REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Al-Yazira atacada en Yemen y otros lugares

Al-Yazira ha estado enfrentando un desafío tras otro a sus operaciones, informan los miembros de IFEX. En Yemen y Cisjordania en Palestina, la red de noticias está siendo atacada por sus informes críticos. En Canadá, los representantes de Al-Yazira están pidiendo al consejo de licencias del país que apruebe la red sin condiciones.

En Yemen, el jefe de la oficina de la estación, Murad Hashem, recibió la semana pasada una amenaza de muerte telefónica de una persona desconocida, según el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ), Reporteros sin Fronteras (RSF) y la Federación Internacional de Periodistas (FIP). Los miembros de IFEX informan que la llamada fue semejante a una que Hashem recibió en abril.

La amenaza llegó dos semanas después de que la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) informó que un funcionario del partido gobernante, Mossaad Allahbi, había pedido el cierre de la oficina de Al-Yazira por difundir noticias que son supuestamente “hostiles a la unidad y seguridad de Yemen”. Los periódicos respaldados por el Gobierno incluso están defendiendo la violencia contra los periodistas de Al Yazira, según el CPJ y RSF, que informan que algunos de los empleados de la red han sido físicamente atacados en el campo o se les ha impedido hacer sus trabajos en los últimos meses.

Al contrario de casi todas las agencias de noticias en el país, Al-Yazira ha cubierto con honestidad las violentas escaramuzas entre el Gobierno y los manifestantes en el sur del país. Aunque el Gobierno ha denunciado a los manifestantes como rebeldes secesionistas, muchos están protestando contra malas condiciones de vida, según la Agence France-Presse (AFP). Los disturbios comenzaron en abril y aumentaron recientemente; AFP informa que más de una docena de activistas armados y cuatro soldados han muerto en la última semana.

Mientras tanto, en los Territorios Palestinos, el Centro para el Desarrollo y las Libertades de Medios (MADA) y la Federación Internacional de Periodistas (FIP) informan que el 19 de julio se levantó una prohibición de tres días en contra de Al-Yazira TV en Cisjordania. Sin embargo, según MADA, la estación todavía se enfrenta a cargos de “incitación, sedición, promoción y publicación de noticias falsas”. Reuters informa que las acusaciones se derivan de una entrevista que difundió Al-Yazira en la cual el líder del partido Fatah Farouq Qaddumi afirmó que el presidente palestino Mahmoud Abbas había conspirado con Israel para hacer asesinar a su predecesor, Yasser Arafat.

Incluso en Canadá, Al-Yazira ha tenido tiempos difíciles. En 2004, el canal en árabe de la compañía recibió la aprobación para difundir de parte de la Comisión Canadiense de Radiotelevisión y Telecomunicaciones (CRTC) pero con condiciones tan estrictas (los distribuidores tendrían que difundir las transmisiones con un retraso para que pudieran omitir el contenido ofensivo) que ninguna red aceptó la distribución. Ahora Al-Yazira Inglés está siendo examinada por la CRTC. Periodistas Canadienses por la Libertad de Expresión (CJFE), entre muchos otros grupos de interés y de derechos, instó a la CRTC a aprobar la estación para difundir, esta vez sin la estipulación de que su contenido fuera monitoreado. Aunque los detractores han afirmado que la agencia de noticias tiene un sesgo contra Occidente y contra Israel, Tony Burman, el director ejecutivo de Al-Yazira Inglés, dijo al “Toronto Star” que la mayoría de las colaboraciones han favorecido la aprobación de Al-Yazira Inglés. Se espera que la CRTC anuncie su decisión en las próximas semanas.

Al-Yazira, que tiene una presencia en más de 100 países, ha sido criticada en Occidente por ser antisemita y en el mundo musulmán por su supuesto sionismo. A lo largo de los años, ha estado sujeta a censura gubernamental o acoso en muchos países, incluyendo EE.UU, Kuwait, Túnez, Egipto y Arabia Saudita.

Último tweet:

Verbal and physical tussle between journalist and Minister highlights Zimbabwe's culture of impunity, the abuse of… https://t.co/gS0RfpWS1Z