombrando decenas de "mercenarios" y distribuyendo mentiras sobre ellos en folletos.

Recientemente, la Oficina de Ingresos Públicos de Macedonia inició investigaciones financieras sobre 21 OSC, incluyendo Metamorphosis. Aunque la base jurídica de las investigaciones no está clara, la cantidad y el detalle de la información solicitada es inmenso, lo que obliga a las organizaciones a dedicarle mucho (a veces todo) de su tiempo y fondos para cumplir con los pedidos burocráticos destinados a detener su trabajo real. Algunas de las OSC que tuvieron aún menos suerte, se encuentran bajo investigación criminal por el supuesto financiamiento ilegal del proceso electoral.

En marzo de 2017, Metamorphosis fue una de las 122 OSC que firmaron una declaración pública en protesta por la campaña coordinada para deslegitimar el trabajo de las OSC en Macedonia y solicitar el apoyo del público:

"El sector de la sociedad civil, como elemento importante en la sociedad, ha sido un constante correctivo de todo gobierno desde la independencia de Macedonia hasta el día de hoy, y la dirección que este país podría tomar si este pilar está comprometido o debilitado, es horripilante. En los valores verdaderos de la democracia, en el poder de la voz del individuo y en el valor de opiniones diferentes, rechazamos como incorrectas ... las acusaciones contra las organizaciones ... que se etiquetan como "instalaciones destructivas, de mercenarios y pandillas" .... El control estatal sobre el trabajo financiero de docenas de organizaciones simultáneamente [da] la impresión de una presión intencional, ocasiona miedo y daño sobre el sector libre de la sociedad civil".


¿Qué sigue?

No es difícil ver dónde puede llevarnos lo que está sucediendo en Hungría y Macedonia. El hostigamiento a las OSC no es nada nuevo: el siglo XX está plagado de ejemplos de gobiernos autoritarios que trataron de trabar el trabajo de la sociedad civil como una forma de consolidar el poder político. Pero no es necesario consultar los libros de historia para predecir el posible futuro: la intimidación de las OSC en Macedonia y Hungría encuentra un eco evidente en la persecución sufrida por sus contrapartes en Rusia, tanto en términos del lenguaje utilizado para estigmatizarlos como en las tácticas adoptadas para silenciarlos.

En 2012, Rusia aprobó la llamada ley de "agentes extranjeros", que requiere que todas las organizaciones de la sociedad civil que reciben financiación del extranjero y que participan en la "actividad política" (una noción muy mal definida) se registren como "agentes extranjeros". Según Human Rights Watch, actualmente hay 103 organizaciones en esta lista. En la práctica, esta ley hace dos cosas: una, le impone una carga administrativa pesada a las organizaciones rusas de derechos humanos, impidiéndoles así hacer su trabajo; y dos, ensucia su reputación -la expresión "agentes extranjeros" se asocia con espías o "enemigos del Estado" en el imaginario popular ruso: las OSC identificadas como tales son a menudo vistas de manera sospechosa y pueden ser objeto de hostilidad (incluyendo ataques a sus propiedades) por parte de grupos nacionalistas.

En 2015, Rusia prohibió que la Open Society Foundation de George Soros trabajara dentro de sus fronteras, declarándola una organización "indeseable" que minaba la seguridad rusa.

Último tweet:

Turkey: read updates on the trials of the Altan brothers and other journalists https://t.co/9QE33uxfq7 @P24Punto24… https://t.co/nMkfoWipUp