REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Conferencia "Guerra contra las palabras" examina la seguridad nacional y la libertad de medios

Los periodistas, abogados y defensores de derechos humanos y expertos en la lucha contra el terrorismo se reunieron en Viena semana pasada para analizar la tensión entre libertad de medios y leyes sobre el terrorismo.

La conferencia sobre terrorismo, medios y leyes "Guerra contra las palabras", organizada por el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI) y el Centro para Estudios Internacionales de Derecho (CILS), con sede en Salzburgo, se celebró el 5 y 6 de octubre.

El director del IPI David Dadge abrió la conferencia al sugerir que hay un enlace entre terrorismo y una falta de información.

En la primera sesión, el moderador Hamid Mir, editor ejecutivo de Geo TV en Pakistán, señaló la diferencia entre librar una guerra contra el terrorismo y una guerra contra las libertades civiles. Luego vino un debate sobre la necesidad de encontrar maneras de fortalecer la seguridad nacional sin restringir las libertades de medios.

En otras sesiones, se examinó el uso perjudicial en los medios de términos como "terrorista" y "tortura" y su incapacidad de ofrecer el contexto histórico correcto para explicar las noticias y la política.

El segundo día de la conferencia, se analizó la polémica de las caricaturas del profeta Mahoma en el año 2005. Endy Bayuni, editor en jefe de "The Jakarta Post" en Indonesia, dijo que era importante defender la libertad de palabra, sin dar mucho espacio para que los extremistas secuestraran las noticias. Aunque Bayuni argumentó que las caricaturas fueron "de mal gusto", defendió el derecho de los periodistas a "cometer errores" sin temor a represalias.

La sesión final analizó un proyecto de declaración sobre terrorismo, medios y la ley. El proyecto declara que el acceso a información diversa y sin censura es el mejor antídoto contra la ideología terrorista. Agrega que unos medios pluralistas robustos son invaluables para mantener bajo control el poder del estado y combatir el terrorismo al contrarrestar la desinformación, el sigilo y el rumor.

La declaración enumera 11 puntos como: Las políticas y leyes adoptadas para combatir el terrorismo deberán ser consecuentes con las normas internacionales y constitucionales, incluyendo las garantías a la libertad de expresión; las leyes de blasfemia no pueden justificar las restricciones a la libertad de expresión; y las leyes contra el terrorismo no deberán ser arbitrarias ni caprichosas por naturaleza y siempre deberán estar sujetas a una supervisión judicial independiente.

Último tweet:

The Pakistan government has rejected the application of more than a dozen international NGOs. AT least 20 civil soc… https://t.co/29GngbuUsr