REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Los miembros de IFEX piden protección para mujeres periodistas y activistas para conmemorar día contra la violencia

Alaíde Foppa
Alaíde Foppa

En 1980, la poetisa, periodista y activista de los derechos de la mujer Alaíde Foppa fue detenida y luego hecha desaparecer por las fuerzas de seguridad. Treinta años después las autoridades no han iniciado una investigación y no se ha arrestado a nadie en relación con su desaparición. Este año, para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres el 25 de noviembre, 44 miembros de IFEX están levantándose por Foppa y otras mujeres de la comunidad de la libre expresión que han sido atacadas debido a su sexo.

En el caso de Foppa, el Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala (CERIGUA) se une a su familia al presionar a la Suprema Corte de Justicia de Guatemala para que ordene una investigación e identifique a los raptores.

En una declaración enviada a algunas de las autoridades internacionales del más alto nivel en cuestiones de mujeres (el Consejo para la Mujer de la ONU y el relator especial sobre violencia contra las mujeres para nombrar sólo dos) 44 miembros de IFEX, entre ellos los del Grupo de Trabajo de Género de IFEX, atraen la atención a muchas otras mujeres periodistas y activistas de todo el mundo que son acosadas, amenazadas e incluso asesinadas por atreverse a levantar la voz.

En Colombia, por ejemplo, la activista de derechos humanos Norma Irene Pérez fue asesinada en agosto, poco después de participar en una manifestación que pedía una investigación de una fosa común que supuestamente contenía a varios miles de colombianos asesinados por los militares.

Además están las mujeres en el ciberespacio, con una perturbadora tendencia este año de "aumento en intimidación, ataques y encarcelamiento de blogueras". En Vietnam, las autoridades arrestaron a Le Nguyen Huong Tra, por supuestamente difamar a un alto funcionario del Partido Comunista, mientras Lu Thi Thu Trang, una activista de Internet relacionada con grupo prodemocrático, fue golpeada por policías en presencia de su hijo de cinco años.

Irán, que recientemente fracasó en su intento de conseguir un escaño en el Consejo para la Mujer de la ONU, es conocido por su terrible tratamiento a las mujeres. "Hay tantas mujeres en prisión en Irán que no podemos enumerarlas a todas", dijo la declaración. Una de ellas es Sussan Tahmasebi, fundadora entre otras personas de la Campaña Un Millón de firmas que promueve el apoyo para que se ponga fin a las leyes de Irán con prejuicio de género, que ha sido acosada por fuerzas de seguridad y a quien se prohibió viajar al extranjero más de dos años debido a su trabajo. Por su dedicación a hacer de los derechos de la mujer una prioridad nacional en Irán, fue homenajeada el mes pasado con el Premio Alison Des Forges de Human Rights Watch para el Activismo Extraordinario.

Por el contrario, en un país con una buena reputación en cuanto a la promoción de los derechos de la mujer, Túnez, las activistas, periodista y abogadas "frecuentemente son sometidas a campañas de difamación, e incluso algunas son menospreciadas como prostitutas", dice la declaración.

Mientras tanto, en Gambia, las autoridades arrestaron a la activista por los derechos de la mujer y periodista Amie Bojang-Sissoho y la doctora Isatou Touray del Comité de Gambia sobre las Prácticas Tradicionales Dañinas, una organización que promueve la potenciación de mujeres y niñas y hace campaña contra la mutilación genital femenina y otras prácticas discriminatorias. Fueron liberadas sólo después de que medios internacionales atrajeron la atención a su caso pero siguen enjuiciadas por informar sobre la violencia contra la mujer.

Los casos no sólo ilustran la gravedad de la violencia que enfrentan estas mujeres, sino además destacan "una cultura de la impunidad y sistemas judiciales débiles": la mayoría de los crímenes contra mujeres con frecuencia no se investigan ni castigan, dicen los miembros. Rusia es un buen ejemplo: Las investigaciones de los asesinato de dos reconocidas mujeres periodistas se estancaron: Natalya Estemirova, que informaba sobre abusos contra los derechos en Chechenia cuando fue asesinada en julio de 2009, y la periodista de la Anna Politkovskaya "Novaya Gazeta".

Los 44 miembros de IFEX están pidiendo justicia por los ataques de estas mujeres periodistas y que se proteja a aquellas que están amenazadas. Instan a los gobiernos nacionales, agencias de policía y patrones a condenar la violencia, llevar a cabo investigaciones a fondo de los asesinatos y ataques, invertir en programas de educación de género y trabajar para proteger a estas mujeres que son amenazadas por su trabajo o porque son mujeres.

Haga clic aquí para ver la lista y las historias de las periodistas, escritoras y activistas atacadas por llevar a cabo su profesión en 2010
ADDITIONAL INFORMATION
Noticias afines en ifex.org


Último tweet:

Media Council of Tanzania (MCT) and Reporters Without Borders (RSF) develop Media Ownership Monitor maps showing wh… https://t.co/BlH5fuZUeu