REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

GOBIERNOS REPRESIVOS ENCUENTRAN NUEVAS MANERAS DE ATACAR LA PRENSA; OCCIDENTE SE HACE DE LA VISTA GORDA, DICEN CPJ Y HUMAN RIGHTS WATCH

Piense en estas infracciones: Las restricciones de China a los medios en el periodo previo a los Juegos Olímpicos 2008. La erosión de la libertad de prensa en países africanos en los que supuestamente la democracia se había afianzado. Vagos cargos "contra el estado" para encarcelar a periodistas en Rusia y Asia Central.

En estos países, gobiernos poderosos han creado tácticas innovadoras que representan un "autoritarismo suave" que se está difundiendo en muchas regiones del mundo, encontró el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Y los gobiernos occidentales están dejando que se salgan con la suya, dice Human Rights Watch.

En su informe anual "Ataques contra la prensa 2007", el CPJ documenta cientos de casos de represión a los medios en más de 100 países y descubre algunos nuevos e inquietantes desafíos a la libertad de prensa.

Uno es que ahora es menos probable que los gobiernos encarcelen a periodistas explícitamente por su trabajo y más probable que presenten contra ellos vagas acusaciones de estar contra el estado. En Rusia, por ejemplo, el presidente Vladimir Putin introdujo nuevas leyes que definen el disenso como "extremismo". La crítica de los medios a los funcionarios públicos es un delito, mientras las autoridades tienen bases más amplias para espiar a críticos y cerrar empresas de medios de comunicación. Según el CPJ, la táctica de Putin de reescribir las leyes para penalizar el periodismo se exportó a países de Asia Central, como Uzbekistán y Tayikistán.

Gracias a amplias leyes de seguridad nacional tras el 11 de septiembre de 2001, el número de Periodistas encarcelados se ha elevado significativamente. Los encarcelamientos llegaron a 81 en 2000 pero después alcanzaron un promedio de 129 en las investigaciones anuales del CPJ.

A pesar de las promesas chinas de mejorar la libertad de prensa antes de las Olimpiadas de 2008, ese país sigue siendo el principal carcelero de periodistas, con 29 periodistas y escritores tras las rejas. Pero el Gobierno también está confiando en un sistema más sofisticado de represión y recompensas para controlar los medios, como dar a los periodistas bonos si los funcionarios locales conceden buenas calificaciones a sus artículos; control y censura de Internet en lugar de bloquearla por completo, o usar leyes de seguridad del Estado para encarcelar a los críticos.

Si China es el anfitrión de los Juegos Olímpicos sin una mejora a su expediente de derechos humanos, "habrá demostrado que es posible unirse a la comunidad internacional, e incluso encabezarla, sin respetar el derecho básico a expresar ideas y circular información libremente", dice el CPJ.

Mientras tanto, en África, donde supuestamente la democracia echó raíces después de años de conflictos, el CPJ dice que las condiciones de prensa en realidad empeoraron. Mientras aceptan los elogios de los donantes occidentales, los líderes represivos en Etiopía, Gambia y la República Democrática de Congo aplastaron los medios críticos, cerrando periódicos y encarcelando periodistas.

De manera similar, en el Medio Oriente, numerosos Gobiernos árabes están expresando compromisos públicos con la reforma democrática mientras usan estrategias legales menos visibles para controlar la prensa. "La manipulación de los medios... es mas aceptable políticamente para la comunidad internacional que la franca dominación", dice el CPJ.

La otra amenaza a los periodistas es exactamente lo opuesto de que las autoridades impongan una mano pesada: muy poco gobierno. En Irak, Somalia, Gaza y las zonas tribales de Pakistán, la ilegalidad omnipresente deja a los periodistas a merced de las facciones armadas. Irak se ha vuelto el lugar más peligroso para la prensa, con más de 170 profesionales de los medios muertos desde la invasión estadounidense en marzo de 2003. En 2007, más de 40 periodistas y trabajadores de los medios murieron cumpliendo su debe, la gran mayoría de ellos fueron reporteros iraquíes baleados por militantes locales.

Mientras tanto, Estados Unidos, la Unión Europea y otras democracias influyentes están permitiendo que "los autócratas se salgan con la suya al montar un simulacro de democracia", dice Human Rights Watch en su informe mundial de prácticas de derechos humanos.

"Demasiados gobiernos occidentales insisten en las elecciones y se quedan en eso", dice Human Rights Watch. "No presionan a los Gobiernos respecto a las cuestiones clave de derechos humanos que hacen que la democracia funcione: una prensa libre, asambleas pacíficas y una sociedad civil que funcione y que realmente pueda desafiar al poder".

Como China, los países pueden escapar a la condena internacional porque son jugadores políticos o económicos clave, dice Human Rights Watch.

Estados Unidos aceptó el resultado de la votación en Nigeria, un país rico en petróleo, en febrero de 2007, por ejemplo, a pesar de extendidas acusaciones de fraude electoral y violencia electoral, y no ha retenido su apoyo para impulsar al gobierno a negociar con la oposición. En consecuencia, las malas prácticas se están difundiendo, concluye Human Rights Watch. "No sorprende a nadie que el Presidente de Kenia se sintiera capaz de reelegirse de manera fraudulenta".

Estados Unidos y algunos aliados también han guardado silencio acerca del Gobierno que comete abusos en el nombre de la guerra contra el terrorismo. En Pakistán, el presidente Pervez Musharraf silenció a sus oponentes al pedir un estado de excepción, silenciar a la presa y despedir a los jueces independientes en su lucha contra los "insurgentes islámicos". Estados Unidos y el Reino Unido, los principales donantes de ayuda para el país, se han negado a condicionar su ayuda a que Musharraf prepare la escena para unas elecciones libres y justas este mes.

Human Rights Watch dice que Estados Unidos y la UE deberán insistir en que los gobiernos hagan más que celebrar una votación, especialmente porque la elecciones se pueden manipular de muchas maneras, desde el fraude electoral hasta la violencia descarada contra la oposición, como en Camboya y Líbano.

En su informe anual, Human Rights Watch también señaló los graves abusos contra los derechos humanos en todo el mundo, incluyendo las crisis de derecho humanitario en Somalia, Darfur, Sudán, y Birmania, donde cientos de personas siguen arbitrariamente detenidas desde las mortales manifestaciones de septiembre pasado.

Human Rights Watch también tuvo palabras duras para Washington, del cual dice que ha permitido que 275 detenidos de la "denominada guerra contra el terrorismo" estén detenidos en Guantánamo sin cargos.

Para leer el "Informe Mundial" de Human Rights Watch, haga clic aquí: http://hrw.org/spanish/docs/2008/01/31/usint17941.htm

Para conocer "Attacks on the Press"(Ataques contra la prensa), del CPJ, visite: http://www.cpj.org/attacks07/lang/attacks2007sp.pdf

(5 de febrero de 2008)

Último tweet:

قد قُتل ما لا يقل عن 18 صحفياً منذ ثورة 2011، حيث يتهاوى كيان الدولة أمام العمليتين العسكريتين المستمرتين منذ 2014… https://t.co/ZBQGyrQyQr