REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Activistas de Papúa encarcelados por traición

Cinco hombres fueron sentenciados a tres años de cárcel en la región de Papúa por izar una bandera separatista proscrita y declarar la independencia de la región, informan Human Rights Watch y el Pacific Freedom Forum (Foro por la Libertad en el Pacífico).

Los hombres habían encabezado una celebración pacífica en pro de la independencia a la que asistieron 1,000 papuanos el 19 de octubre en Jayapura.

"Los cinco acusados son encontrados culpables de cometer traición según lo estipulado en el Código Penal. Todas las cuestiones se han demostrado jurídicamente y de manera convincente", dijo el juez Jack L. Oktovianus al tribunal de distrito de Jayapura, según los informes noticiosos. "Los sentenciamos a tres años de cárcel".

Dos de los "Cinco de Jayapura" fueron Forkorus Yaboisembut, presidente del autoproclamado estado de los papuanos, y Selpius Bobii, un activista de medios sociales.

Según Human Rights Watch, las fuerzas de seguridad dispararon contra la multitud y golpearon a los manifestantes con bastones después de que los hombres declararon la independencia e izaron la proscrita bandera de Papúa. Al menos tres personas murieron y más de 90 resultaron lesionadas durante la manifestación.

Diecisiete policías, entre ellos el jefe de policía de Jayapura, recibieron advertencias por escrito por no dar prioridad a la protección de los civiles, pero no se emprendió acción alguna respecto al posible mal uso de la fuerza, afirma Human Rights Watch.

PFF y Human Rights Watch denunciaron la decisión del tribunal y afirmaron que infringe las leyes internacionales y la Constitución indonesia, que garantiza libertad para protestar.

Human Rights Watch también dijo que el juicio planteaba graves inquietudes por el debido proceso, como el hecho de que tres de los hombres fueron golpeados por la policía mientras estaban en custodia.

"Meter a activistas a la cárcel por cargos de traición sólo reforzará la creencia de los papuanos de que el Gobierno indonesio usa la ley con propósitos políticos", afirmó Elaine Pearson, subdirectora para Asia en Human Rights Watch. "Aunque el Gobierno está ocupado persiguiendo a los manifestantes pacíficos, parece que no tuvo tiempo de investigar adecuadamente la violencia en contra de ellos".

Los miembros de IFEX pidieron al Gobierno liberar a todos los prisioneros políticos y permitir a las organizaciones y periodistas extranjeros el acceso sin impedimentos a la región, que está estrechamente controlada por Yakarta.

Según informes noticiosos, los papuanos han acusado desde hace tiempo al ejército indonesio de violar los derechos humanos en la región y se quejan de que el grueso de las ganancias de sus recursos naturales va hacia Yakarta.

En 1969, Indonesia asumió el control de Papúa, una antigua colonia holandesa en la mitad oriental de la isla de Nueva Guinea, tras una votación entre un grupo seleccionado de papuanos que en general se considera una farsa.

Indonesia ha encarcelado a más de 100 activistas de las islas Molucas y Papúa por expresar pacíficamente puntos de vista políticos, efectuar manifestaciones e izar banderas separatistas, según Human Rights Watch.

Último tweet:

Civil society groups call for the release of Tep Vanny https://t.co/j6MZsATcun @cchrcambodia @hrw @seapa Land activ… https://t.co/AQLfnyY4I0