REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

En los nuevos miembros elegidos para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU hay cinco infractores de los derechos humanos

Catorce nuevos miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas fueron elegidos por la Asamblea General el 13 de mayo, entre ellos cinco países con deficientes historiales de derechos humanos: Angola, Libia, Malasia, Tailandia y Uganda. Una coalición de ONG integrada, entre otros, por los grupos Human Rights Watch y el Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS), pidieron a estos cinco países que tomen medidas demostrables para mejorar sus prácticas de derechos humanos, incluyendo responder a todas las peticiones pendientes de visitas de expertos en derechos humanos nombrados por el Consejo. Además, varios grupos de derechos humanos pidieron una revisión del proceso electoral.

Debido a que los miembros de las cinco regiones geográficas de la ONU han comenzado a postular sólo a tantos candidatos para el Consejo como escaños hay asignados para cada región, ya no hay un voto competitivo por los escaños, comentó la Coalición para un Consejo de Derechos Humanos Efectivo. El Consejo cuenta con 47 escaños y los nuevos miembros ocuparán los suyos el 19 de junio de 2010.

"Las elecciones del consejo se han vuelto un proceso precocido que elimina el significado de las normas de membresía establecidas por la Asamblea General", dijo Human Rights Watch. "Los estados que sean serios respecto al papel que el consejo puede desempeñar en la promoción de los derechos humanos deben impulsar listas de candidatos competitivas en todas las regiones, y deberán estar dispuestos a competir ellos mismos por un escaño". Las ONG tuvieron un impacto antes, cuando el proceso electoral era competitivo.

El grupo de Asia tuvo el potencial de una elección competitiva hasta que Irán retiró su candidatura en abril. "La retirada de Irán demostró que la presión internacional puede mejorar el conjunto de miembros del Consejo", dijo el CIHRS.

En una carta separada, Human Rights Watch pidió al primer ministro malayo Najib Razak "revocar la Ley de Seguridad Interna de Malasia y otras leyes de detención preventiva, de las que se ha abusado desde hace mucho tiempo, ... (y) enmendar o revocar las leyes que infringen los derechos a la libertad de expresión, asamblea y asociación".

Reporteros sin Fronteras (RSF) decidió concentrarse en Libia, al señalar que "es un país que está muy lejos de ser un modelo del respeto por los derechos humanos". RSF comenta que "El predecesor del Consejo de Derechos Humanos, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, sufrió un grave golpe a su credibilidad cuándo Libia fue elegida como su presidente en enero de 2003". Libia ha agredido a los medios, al atacar sitios web y periódicos de noticias independientes, así como a YouTube, tras la publicación de videos de manifestaciones.

RSF dice que "muchos dirigentes políticos y ONG creen que al incorporar a los países menos democráticos en el Consejo de Derechos Humanos la situación en esos países mejorará gradualmente. Los ejemplos de China y Cuba, que han sido miembros del Consejo durante años, demuestran que ese no es el caso".

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

UN resolution condemns political leaders' denigration of journalists, calls for action https://t.co/vFzj2PU2GH @article19org