REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Miembros de IFEX piden protección para periodistas tras semana mortal para medios

El veterano periodista policíaco Jyotirmoy Dey de India fue apenas uno de los cuatro periodistas muertos en la región la semana pasada
El veterano periodista policíaco Jyotirmoy Dey de India fue apenas uno de los cuatro periodistas muertos en la región la semana pasada

Fue otra semana mortal para los periodistas en Asia, con al menos tres periodistas muertos. en incidentes separados en Pakistán, India y Filipinas. Con esos lastimosos antecedentes en el asunto de llevar a los asesinos de periodistas ante la justicia (los tres países están en el Índice de impunidad del Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ)), el pronóstico es desalentador para las víctimas más recientes, dicen los miembros de IFEX, que están pidiendo nuevas maneras de abordar la seguridad de periodistas y contrarrestar la impunidad.

En un patrón que se ha vuelto familiar en las provincias de Filipinas, el comentarista radiofónico Romeo Olea fue baleado dos veces por la espalda el 13 de junio en la ciudad de Iriga, Camarines Sur, mientras se dirigía al trabajo en su motocicleta, informa el Center for Media Freedom and Responsibility (Centro por la Libertad y Responsabilidad de los Medios, CMFR). Olea presentaba el programas de noticias "Anything Goes" en radio dwEB, y con frecuencia abordaba temas relacionados con el gobierno de la ciudad.

Según informes noticiosos, la esposa de Olea informó que él había recibido amenazas de muerte recientemente.

De estar relacionado con el trabajo, el asesinato de Olea sería el cuarto caso de un periodista o trabajador de los medios muerto por su deber bajo la administración de Benigno Aquino III, afirma el CMFR. El primer asesinato relacionado con el trabajo bajo el régimen de Aquino fue el de otro difusor de dwEB, Miguel Belen, quién fue baleado el 9 de julio de 2010 y sucumbió a sus lesiones el 31 de julio de 2010.

El Sindicato Nacional de Periodistas de Filipinas (NUJP), organización afiliada a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), criticó a la administración por no abordar las constantes agresiones contra periodistas a pesar de la promesa personal de Aquino de proteger los derechos humanos.

Mientras tanto, en circunstancias inquietantemente parecidas en Bombay, India, el periodista veterano y redactor de investigación especial del diario "Midday" Jyotirmoy Dey fue muerto a tiros a plena luz del día el 11 de junio por cuatro hombres en motocicleta mientras se dirigía a casa en su motocicleta, informan los miembros de IFEX Sur de Asia.

Dey era un veterano de las noticias de delitos en Bombay y recientemente había publicado varios informes exclusivos que denunciaba a la poderosa mafia petrolera y los lavadores de dinero de Bombay, lo que puede haberle ganado la ira de los poderosos grupos del crimen organizado, dicen sus colegas.

Según el CPJ, el ministro en jefe del estado de Maharashtra rechazó las demandas de los colegas de Dey para retirar la investigación de la manos de la policía de Bombay y entregarla a la Oficina de Investigación Central del estado. El hecho de que la investigación se mantenga en pequeño perturba al CPJ.

"Demasiados periodistas indios pueden ser asesinados sin repercusiones: Esto se ha vuelto una vergüenza nacional", lamentó el CPJ. "Las autoridades de India deben actuar rápidamente para enfrentar esta impunidad".

En Pakistán, que fue el país más mortal para los periodistas el año pasado, Asfandyar Abid Naveed, un reportero del diario "Akhbar-i-Khyber", fue muerto y al menos otros seis periodistas fueron lesionados por dos explosiones en un supermercado en Khyber, una zona comercial y residencial de Peshawar el 11 de junio, informa el CPJ.

Según la Pakistan Press Foundation (Fundación Paquistana de Prensa, PPF), 39 personas fueron muertas y más de 100 resultaron lesionadas en las explosiones. Los investigadores de la policía creen que la primera bomba de baja intensidad fue plantada como un señuelo para atraer a la policía y los periodistas que se esperaba que llegaran el lugar de la explosión para cubrir la noticia. La segunda explosión, más grande, fue aparentemente una bomba suicida y estalló cuando se había reunido una multitud.

La FIP está instando al personal de los medios y sus empleadores a emprender "medidas urgentes" para asegurar que la actividad de los reporteros sea segura en Pakistán, como educación en el "frecuente recurso a la estrategia del doble estallido" en la región, y saber qué áreas son susceptibles a ataques. Apenas el el mes pasado el periodista de investigación Nasrullah Khan Afridi fue muerto en un estallido de bomba aparentemente dirigido en el mismo mercado, dice la PPF.

El estallido doble ocurrió un día después de que el Gobierno de Pakistán no cumplió una fecha límite el 10 de junio, impuesta por el Sindicato Federal de Periodistas de Pakistán (PFUJ), para crear una comisión judicial para investigar el secuestro y el asesinato, perpetrados el mes pasado, del periodista Syed Saleem Shahzad, informa el CPJ.

Bob Dietz, coordinador del programa para Asia del CPJ, recomienda que la industria de medios intente abordar el problema sola. "El Gobierno es incapaz de proteger de ataques a los periodistas. Por lo tanto, los propietarios de medios, administradores y periodistas en el campo deben unirse rápidamente y trabajar con ahínco para establecer y garantizar su seguridad".

Dietz recomienda tratar de prevenir las muertes primero, con una organización pakistaní designada para compilar y vigilar los datos sobre periodistas que estén amenazados o en peligro inmediato.

"La meta sería crear un centro de expertos y reunir conocimientos sobre los ataques, secuestros y asesinatos de periodistas a lo largo de los años", dijo Dietz.

Último tweet:

Fearing reprimand, student protesters in Bangladesh go silent https://t.co/S0ur0yS13x Fear of arrests and investiga… https://t.co/kuC7Sm461g